• Muchas personas cambiaron la forma en que hacen sus tareas de la vida diaria durante este año

Durante el año 2020 gran parte del mundo cambió su estilo de vida y adquirió nuevos hábitos que un año atrás habrían sido difíciles de creer. 

La pandemia por covid-19 es el principal motivo de estos reajustes en la cotidianidad. El trabajo, la educación, las compras, la socialización y la vida dentro de casa ahora son muy diferentes. 

El equipo de El Diario hizo un recuento de los nuevos hábitos que ahora son parte de la vida de muchos y que, hasta ahora, se desconoce cuándo dejarán de ser parte de la cotidianidad. 

Mascarillas, lentes y caretas 

Un hábito común antes de salir de casa, previo la pandemia, era verificar que objetos importantes como billetera, llaves y celular no se quedaran. Ante la amenaza latente por el covid-19 otros artículos se unieron a esa lista de importancia. 

La mascarilla o tapaboca es el más prominente de estos objetos, pues forma parte de las recomendaciones para evitar contraer el coronavirus. En algunos países, como Venezuela, su uso es obligatorios a ingresar a locales comerciales o adquirir bienes y servicios 

Aunque su correcto uso y descarte depende de cada persona, en la mayoría de las ocasiones es un artículo indispensable para salir del hogar. 

Otros objetos que brindan protección adicional son los lentes protectores y las caretas o pantallas faciales. Ambos están hechos de plástico, acetato o acrilico con el objetivo de que las gotículas de saliva no entren en contacto con el rostro de quien los porta. 

Trabajo y educación a distancia

Aunque no todos los empleos se pueden llevar a cabo desde casa, muchas empresas sí apostaron al teletrabajo en el año 2020. Sin embargo, la transición entre el trabajo presencial y el remoto fue un desafío que todavía algunas empresas y empleados intentan superar. 

Las organizaciones están aprendiendo, apenas, cómo llevar adelante esta metodología de seguimiento, de control y, en definitiva, de alcanzar los logros que siguen siendo necesarios para que el negocio sea sostenible”, dijo Danielli Jimenez Alvi, coach empresarial en una entrevista previa para El Diario.

El teletrabajo además implicó, en algunos casos, capacitaciones, dotación de equipos o recursos para laborar desde una computadora o un celular y la ayuda de algunas aplicaciones como Zoom o WhatsApp. 

Jiménez Alvi explicó que debido a algunas facilidades que brinda el trabajo a distancia, existe la posibilidad de que muchos empleos se queden con esta modalidad. 

Otro sector que migró a este sistema fue la educación. Durante años, universidades y escuela han ofrecido programas educativos a distancia. No obstante, pocas personas se atrevían a tomar este camino. 

La pandemia por covid-19 no le dio otras opciones a estudiantes de todos los niveles que hacer sus clases desde casa. La educación a distancia ha sido uno de los cambios más difíciles para los alumnos, los profesores y padres. 

Hábitos

En Venezuela, por ejemplo, el sistema educativo ha luchado durante nueve meses contra la falta de planificación, las fallas del servicio de Internet y la carencia de recursos económicos de maestros y estudiantes. 

De hecho, en el país surgieron iniciativas como dictar clases a través de micros radiofónicos o recaudar fondos para dotar de celulares a profesores y así poder ejercer su labor de forma adecuada. 

Para los padres con hijos en educación inicial, básica o secundaria el reto ha sido balancear las tareas de la vida diaria con las escolares, debido a que muchos deben complementar la labor de los docentes en el seguimiento de los niños. 

Distancia física 

Uno o dos metros de distancia entre cada personas es otra de las recomendaciones de expertos para evitar el contagio por covid-19. Esta separación física, con o sin intención, se convirtió en un nuevo hábito de las personas. 

Aunque no es una de las medidas más populares ni adoptadas por todas las poblaciones. De hecho, en los países de Europa que relajaron el confinamiento se pudo observar como nuevamente los ciudadanos dejaron de cumplir esa recomendación. 

Hábitos
Foto: AFP

Hábitos al llegar a casa 

El regreso al hogar es uno de los rituales que más ha cambiado en 2020. Teniendo en cuenta que el coronavirus es “un enemigo invisible”, muchas personas adoptaron hábitos de higiene. 

Dejar los zapatos en la entrada, quitarse la ropa inmediatamente, tomar un baño o lavarse las manos justo después de entrar y desinfectar los objetos que vienen de la calle son algunos de los pasos que siguen aquellas personas que no quieren dejar entrar al virus en sus casas. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla en su página web que el coronavirus puede sobrevivir hasta 72 horas en superficies de plástico y acero inoxidable, menos de cuatro horas en superficies de cobre y menos de 24 horas en superficies de cartón.

La pandemia por covid-19 hizo del año 2020 una temporada de cambios en la vida diaria. Aunque muchos de estos nuevos hábitos podrían desaparecer con el pasar el tiempo, el futuro es incierto con respecto a la propagación del coronavirus y a las modificaciones de la cotidianidad que vienen con esto. 

Noticias relacionadas