• Para Fausto Romero no hay dudas en que el período 2020-2021 arrancará con la modalidad de educación a distancia, pese a las problemáticas y a que muchos consideran que es una medida excluyente

Aunque aún no hay información oficial por parte del Ministerio de Educación (ME) sobre el período escolar 2020-2021, Fausto Romero, presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (Andiep), es tajante con respecto a este tema: “Vamos a empezar las clases a distancia. Eso va a suceder”, afirma para El Diario.

El vocero no duda en que esta modalidad continúe, pero es consciente de que excluye a un sector y retrasa el proceso de enseñanza de otros. Por ello habla de las clases semi-presenciales para llevar una nueva normalidad a las escuelas tras las fallas presentadas en este año escolar. 

Romero no ha hecho la propuesta concreta al ME, pero asegura que el mecanismo de clases semi-presenciales es el más prudente para el próximo año y hasta que exista una vacuna contra el coronavirus. A su juicio, este escenario podría implementarse bajo el esquema 7+7 –formato de flexibilización de la cuarentena desarrollado por el régimen de Nicolás Maduro– con la diferencia de que la escuela no cerraría, sino que rotaría semanalmente a los alumnos y secciones que asistirán. 

blank
Que vayan (a las escuelas) 10 alumnos de primer grado sección A, luego otros 10 la próxima semana y así. La forma para hacerlo no la tenemos aún, eso no lo tiene ni el gobierno. Todo depende del comportamiento del virus”, explica el vocero que espera que este formato logre establecerse en los próximos meses.

Planificados para la emergencia

Cuando Fausto Romero habla del reto que supuso la educación a distancia, no se refiere directamente a los colegios asociados a Andiep, pues en esta contingencia por la pandemia de covid-19 la peor parte se la ha llevado la educación pública. Y es que debido a la falla de servicios públicos, la baja velocidad de banda ancha de Internet y las dificultades en las telecomunicaciones, a muchos alumnos y profesores se les dificultó cumplir con todo el cronograma educativo establecido en los últimos meses. 

blank
Foto: Unión Radio

En el caso de Andiep, el directivo explica que estaban preparados para afrontar esta situación. El apagón general de marzo de 2019 y las protestas antigubernamentales de  2017 ya venían alistando a este sector para un escenario en el que no fuera posible asistir a las aulas. Además de estos antecedentes, Romero asegura que la educación online es el futuro. “Ya en países europeos es normal, yo pensé que aquí llegaría como en 2030, pero la pandemia adelantó todo”, dice

El 12 de marzo, un día antes de confirmarse los dos primeros casos de covid-19 en Venezuela, Fausto Romero y otros representantes del sector educativo sostuvieron una reunión con el ministro para la Educación, Aristóbulo Istúriz, quien les informó que preparaban la suspensión de clases para evitar la propagación del virus. Desde ese entonces, el presidente de Andiep supo que la educación desde casa se iba a extender más de lo esperado, por ello el plan de acción debía ser inmediato para evitar fallas en los procesos. 

Romero asegura que en la semana siguiente ya habían ajustado el cronograma para educar a los alumnos sobre el coronavirus y su prevención. Cuenta que en algunos colegios habían clases grabadas de diversos temas, un mecanismo que resultó muy efectivo durante los meses que siguieron. 

Internet en Venezuela. Según un estudio de Speedtest Global Index, para febrero de 2020 la velocidad de banda ancha móvil de Venezuela ocupaba el puesto 139 a nivel mundial, por encima solo de Afganistán y Palestina.

“Yo no le tuve miedo a las fallas de Internet, yo no estoy transmitiendo en vivo, no le iba a decir a los estudiantes, ‘mira, tenemos clases de 7:00 am a 12:00 pm y se tienen que conectar vía Zoom’. El problema realmente es la baja velocidad de Internet, el ancho de banda es una cosa irrisoria, la más baja del mundo, eso es lo que pesa”, dice sobre esta problemática que comunicó al ME. 

Romero asegura que para culminar este año escolar con éxito, en las escuelas de Andiep se apoyaron con varias plataformas digitales, exceptuando el uso de la mensajería instantánea WhastApp, la cual no considera idónea para recibir ni asignar tareas por la capacidad de almacenamiento que tiene algunos celulares de baja gama. “Hasta el correo electrónico es mejor opción”, sostiene. 

En este sector no hubo mayores problemas de alumnos y representantes para acceder a los contenidos y enviar las asignaciones. Lo que sí se evitó fue establecer horarios, ya que las fallas de luz e Internet retrasaban en algunos casos estos procesos de entrega. 

Las dinámicas entre profesores y alumnos también fue un aspecto que cambió. En lugar de dictar una clase para 30 personas en un salón, los docentes debieron dividirlos en grupos de cuatro o cinco estudiantes vía online para asegurarse de que llegara mejor la información. 

blank
Es una modalidad casi que de clases particulares, de hecho muchos profesores que antes tenían dos trabajos tuvieron que quedarse con uno porque no es suficiente el día para atender a tantos alumnos”, comenta Romero.

Entre las herramientas que se emplearon para sacar adelante los últimos dos lapsos educativos también estaba la televisión, específicamente el servicio por suscripción Directv, el cual ofrecía una variedad de canales educativos en los que muchos niños podían apoyarse. Esto se vio truncado con su salida del aire el 19 de mayo de este año.

“La TV podría haber sido la mejor forma de llegar a la educación a distancia, la salida de Directv afectó demasiado, porque llegaba a un promedio de 10.000.000 de personas. En cualquier pueblito del país estaba y allí hay niños, niños que dejaron de recibir información”, afirma. 

Aumento de matrículas escolares

El año escolar que está por concluir también supuso un reto en lo económico, al menos para los representantes, ya que muchos tuvieron que seguir cancelando matrículas pese a no generar los mismos ingresos que antes de la cuarentena. Romero entiende la situación pero en el sector educativo no se ha detenido en su trabajo pese a la pandemia, por ello el cobro se mantiene igual. 

Sobre un ajuste en las matrículas escolares para el próximo período, el representante de Andiep confiesa que es algo que apenas están estudiando. Aunque ve poco probable que se efectúe.

“Se está evaluando pero creo que la tendencia va a ser al menos a mantenerlo (el costo de la matrícula), no a rebajarlo”, dice.

En este sentido, el vocero considera que el costo que actualmente tiene la educación privada es necesario y justo, dado las herramientas que ofrece. Opina que la calidad educativa ha bajado en el país y las personas han perdido la capacidad de entender la importancia de una buena educación.

blank
Hay mala calidad de la educación, la educación privada tiene que dar el plus de lo que no puede ofrecer la pública”, sentencia.

Ante la necesidad de brindar una óptima formación a los estudiantes, el representante de Andiep espera que en el próximo año escolar las modalidades de aprendizaje cambien para dinamizar los procesos y también para facilitar el acceso a la educación de más alumnos. “El sistema educativo no puede paralizarse”.

Romero ve como gran reto del venidero período la capacitación de profesores, representantes, alumnos y trabajadores de los planteles para aprender a convivir con las medidas de bioseguridad requerida para evitar un contagio por covid-19. 

“Es necesario la innovación y una nueva metodología. En esa capacitación tenemos que tener claro que ya no podemos salir al patio a jugar con los amiguitos o a jugar voleibol (…). Se trata de la preparación de la señora de limpieza que ahora no debe asear el aula solo dos veces al día, sino que deberá limpiar el triple que antes porque hay que mantener una asepsia total. Así que tenemos que tener claro la forma de prepararnos para este reto que se aproxima”, aseguró el representante de Andiep. 

Noticias relacionadas