• Una medida fue implementada para que los taxistas venezolanos no puedan cruzar la frontera de Cúcuta hacia San Antonio con pasajeros a bordo 

Luego de la reapertura de la frontera entre Colombia y Venezuela el 26 de septiembre, se han flexibilizado progresivamente las medidas para el paso de vehículos. Entre los acuerdos que se plantearon estaba que tanto los taxis como los autobuses venezolanos que entren a Colombia deben salir del terminal sin hacer paradas en el camino.

El ministro de Transporte de Colombia, Guillermo Francisco Reyes González, aclaró que los taxis venezolanos pueden ingresar a Colombia a dejar pasajeros, pero no pueden permanecer en el territorio colombiano ni llevar personas de Cúcuta a Venezuela.

“Los taxis pueden operar bajo unas condiciones que son entrar al territorio del otro país, dejar los pasajeros y volver al país de origen vacíos”, manifestó Reyes el miércoles 4 de enero durante la habilitación del puente Internacional José Antonio Páez, el cual comunica el Arauca colombiano con El Amparo, estado Apure.

Actualmente, el paso de vehículos está autorizado a través de los puentes Atanasio Girardot y el José Antonio Páez que conecta el Arauca colombiano con el estado Apure.

A raíz de esto, el presidente del gremio de taxistas de Cúcuta Juan Carlos Bastos denunció varias irregularidades que cometen los conductores de taxis y buses venezolanos en Colombia. Detalló que los taxistas venezolanos no tienen permitido recoger pasajeros en territorio colombiano para llevarlos a Venezuela.

¿Qué requisitos deben cumplir los taxistas para trabajar en la frontera entre Colombia y Venezuela?

Ruta no autorizada

Bastos señaló que han observado cómo los transportes venezolanos llegan al aeropuerto Camilo Daza en Cúcuta a esperar pasajeros, sabiendo que está prohibido por no tener una ruta autorizada.

Agregó que los taxis venezolanos llegan al centro de la ciudad y recogen pasajeros, aún con el conocimiento de la medida que les impone salir de Colombia vacíos, tal y como lo establece un acuerdo previo a la apertura del paso vehicular en la frontera. 

El gremialista expresó que esta orden fue implementada luego de que en Cúcuta se evidenciara que los taxistas venezolanos estaban haciendo carreras en Cúcuta, ofreciendo servicio para San Cristóbal y “acabando con el gremio”, reseñó el portal de noticias en Cúcuta GO+ Noticias.

Bastos también explicó que hay más de 8.800 taxis que prestan servicio en Cúcuta a todos los ciudadanos, por lo que exige que se cumpla la nueva medida de no llevar pasajeros desde los lugares que no corresponden. También pidieron que los funcionarios en Venezuela presten la debida seguridad a los colombianos que cruzan la frontera.

¿Cuáles son los requisitos para el paso de vehículos entre Venezuela y Colombia?

Llamado a paro

Bastos agregó que están planteando hacer una hora cero antes del 18 de enero con la finalidad de que las autoridades se pronuncien sobre esta situación y anuncien las medidas que se van a implementar al respecto. 

“Hay que hacer una hora cero porque ya es un abuso de las autoridades dejar que los carros de servicio público venezolano vengan a hacer lo que quieren en Cúcuta. Por eso les pido el favor a todos los taxis y busetas que marquemos nuestros vidrios hora cero, pero urgente. Asimismo hay que incluir a los taxis venezolanos en el pico y placa” expresó Bastos.

Otras denuncias

Por otra parte, algunos taxistas colombianos denunciaron haber sido víctimas de cobros irregulares por parte de efectivos de la Guardia Nacional en varios municipios del estado Táchira, cuando han cruzado el puente internacional Atanasio Girardot para prestar un servicio.

De acuerdo con la información que recogió La Patilla, un taxista colombiano denunció que al pasar por el nuevo puente un funcionario militar le habría cobrado 10 mil pesos (alrededor de 2 dólares) para permitirle ingresar a Venezuela.

“Me siento muy disgustado, agarro una carrera sobre el Anillo Vial (Cúcuta), la llevo para el pueblo Tienditas (Ureña), voy pasando la guardia venezolana, me revisaron el carro hasta donde más no pudieron y luego me pidió 10 mil pesos”, narró el taxista de la línea La Mancha Amarilla de Cúcuta.

Noticias relacionadas