• El presidente Juan Guaidó ofreció una bonificación de 100 dólares mensuales a quienes trabajan en los hospitales venezolanos enfrentando la pandemia del Covid-19

Juan Guaidó, presidente interino de la República, anunció el pasado 16 de abril la creación del Plan José María Vargas, lo que calificó como un apoyo a los héroes de la salud venezolanos en medio de la pandemia por el Covid-19. 

El programa consiste básicamente en el apoyo económico de 100 dólares mensuales a cada médico, enfermero o trabajador de los hospitales del país durante tres meses. 

“Lo más importante es que va a ser de manera directa, sin pasar por la dictadura, accediendo a este apoyo a través de un monederos virtual que desarrollamos con la Organización de Estados Americanos (OEA)”, explicó Guaidó en un video publicado en la cuenta oficial del gobierno interino en Twitter. 

El mandatario aseguró que este financiamiento vendrá de los recursos que su gobierno ha logrado proteger del régimen de Nicolás Maduro y que será una garantía para proteger a quienes dan la cara frente a la pandemia del Covid-19. 

Posteriormente, la presidencia encargada publicó un comunicado en el que se explica que los pasos para ingresar al sistema y posteriormente acceder al beneficio serán publicados la próxima semana y que, mientras tanto, los jefes de gremios y sindicatos tendrán plena autonomía para organizar a los posibles beneficiarios.

El texto añade que en el registro no se solicitará ningún tipo de carnet político, pero sí será verificado el estatus laboral para garantizar que el beneficio llegue a quien debe. 

Altas expectativas 

La reacción de los trabajadores de la salud ante este anuncio fue positiva, pues la situación económica en la que mucho de ellos se encuentran es precaria y ya ha sido denunciada en varias ocasiones. 

Mauro Zambrano, dirigente sindical de hospitales y clínicas de Caracas, aseguró que la esperanza de miles de trabajadores de los hospitales está puesta en este plan de apoyo. 

blank
Esto representa una alegría para el sector salud en medio de esta pandemia, en la que no contamos con elementos de bioseguridad, transporte y condiciones adecuadas para trabajar, poder contar con este aporte económico representa muchísimo para quienes trabajan en los centros de salud”, indicó Zambrano en una entrevista para El Diario.

El dirigente sindical recordó que el sector salud ha luchado durante años por un salario digno y en los últimos meses han pedido que el sueldo sea dolarizado. Añadió que el salario actual de un trabajador de hospital ronda los 300.000 bolívares quincenales (2,4 dólares de acuerdo con la tasa oficial del Banco Central de Venezuela).

Ante las dificultades financieras que ha atravesado el sector, la mayoría de los trabajadores había optado por buscar entre dos y tres trabajos, algunos de ellos en la economía informal como vendedores y conductores de taxi o moto. Sin embargo, la aparición del coronavirus de Wuhan en el país los obligó a limitar sus actividades laborales en la calle. 

Con la imposibilidad de percibir un ingreso extra, los trabajadores dependerían de este beneficio para poder mantener a sus familias y seguir prestando sus servicios en los centros de salud del territorio nacional. 

blank
Nuestra única petición es que esto se haga sin discriminación alguna, independientemente de su tendencia política o de las labores que realice dentro del hospital”, agregó.

Zambrano aseguró que solo en la ciudad de Caracas hay cerca de 40.000 empleados en los hospitales públicos, por lo que considera que el monto designado por el gobierno interino es apropiado, a pesar de que la canasta básica alimentaria se ubicó en 236,66 dólares durante el mes de marzo.

Condiciones de trabajo 

Aunque el beneficio económico podría representar una mejora para la calidad de vida de médicos, enfermeros y obreros de los centros asistenciales, todavía existe un factor  que dificulta sus labores diarias: las condiciones en las que trabajan. 

El dirigente sindical indicó que la mayoría de los hospitales de Caracas no cuentan con los materiales mínimos de limpieza como cloro y desinfectante, incluso en algunos escasean los implementos de bioseguridad como tapabocas, guantes y batas descartables, por lo que los trabajadores se ven obligados a reutilizarlos hasta ocho días seguidos. 

Zambrano ha consultado diariamente con los trabajadores de cada hospital para llevar un registro fiel de estas irregularidades y dio con que durante un mes 90% del personal de salud ha reutilizado mascarillas para continuar con sus labores. 

El transporte también se ha convertido en un obstáculo para las labores sanitarias, debido  la escasez de combustible en todo el país y la falta de efectivo. 

“Podemos hablar de que 40% del  personal de salud llega a sus puestos de trabajo caminando. Solo tenemos conocimiento de que tres hospitales de la ciudad han habilitado transporte para sus empleados”, detalló. 

El dirigente aclaró que la crisis que viven los hospitales no comenzó con la pandemia por el Covid-19, sino que es un problema que se viene arrastrando desde hace varios años. 

blank
Los trabajadores sienten mucho miedo, cada vez que salen de sus casas y deben pasar por todos esos sacrificios para llegar a sus hospitales y darse cuenta de que no tienen cómo protegerse da terror y es agotador. Es importante aclarar que aunque tengan 100 dólares en el bolsillo eso no los va a hacer inmunes a enfermarse”, explicó Zambrano.

El beneficio ofrecido por el gobierno interino es solo un primer paso para reconocer la labor de quienes a diario arriesgan sus vidas en la red hospitalaria venezolana. Sin embargo, este esfuerzo debe ir acompañado eventualmente de un cambio en las condiciones de higiene y laborales de cada centro asistencial y así garantizar un sistema de salud fuerte.

Noticias relacionadas