• Al empresario de 48 años de edad le congelaron, de acuerdo con reportes del periódico El Tiempo, 700.000.000 de dólares en cuentas de varios países. Saab ha asegurado que sufre torturas en la cárcel de Cabo Verde, pero las autoridades señalaron que se trata de automutilaciones

Desde la cárcel Isla de Sal, en Cabo Verde, salen cartas que llegan incluso a España, pese a los 3.242 kilómetros que separan a ambos países. Palabras de denuncia de Alex Saab, 48 años de edad, empresario colombo venezolano, que revelan presuntas torturas. Los “culpables”: cuatro funcionarios caboverdianos bajo las directrices de la Casa Blanca.

¿Saab, venezolano? La cancillería del régimen de Nicolás Maduro le concedió la nacionalidad al empresario.

¿Qué dice la misiva de Saab, publicada por el diario español El Mundo? Qué hombres encapuchados llegan a su celda en las noches y lo “muelen a palos”. ¿Para qué? “Para que haga declaraciones falsas en contra de Maduro, su familia y firme la extradición voluntaria a Estados Unidos”.

Pero acota Saab que “ni con sangre” está dispuesto a hacer eso. Que no va firmar “esas mentiras y calumnias en contra de un presidente que lucha por salvar a su pueblo en medio de un bloqueo”.

El canciller del régimen de Nicolás Maduro, Jorge Arreaza, replicó las denuncias. 

“Hemos denunciado ante la Unión Africana y el gobierno de Cabo Verde el mal trato y las torturas que ha sufrido Alex Saab, enviado especial de Venezuela, durante su detención arbitraria. Todo ha sido constatado por sus abogados. Es una clara violación a sus Derechos Humanos”, dijo Arreaza en su cuenta de Twitter.

Pidió además que se permitiera “la visita inmediata de un médico forense al enviado especial Alex Saab”, además de la revisión de su integridad por parte de la Procuraduría General de la República de Cabo Verde (PGR).

Y en el cuerpo de Saab había heridas, de acuerdo con la PGR. Sin embargo, el organismo de justicia de Cabo Verde desmintió al empresario sobre el origen de las mismas: no hay rastros de tortura, pero sí de autolesiones.

Existen fuertes indicios de que se ha estado automutilando dentro de la celda, lo que llevó a la dirección del establecimiento penitenciario a retirar el objeto personal utilizado a tal efecto», enfatizó la PGR, de acuerdo con información de EFE.

No es la única carta abierta que ha escrito Saab denunciando su situación. En otras ocasiones, como el 12 de agosto de este año, dijo que él, como “funcionario diplomático”, debería recibir un trato “más digno”, que “hasta los narcotraficantes” han recibido un mejor trato que él.

La misiva en la que pedía mejores condiciones de reclusión -y su libertad, merecida, a su juicio, por poseer inmunidad- fue dirigida al primer ministro de Cabo Verde, Ulisses Correia e Silva. Sin embargo, no la enviaron a la máxima autoridad del país africano, sino que la publicaron en la prensa.

La gente conoce el buzón del Palacio de gobierno, si tiene cartas que enviar, las envía directamente a la oficina del primer ministro. No comento cartas publicadas en los medios de comunicación”, señaló el alto funcionario al ser abordado por los periodistas caboverdianos.

Los  “otros golpes ”

700.000.000 de dólares es más del 10% de las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela, que para el 10 de septiembre de este año se ubicaban en 6.325.000.000 de dólares. Si se repartieran entre 32.000.000 de venezolanos, a cada uno le tocaría un total de 21,8 dólares, equivalentes a poco más de cinco salarios mínimos.

Y 700.000.000 de dólares es la cifra de dinero que fue congelada presuntamente a Alex Saab en el principado de Liechtenstein, entre Suiza y Austria, de acuerdo con información del diario colombiano El Tiempo.

El periódico neogranadino citó a fuentes federales que indicaron que las cuentas intervenidas están ubicadas en Estados Unidos y están conectadas con otras de al menos tres países. Agrega El Tiempo que se esperan nuevos decomisos, y que se pretende investigar si los recursos incautados están vinculados a operaciones con los CLAP.

Entretanto, los rumores de la extradición de Alex Saab se incrementan. Al periódico colombiano indicaron fuentes que la decisión podría extenderse hasta la segunda semana de octubre.

Su traslado a territorio estadounidense parece inevitable. Baltasar Garzón, su abogado defensor -quien cobra la suma de 50.000.000 de dólares por defender al empresario y enviado especial y contratista-, aseguró que apelará a la decisión de Cabo Verde, quien aprobó la extradición.

El procedimiento fue firmado por la ministra de Justicia y Trabajo de Cabo Verde, Janine Tatiana Santos Lélis.

Los crímenes imputados a Saab, de acuerdo con Garzón, son los siguientes: presuntos delitos de lavado de activos, derivados de presuntas prácticas de corrupción internacional. Así lo afirmó en una entrevista ofrecida a La Voz de América

Formalmente, de acuerdo con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, a Saab se le acusó de sobornar funcionarios venezolanos y de lavar más de 350.000.000 de dólares en cuentas en el extranjero. Los recursos formaban parte del programa de alimentos subsidiados CLAP. El interés de Estados Unidos en el caso es que el dinero fue transferido usando cuentas bancarias de ese país.

Quién es Alex Saab

Saab nació en Barranquilla, Colombia, el 21 de diciembre de 1971. A la nacionalidad colombiana y venezolana se le suma la descendencia libanesa. De distribuir uniformes de trabajo en su ciudad natal se convirtió en proveedor de materiales de viviendas populares para Venezuela.

Con su socio comercial, Álvaro Enrique Pulido Vargas, creó en el año 2009, según el informe de Estados Unidos, una sociedad para licitar contratos de viviendas para el gobierno venezolano. 

Ambos lograron la adjudicación de un contrato para la construcción de 25.000 viviendas. Autoridades estadounidenses afirmaron que dicho contrato “pagó a Saab y Pulido entre tres y cuatro veces el costo real de la construcción de cada una de las viviendas para sectores de bajos ingresos, que estaban destinadas a las poblaciones más vulnerables del país”.

La relación de Alex Saab con el programa de los CLAP también fue detallada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Empezó en el año 2016, cuando Saab y Pulido “idearon una estructura societaria para comprar alimentos a un distribuidor extranjero (…). Con conocimiento de Maduro, Saab se quedó con lucros sustanciales e importó apenas una fracción de los alimentos que se necesitaban para el programa CLAP”.

Noticias relacionadas