• Luego de una jornada electoral con una participación histórica, ya se obtienen algunos resultados, a falta de mayor totalización en estados claves. Foto: BBC

Las elecciones en Estados Unidos llegan a su momento decisivo con el reporte de los resultados en muchos de los estados del país, en una jornada marcada por la alta participación (podría llegar a 67%, la más alta en un siglo, según reportes del The New York Times) y la tranquilidad que se ha vivido en las calles, salvo manifestaciones aisladas en Washington.

Donald Trump, presidente estadounidense, visitó la sede de su campaña en Virginia. Desde estas instalaciones envió un mensaje a sus seguidores y aseguró que la noche de este martes será de éxito. “Ganar es fácil. Perder nunca es fácil. Para mí no lo es”, dijo el mandatario, quien sigue los resultados con su familia desde la Casa Blanca.

Foto: EFE

Por su parte, el candidato demócrata Joe Biden, quien arrancó el día visitando su casa de infancia en el pueblo de Scranton y posteriormente fue al cementerio donde reposan los restos de su hijo Beau, dijo: “Trump cree que puede decidir quién va a votar. Bueno, adivinen qué, la gente va a decidir quién llega a ser presidente”. El candidato seguirá los resultados desde Delaware.

Manifestaciones en varios estados

A medida que los centros electorales cerraron, muchos electores salieron a las calles para esperar los resultados. Luego de los resultados en Florida, simpatizantes del presidente Trump, en especial la comunidad cubana, salieron en sus carros con banderas alusivas a la campaña del republicano.

En paralelo, en Washington diversos grupos adeptos a ambos candidatos se congregaron en las cercanías de la Casa Blanca. Con tambores, máscaras, y banderas, el movimiento Black Lives Matter aguardaba por los resultados desde antes del cierre de los centros de votación.

Tanto la capital estadounidense como el estado de Nueva York amanecieron este 3 de noviembre con negocios cerrados, vallas y tablones que cubrían las vidrieras de los establecimientos, para evitar destrozos ante eventuales disturbios. 

Qué resultados seguir

A medida que se publiquen los resultados, se pueden encontrar algunas diferencias abismales en ciertos estados. Sin embargo, en este aspecto se deben considerar dos variables: la primera, que en Estados Unidos no se elige al candidato por la cantidad de votos que obtuvo, sino por la cantidad de colegios electorales; la segunda, que la mayoría de los estados tienen históricamente una inclinación partidista.

De esta forma, por ejemplo, los estados con más posibilidades de que gane Donald Trump son: Alabama, Alaska, Arkansas, Carolina del Sur, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Idaho, Indiana, Kansas, Kentucky, Luisiana, Mississippi, Missouri, Montana, Nebraska, Oklahoma, Tennessee, Utah, West Virginia y Wyoming.
Del lado del demócrata Biden, previsiblemente gane los estados de: California, Colorado, Connecticut, Delaware, Hawái, Illinois, Maine, Maryland, Massachusetts, New Jersey, New Mexico, New York, Oregon, Rhode Island, Vermont, Virginia, Washington, y Washington DC.

La atención estará, entonces, en siete estados conocidos como “swing states” o “estados péndulos”, que suelen variar de ganador. Son cuatro del sur: Arizona, Carolina Norte, Florida y Georgia; y tres del Medio Oriente: Pensilvania, Michigan y Wisconsin.

Participación alta, colas cortas

A pesar de que la participación habría alcanzado la cifra más alta en un siglo, en algunas ciudades, como la capital, no se observaron largas colas para sufragar. El motivo: la mayoría de los electores ejercieron su derecho por correo de forma anticipada. Más de 100.000.000 de personas votaron de esa forma en todo el país, según el conteo oficial. 

En otros estados, como California, el sistema automatizado redujo el tiempo y distribución de los electores en los centros habilitados para el sufragio. Los electores, explicó Dean Logan, máxima autoridad electoral de Los Ángeles, podían votar cuándo, dónde y cómo quisieran. Esto, a pesar de la dificultad del sistema de votación en el estado: debido a su diversidad étnica y racial, debían procesar más de 12.000 boletas de votación diferentes, que estaban disponibles en 13 idiomas.

Así votaron los líderes

Hillary Clinton, exsecretaria de Estado de los Estados Unidos y candidata presidencial en 2016,  ejerció su derecho al voto en horas de la mañana. “Acabo de votar. Se sintió bien”, expresó.

Kamala Harris, candidata demócrata a la Vicepresidencia de EE UU, se pronunció sobre el proceso electoral. “Un día nuestros hijos y nietos nos preguntarán qué hicimos en este momento. Y quiero poder decir que hicimos todo lo posible para luchar por nuestro país y su futuro. Vayan a votar”, expresó.

A partir de las 7:30 de la noche, cerraron los centros electorales y, con ello, un conteo de votos que hasta la noche de este 3 de noviembre no da con certezas quién será el futuro presidente de Estados Unidos.

Noticias relacionadas