• Reporteros y fotógrafos denunciaron para El Diario la represión de los funcionarios de seguridad estatales y ataques de los colectivos que sufrieron en el Parlamento este martes

Este martes nuevamente ocurrieron agresiones en contra de la prensa nacional e internacional que intentó cubrir la entrada del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, a la Asamblea Nacional (AN) en el centro de Caracas, para efectuar la primera sesión ordinaria del año en curso.

Periodistas y fotógrafos ingresaron al hemiciclo antes de las 10:00 am, cuando estaba transcurriendo la “sesión” de la “junta directiva” liderada por el diputado Luis Parra, quien, según expertos consultados por El Diario, asumió de forma írrita la titularidad del Poder Legislativo el pasado 5 de enero.

Los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) nos pusieron trabas para entrar al palacio legislativo, e intentaron filtrar el ingreso con una supuesta lista que tenían que verificar. Y luego nos dijeron: ‘si entran, no salen’. Prácticamente nos secuestraron dentro del recinto” Ana Rodríguez Brazón, periodista de Telemundo51

Raúl Castillo, periodista de El Diario, fue agredido a las 9:40 am por los guardaespaldas del diputado Luis Parra, quienes lo amenazaron e intentaron quitarle su teléfono cuando entrevistaba al parlamentario.

“Esperé en la salida a Parra y empecé a entrevistarlo. Cuando le pregunté al diputado si había el quórum necesario para realizar la sesión, una de las personas que estaba a su lado me empujó y me dijo que le diera mi teléfono para que no continuara grabando. También tropezaron a una mujer que estaba a mi lado, a la que se le cayeron los lentes y se le rompieron”, cuenta Castillo.

Los escoltas de Parra también agredieron a Ana Rodríguez Brazón. “Cuando íbamos a interpelarlo, nos patearon a mí y a mi equipo, y nos pusieron contra la pared”, relató.

Previo a la llegada de Guaidó, quien estaba con parte del cuerpo legislativo en la sede del partido Acción Democrática, había varios piquetes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en la esquina San Francisco, por la avenida Universidad, cerca del Parlamento. 

Los funcionarios de seguridad estatales, en ese momento, solo estaban bloqueando el paso de vehículos por la zona mientras cientos de personas se concentraban en los alrededores de la AN para expresar su apoyo al bloque parlamentario opositor.

La tensión empezó en el momento en que tres autobuses y dos automóviles —uno de los cuales trasladaba a Guaidó— llegaron a las adyacencias de las instalaciones de la AN. La represión contra los parlamentarios y trabajadores de la prensa inició.

“En ese momento la GNB solicitó la ayuda de más funcionarios para bloquear una de las entradas laterales de la AN, y restringieron con escudos antimotines el paso a las instalaciones del Parlamento”, relata Reinaldo Oliveros, periodista de El Diario

El violento forcejeo entre los organismos de seguridad y los diputados también afectó a los trabajadores de la prensa. Iván Reyes, fotoperiodista de Efecto Cocuyo, fue empujado y golpeado en medio del bloqueo de la GNB a los parlamentarios, mientras estaba dentro de las instalaciones.

Foto: Miguel Gutiérrez 

Luego de veinte minutos de reyerta, aproximadamente a las 10:30 am, en las afueras del recinto legislativo, los diputados lograron ingresar, con dificultades y uno por uno, a los jardines del Palacio Federal Legislativo.

La GNB fue bastante agresiva, y no nos dejaban registrar lo que ocurría afuera, ni nos dejaba salir” Iván Reyes, fotoperiodista de Efecto Cocuyo

En ese momento el interior de la sede del Parlamento estaba fuertemente custodiado. Fue allí cuando civiles armados no identificados (conocidos como colectivos) empezaron a amedrentar a los periodistas que estaban afuera de las instalaciones.

Amenazas y agresiones de los colectivos

Mientras aguardaba junto a un grupo de colegas en la parte externa del Palacio Legislativo, cerca de la avenida Universidad, a la periodista Yazmely Labrador, de El Diario, le informaron de la llegada de los colectivos.

“En ese momento Guaidó entró a la Asamblea y, como la prensa no tiene permitido el ingreso por esa entrada, tuvimos que irnos a la puerta principal para pedirle a la GNB que nos dieran acceso. Ya en el interior había medios haciendo cobertura, sin embargo, no nos permitieron entrar”, cuenta Labrador.

Foto: Miguel Gutiérrez 

En la entrada principal del Parlamento, tanto ella como sus colegas sopesaron entre quedarse junto al contingente de la GNB que les impedía paso — y exponerse a ser reprimidos— o caminar en dirección a la avenida Universidad — y tratar de sortear a los civiles que se encontraban ahí armados con palos y piedras —. No hubo mucho tiempo de pensar.

Cuando empezamos a correr, escuché que gritaron a mis espaldas: ‘agarra a esa puta que es periodista’. En ese momento, me golpearon en la espalda con un casco y me caí al piso, doblándome el tobillo. Me levanté como pude” Yazmely Labrador, periodista de El Diario
Foto: Yazmely Labrador

A pesar de que la periodista solicitó la ayuda de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), no fue auxiliada. Un comerciante en una zapatería, que estaba bajando las santamarías de su negocio, fue la única persona que la ayudó. 

“Aún no sé el nombre de ese hombre, pero no sé qué hubiese ocurrido si no me ayuda”, relata Labrador.

Otra de las periodistas amenazada por los colectivos, mientras se encontraba a las afueras del Parlamento, fue la corresponsal de La Voz de América y Unión Radio, Adriana Núñez Rabascall, quien, aproximadamente a las 10:52 am, se dirigió a la entrada principal del recinto para transmitir vía Facebook Live el ingreso de los diputados a los cuales se les había impedido el acceso.

“Después de que Guaidó ingresó a la Asamblea me acerqué hasta la entrada principal para grabar a algunos diputados que no habían podido ingresar todavía. Yo estaba transmitiendo y un colectivo me dijo que dejara de grabar”, relata la periodista para El Diario.

El sujeto intentó obligar a Núñez Rabascall a que le diera su celular. “Le dije que no se lo iba a entregar y que no me iba a robar”, dijo la periodista, y decidió correr hacia a un contingente de la GNB para resguardarse. Uno de los “jefes” de los colectivos intentó tranquilizarla diciéndole: “Quédate tranquila que no te van a robar”, recuerda.

“Me das ese teléfono, por escuálido”, fue lo que un colectivo le dijo a Maiker Yriarte, periodista del medio TVVenezuela.

Yriarte se negó y empezó a forcejear con el sujeto. Fue entonces cuando un hombre que llevaba una franela del Barcelona F.C., y que Ana Rodríguez Brazón presume es trabajador de la Asamblea Nacional, protegió al reportero para que no lo asaltaran.

El corresponsal del diario El País, Francesco Manetto, fue golpeado y despojado de su celular y cartera por un grupo numeroso de civiles no identificados. Desde el medio español denunciaron el hecho, y agregaron que el periodista tuvo que ser trasladado a un centro de salud para ser sometido a una revisión médica.

Al igual que el corresponsal del diario El País de España, el periodista del Noticiero Venevisión Manuel Cobela también fue golpeado y despojado de su teléfono celular, por parte de un grupo de sujetos armados. El ataque según cuenta ocurrió luego de que fuese interceptado por los colectivos mientras se retiraba del Parlamento.

Dentro del Palacio

“Cerca de las rejas, funcionarios de la GNB me golpearon en el hombro con sus escudos. Fue muy doloroso”, narra Jackeline Díaz, periodista de El Diario, que estaba del lado interior de las instalaciones del Legislativo.

Los parlamentarios continuaron forcejeando hasta que lograron abrirse paso hasta el hemiciclo. Allí, Guaidó y la junta directiva designada por 100 diputados el pasado domingo, entonaron el himno nacional e instalaron la sesión ordinaria del día. 

Juan Pablo Guanipa, diputado electo como vicepresidente de la AN, juramentó a Guaidó frente a todo el cuerpo legislativo.

Cuando los parlamentarios empezaron a retirarse del Palacio Legislativo, la GNB empezó a lanzar bombas lacrimógenas que dispersaron a todos los ciudadanos que se encontraban a las afueras del recinto.

Un Estado en contra de la prensa

Las agresiones a la prensa este año iniciaron el pasado 5 de enero, cuando funcionarios de seguridad impidieron el acceso al Parlamento a varios diputados y trabajadores de la prensa.

El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela ha documentado los casos de agresiones a los trabajadores de la prensa desde el año 2005, incluyendo el asesinato de siete reporteros.

Ataques a la prensa

Más de 2500

Agresiones desde el año 2005

Agresiones físicas, impedimentos para consultar a funcionarios, censura previa y campañas difamatorias contra periodistas a través de los medios del Estado son algunos de los hechos registrados por la organización.

Los cuerpos de seguridad del Estado están entre los victimarios más recurrentes, seguidos por colectivos armados y bandas regionales, de acuerdo con datos recabados por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa.

Noticias relacionadas