Hablar de migración es poder decir que ha sido una constante en la historia de la humanidad. Desde tiempos inmemoriales, tal es el caso que se cree que la primera migración humana conocida fue la salida de África por parte de los primeros homínidos hace alrededor de 2 millones de años, en este sentido las personas han migrado buscando mejores oportunidades de vida, ya sea en términos económicos, sociales o políticos. Sin embargo, en la actualidad, la migración se ha convertido en un tema controvertido y polarizador en muchos países del mundo, especialmente cuando se trata de migrantes de países en crisis, como es el caso de los migrantes venezolanos.

En los últimos años, millones de venezolanos han abandonado su país en busca de mejores oportunidades de vida, debido a la grave crisis económica, política y social que ha afectado a Venezuela desde hace varios años. Muchos de estos migrantes han llegado a países vecinos, como Colombia, Ecuador, Perú y Chile, entre otros. Sin embargo, la llegada de estos migrantes ha generado una serie de tensiones y conflictos, especialmente en los países receptores. Uno de los mayores problemas que enfrentan los migrantes venezolanos es la xenofobia y la discriminación por parte de algunos sectores de la sociedad en los territorios de acogida dado que algunos los ven como una carga para la economía y la sociedad en general, y los acusan de robar empleos, recursos y oportunidades a los ciudadanos locales. Sin embargo, esta visión es errónea, muy desinformada y por decir menos descontextualizada, las posiciones xenófobas de algunos dirigentes políticos en el exterior, como es el caso de las recientes declaraciones de la señora presidenta de Perú, en nada ayudan, aportan y lo que si denotan es su falta de preparación, conocimiento de la realidad y sensibilización.

Leer más  El papa Francisco pidió “desmasculinizar” la Iglesia: a qué se refiere 

Es importante destacar que la migración es un fenómeno natural y POSITIVO PARA LA SOCIEDAD, los migrantes no solo aportan mano de obra y talento a la economía del país receptor, sino que también enriquecen la cultura y la diversidad de la sociedad. Los migrantes a menudo son emprendedores, innovadores y tienen una gran capacidad de adaptación a nuevas situaciones, lo que puede ser beneficioso para la sociedad, en el caso de los migrantes venezolanos, muchos de ellos son altamente capacitados y tienen una gran experiencia laboral en áreas como la medicina, la ingeniería, la informática y otros campos, sin duda alguna los migrantes pueden contribuir de manera significativa a la economía del país receptor y ayudar a llenar las brechas de talento en áreas donde hay escasez de mano de obra calificada.

Leer más  Pago móvil con código QR en Venezuela: ¿cómo funciona y qué bancos lo ofrecen?

De igual forma, los migrantes también son importantes para la economía del país de origen, ya que a menudo envían remesas a sus familias y comunidades, lo que puede ser una fuente importante de ingresos para las personas más necesitadas. En el caso de Venezuela, donde la crisis económica ha llevado a la escasez de alimentos y medicinas, las remesas enviadas por los migrantes es una fuente vital de ayuda humanitaria para los más vulnerables. Asimismo, hay que destacar que la migración también puede tener un efecto positivo en la reducción de la pobreza y la desigualdad en los países de origen, si los migrantes tienen éxito en el país receptor, pueden regresar a su país de origen con habilidades, recursos y experiencia para invertir en sus comunidades y generar empleos y oportunidades para otros.

Leer más  CICPC capturó a dos mujeres solicitadas por homicidio en Bolívar

A pesar de los desafíos que enfrentan los migrantes venezolanos en su búsqueda por una vida mejor fuera de su país, su presencia ha tenido un impacto positivo en los territorios de acogida en diversos aspectos, han aportado a la economía de los países receptores al traer consigo habilidades y conocimientos que son valiosos para el mercado laboral, y al contribuir con el crecimiento de ciertos sectores económicos como la construcción, el comercio y la hostelería, han contribuido a la diversidad cultural y la interculturalidad en los países receptores, enriqueciendo la vida cultural y social de las comunidades locales con sus tradiciones, costumbres y prácticas culinarias. Además, su presencia ha generado un diálogo intercultural y ha ayudado a disminuir la xenofobia y la discriminación a través del contacto entre las personas.

Leer más  La película venezolana Simón fue nominada a Mejor Película Iberoamericana en los Premios Goya

Por último y no menos importante, podemos indicar que los migrantes venezolanos también han contribuido al desarrollo social de los países receptores al participar en la vida cívica y política y al trabajar por el bienestar de sus comunidades de acogida, a través de organizaciones comunitarias, asociaciones de migrantes y otros espacios de participación, los migrantes venezolanos han demostrado su compromiso con los valores democráticos y los derechos humanos, y han trabajado en favor de la inclusión social y la justicia para todos, por lo cual digamos #NoAlaXenofobia.

Artículos relacionados del autor