• El embajador Carlos Vecchio detalló, en entrevista para El Diario, los avances que impulsa la Comisión de Seguridad Policial para declarar a las FAES como organización terrorista. El funcionario también explicó los avances de la cooperación con la DEA para frenar el narcotráfico relacionado, presuntamente, con el régimen de Venezuela

La Operación Liberación del Pueblo (OLP) fue un conjunto de operaciones policiales que, luego de su disolución, dio paso a la creación de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), que inició como un cuerpo de élite adscrito a la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Su único objetivo era combatir la delincuencia organizada de Venezuela, pero la función principal se desvirtuó con el pasar de los años.

El cuerpo policial pasó a ser calificado como un grupo de exterminio por la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, en sus informes sobre los derechos humanos en Venezuela.

El motivo de esta calificación son los centenares de ejecuciones extrajudiciales que se le atribuye a esta organización. Human Right Watch contabilizó 18.000 asesinatos hasta noviembre de 2019. En ese contexto, el presidente encargado, Juan Guaidó, impulsa un acuerdo en el que se califique a las FAES internacionalmente como una organización terrorista.  

Carlos Vecchio, embajador de Venezuela en Estados Unidos, explicó para El Diario que el objetivo de declarar a las Fuerzas de Acciones Especiales como un grupo terrorista es elevar la consciencia en la comunidad internacional sobre este cuerpo policial el cual calificó como “una herramienta de Nicolás Maduro para reprimir, aniquilar y sembrar terror en el pueblo venezolano”. 

Conversaciones Juan Guaidó James Story

Guaidó sostuvo conversaciones con James Story, encargado de Negocios de la Oficina Externa de Estados Unidos para Venezuela, en materia de seguridad. El pasado 3 de septiembre ambos ofrecieron una rueda de prensa en la que el presidente interino informó los avances para designar a las FAES como un grupo terrorista y un acuerdo de cooperación que permita frenar la extensión del narcotráfico en la región.

Ambas acciones internacionales buscan frenar el financiamiento y violaciones de derechos humanos de organizaciones como las FAES producto de actividades ilícitas vinculadas, presuntamente, con el régimen de Nicolás Maduro, así lo aseguró Carlos Vecchio

¿Qué estamos tratando de hacer? precisamente cercar a este grupo terrorista que es utilizado por Maduro, visibilizar y resaltar los atropellos que han hecho en cuanto a los derechos humanos y cómo han aniquilado a cientos de personas. Por eso estamos colocando el enfoque en las FAES al calificarlo como grupo terrorista. Estamos buscando que el mundo vea y se pregunte: ¿Qué es esto de las FAES, quién lo está comandando y qué es lo que ha hecho?”, explicó Vecchio.
Designación de las FAES como grupo terrorista y acuerdo con la DEA: implicaciones de estas futuras medidas

El diplomático afirma que esta declaración servirá como un mecanismo para frenar el financiamiento del régimen de Venezuela en torno a esta organización y para elevar la consciencia de los países con respecto a este denominado grupo de exterminio. 

FAES, grupo de exterminio y de represión política 

Las FAES se ha convertido en una organización que inflige temor en la población. Actúa en la mayoría de los casos en zonas populares y sus principales víctimas son hombres entre 16 y 30 años. Su modus operandi consiste en actuar principalmente durante las primeras horas de la mañana o a altas horas de la noche, no portan identificación visible y llevan el rostro cubierto. Realizan allanamientos sin órdenes judiciales y sacan a las víctimas de sus hogares donde se realiza la presunta ejecución extrajudicial. Los funcionarios alegan en la mayoría de los casos que las muertes se dieron por resistencia a la autoridad o como resultado de un enfrentamiento. 

Designación de las FAES como grupo terrorista y acuerdo con la DEA: implicaciones de estas futuras medidas
Foto: Cortesía

“Esta es una herramienta que nos va a poner claramente en el radar del mundo de cómo Nicolás Maduro tiene vinculación con una organización terrorista para aniquilar a los venezolanos y que se debe hacer todo el esfuerzo para condenarla, visibilizar,  evitar el financiamiento y que se le siga dando armas. Ese ha sido el enfoque que le hemos dado en esta etapa”, explica. 

En julio de 2019, Michelle Bachelet, alta comisionda de la ONU para los Derechos Humanos, publicó un informe en el que se denunciaba la violación sistemática de derechos humanos en Venezuela. El documento trataba varias aristas como la existencia de presos políticos, la inseguridad alimentaria, el poco acceso a bienes y servicios y los asesinatos cometidos por las FAES. Bachelet se reunió con familiares de víctimas durante su visita a Venezuela.

Entre las recomendaciones estaba la eliminación de este organismo policial por ser considerado un grupo de exterminio.

Respaldados por el régimen

Días después de la emisión del informe, Nicolás Maduro realizó un acto televisado junto a los funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales. Ahí manifestó su rechazo al informe de Bachelet y expresó una oración que confirmó el respaldo del régimen hacia este cuerpo policial: “Todo el apoyo a las FAES”. 

Vecchio afirma que si Maduro respalda una vez más a las Fuerzas de Acciones Especiales confirma las denuncias realizadas por diferentes organizaciones de derechos humanos, recogidas en el informe de Bachelet. 

Esto confirmaría que Maduro se aparta de cualquier principio democrático y se instala como un gran violador de los derechos humanos. Esto requiere toda la presión internacional y que estas acciones más bien contribuyan a generar conciencia en la comunidad internacional para que apoye al pueblo de Venezuela para lograr una transición lo antes posible”, comenta Vecchio.

Al momento de la creación de las FAES, Nicolás Maduro explicó que se trataría de un cuerpo policial destinado a combatir la delincuencia del país. Sin embargo, este escuadrón también se utiliza como un organismo de represión política. Diputados y dirigentes opositores al régimen han sido perseguidos y detenidos por las Fuerzas de Acciones Especiales, como en el caso del parlamentario suplente Gilber Caro, quien fue detenido arbitrariamente en diciembre de 2019 y permaneció recluido en la sede de este cuerpo policial en Caricuao, Caracas, hasta el 31 de agosto de este año cuando fue uno de los 110 beneficiados por el «indulto presidencial» del régimen. 

La represión política que ejecuta las FAES es una arista que se impulsará en esta declaración internacional que el gobierno interino pretende alcanzar. Sin embargo, Vecchio señala que este sería un aspecto complementario, pero no excluyente en las evidencias y denuncias que se llevarán ante EE UU para declarar a este organismo como terrorista, por lo que destaca que el énfasis está en las ejecuciones extrajudiciales sistemáticas.

“Sin duda que sí se complementan y no son excluyentes porque abordan el mismo problema, pero el énfasis que le hemos querido dar es como este escuadrón es utilizado para reprimir y exterminar a venezolanos en los sectores populares”, comenta. 

Acuerdo de cooperación con la DEA  

El gobierno interino ha impulsado mecanismos para cortar el presunto financiamiento del régimen de Nicolás Maduro a organizaciones terroristas producto de actividades ilícitas como el narcotráfico.

En ese sentido se puso en marcha una operación antinarcóticos en todo el Mar Caribe con el apoyo de 22 países de la región y el gobierno de Estados Unidos.

Vecchio afirma que la administración de Juan Guaidó pretende dar un paso para cercar el margen de alcance de estas actividades ilícitas presuntamente vinculadas con el régimen. 

El gobierno de Estados Unidos y el gobierno interino de Venezuela trabajan para lograr un acuerdo de cooperación para incluir a la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) en la operación para frenar el narcotráfico de la región.

Vecchio señaló que este convenio beneficiaría la inteligencia y contrainteligencia de información que lleve a la captura de personas vinculadas a estas actividades ilícitas, recibir apoyo logístico y entrenamiento que contribuya en lograr los objetivos trazados.

Designación de las FAES como grupo terrorista y acuerdo con la DEA: implicaciones de estas futuras medidas
Foto: @Simonovis
Un convenio de ese nivel nos va a permitir tener mayor capacidad para enfrentar a un régimen que está vinculado con el narcotráfico y también fortalecer las herramientas que nosotros tenemos. Que esto se traduzca en parar el financiamiento producto de la droga que va hacia el régimen y capturar a quienes estén involucrados en ese tipo de actividades. Sin duda esto va a mermar la fortaleza que tiene un régimen como el de Maduro”, aseguró Vecchio.

Alex Saab y el acuerdo para frenar el narcotráfico

El diplomático destacó que la captura de Alex Saab se dio en parte por la información suministrada por diputados venezolanos lo que califica como un avance en el proceso de frenar las actividades ilícitas del régimen.

En este sentido, Vecchio explicó que luego de la gira por distintos países que realizó el presidente interino se logró acusar criminalmente a Nicolás Maduro internacionalmente, establecer una recompensa por altos funcionarios del régimen, se dio la captura de Alex Saab y se desplegó la operación antinarcóticos en el Mar Caribe. Esto, a juicio de Vecchio, apunta en la dirección de presionar al régimen. 

“Es necesario no solo resoluciones diplomáticas, sino también acciones que lleven a la aplicación de la ley para frenar una organización criminal de ese nivel”, afirmó. 

Este acuerdo de cooperación para frenar el narcotráfico es una operación que beneficia a toda la región, explicó Vecchio, por lo que resaltó la importancia del apoyo internacional.

Señaló que este acuerdo busca también frenar organizaciones terroristas como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidentes de las FARC que hacen vida en territorio venezolano.  

A juicio del diplomático, de concretarse esta alianza, los países se verían beneficiados al tener mayor control sobre la región y evitaría que se convierta en foco del narcotráfico que “afecte el tejido social” en la región. 

Mientras nosotros cooperemos y ayudemos a frenar el financiamiento de actividades ilícitas y podamos capturar a quienes están involucrados, en esa misma medida todos se van a ver beneficiados, dándole mayor estabilidad a la región y, en el caso nuestro, el debilitamiento de una dictadura que se ha financiado con actividades ilícitas”, explicó.

Las denuncias sobre violación a derechos humanos en Venezuela siguen en aumento, así como el financiamiento al terrorismo del régimen de Maduro proveniente, presuntamente, del narcotráfico.

Los esfuerzos para frenar las actividades ilícitas continúan su curso mientras que el régimen refuerza su apoyo a organizaciones acusadas de violar sistemáticamente los derechos, de reprimir y sembrar terror.

Noticias relacionadas