• El sinónimo de diciembre es Navidad y el Año Nuevo, por la alegría que las caracteriza. Pero esto no es así para todos. En medio de la celebración, las mascotas se angustian por el sonido de los fuegos artificiales

La pirotecnia ha formado parte de las celebraciones de diversas culturas, la Navidad y el Año Nuevo no están exentas de ello. A diferencia de otras festividades, durante estas fechas las mascotas, como perros, se ven sumamente afectados por el sonido de los fuegos artificiales.

El sonido de la explosión de los fuegos artificiales les causa miedo, también los asusta el ruido de las tormentas eléctricas, pero el primero suele ser más aterrador para ellos porque es un estímulo completamente inesperado. La médica veterinaria Vanessa Muñoz lo explicó para El Diario.

La pirotecnia no constituye la misma experiencia con respecto a una tormenta eléctrica para un perro. Las tormentas vienen acompañadas de muchas señales, que sirven de advertencia para el canino, que le permite reconocer que se acerca una, cómo a través de cambios ambientales y fuertes vientos. Pueden percibirlo de manera anticipada, en cambio el sonido de los fuegos artificiales es repentino para ellos y ocurre con menor frecuencia, les ocasiona mayor intimidación”, detalló la especialista.

Ella recalcó que el miedo es una respuesta emocional, que aparece cuando la mascota se enfrenta a un estímulo o una situación que le resulte amenazante. Tendrá una respuesta adaptativa porque aparece únicamente cuando atente contra la seguridad de la mascota.

Las mascotas le temen a los sonidos estruendosos inesperados /
Foto: Pixabay

“Si el miedo es desproporcionado, ya sea en la duración o intensidad, incluso ambas en simultáneo, ya estaríamos hablando de una fobia, que también es un miedo; pero se diferencia por ser persistente en el tiempo y desmedido ante una situación que no representa un peligro real para el animal, pero lo percibe así”, reveló.

Muñoz resaltó que los perros sienten fobia ante los fuegos artificiales, porque no tienen manera de adaptarse ante el estímulo que recibe del sonido de la pirotecnia.

Agregó que los perros además de tener la audición muy desarrollada, principal razón por la que les incomoda el ruido, también ocurre con su olfato, ocasionando que el olor de los fuegos artificiales les desagrade.

Identifique un ataque de pánico en su mascota

A la medianoche de los días 25 de diciembre y 1º de enero retumba el cielo gracias a  la pólvora que se transforma en colores que pintan el firmamento. A partir de ese momento, comienza el calvario para las mascotas.

Los signos que pueden manifestar los perros varían, debido a cómo procesan el estímulo del sonido. 

Perro asustado
Foto: Pixabay

“Se pueden paralizar por completo, muchos buscarán evitar el ruido a toda costa. A partir de allí trataran de huir del sitio, intentarán esconderse, tiemblan, salivan mucho, habrán unos que trataran de vocalizar, algunos se orinan o se defecan por el miedo que sienten, otros adoptan una postura encorvada con la cola metida entre las patas. Otros por la desesperación destrozan todo lo que tengan cerca, incluso están unos que excavaran en el suelo aunque no haya tierra en el lugar donde se encuentren, hasta trastornos intestinales”, dijo la médico veterinaria, sobre las posibles reacciones de estas mascotas.

En cambio, con los gatos, el comportamiento de los felinos pasará desapercibido. Generalmente tratan de esconderse. Pero “puede ocurrir que corran hacia los fuegos artificiales porque se sienten atraídos por los colores, ocasionando que tengan traumatismos que les cause la pérdida de la vista”.

Cómo prevenirlo

Será fundamental conocer cómo se siente la mascota al momento de escuchar el sonido de la pirotecnia para así poder ayudarle. 

La especialista Vanessa Muñoz recomendó que se acondicione un espacio que sea el más aislado del hogar, puede ser una habitación o un baño; pero “hay que evitar dejar cualquier objeto que pueda causarle daño si llega a tener un ataque de pánico”.

Mascotas en Navidad
Foto: Pixabay

Un buen aliado será la música, porque ayudará a camuflar el sonido de los fuegos artificiales pero hay que procurar que tenga un volumen alto para que se opaque lo que ocurre en el exterior.

La especialista expresó que no es idóneo dejar a las mascotas en el patio, en el caso de vivir en una casa y “hay que darles ánimo, hay que tratar de no perder la calma durante esa situación. Como dueños de mascotas hay que transmitirles seguridad, de esa forma se sentirán a gusto con nosotros”.

Manifestó que si los propietarios logran generarle confianza a sus peludos, ocurrirá que en el momento que escuchen el sonido de los fuegos artificiales, su reacción inmediata será dirigirse hacia ellos porque “confían en sus dueños, porque sienten que serán protegidos ante ese estímulo que les causa miedo”.

Sin embargo, mencionó otro tratamiento que es menos invasivo: las flores de Bach, un remedio de extractos florales que ayudan a relajar al ser que lo consuma, ya sea humano o animal; la dosis se administra con un gotero. Muñoz acotó que el procedimiento debe aplicarse durante el mes de diciembre para que surta efecto.

Por eso es importante tomar previsiones para asegurar el bienestar de los peludos. Para que puedan pasar estas noches festivas en tranquilidad y estén rodeados de cariño.

Noticias relacionadas