• En medio de las fallas de conexión a Internet y los racionamientos eléctricos, profesores y organismos internacionales se centraron en crear metodologías que permitieran a más niños seguir recibiendo clases desde casa

El limitado acceso a clases que tuvieron algunos sectores de la población venezolana en estos cuatros meses de educación a distancia, fue un impulso para que representantes del sector educativo trabajaran en varias iniciativas para mejorar estos procesos de enseñanza desde casa. 

¿A qué se enfrentó el sector educativo? En medio de las fallas de conexión a Internet y los racionamientos eléctricos, profesores y organismos internacionales se centraron en crear metodologías que permitieran a más niños seguir recibiendo clases desde casa

Papelógrafos, recolectas y programas de ayuda patrocinados por organismos internacionales, fueron parte de los mecanismos que se implementaron durante los últimos cuatro meses de este año escolar, un periodo marcado por la improvisación dada la irrupción repentina del covid-19. 

En El Diario presentamos un recopilación de las iniciativas con la que docentes, representantes y alumnos lograron sacar adelante sus últimos meses de clases a distancia. 

Micros radiofónicos 

A la red de escuelas de Fe y Alegría la suspensión de clases el 13 de marzo de este año los tomó por sorpresa. Sin embargo, antes de recibir lineamientos del Ministerio de Educación, ya representantes de la organización tenían trazado un plan para garantizar, en la medida de sus posibilidades, el acceso a la educación de todos los niños.

Radio de Fe y Alegría

Desde hace 45 años el Instituto Radiofónico Fe y Alegría lleva educación desde la radio a jóvenes mayores de 15 años de edad que no pudieron seguir asistiendo a clases presenciales. Una labor que han mantenido a lo largo de los años con algunos cambios. Por ello, en este contexto de pandemia, la radio fue una herramienta que puso a la orden la organización para llegar a estudiantes sin acceso a Internet y sin equipos tecnológicos. 

Fe y Alegría en la radio

25

son las emisoras con las que cuenta la red en todo el país

Noelbis Aguilar, directora del Programa Escuela de Fe y Alegría, comentó en exclusiva para El Diario, que los micros radiofónicos difundidos en sus emisoras durante estos mes fueron creados en base a guías pedagógicas que formaban parte del plan de enseñanza del año escolar 2019-2020. La atención central fue para niños de preescolar y primaria. 

“Innovamos con la incorporación de la radio para atender a los niños de preescolar y primaria porque son quienes requieren de mayor atención para la compresión estas guías. Las llevamos a un formato radial y a través de una manera interactiva y dinámica”, explicó. 

¿Qué temas incluyeron los micros?

-Lectura y escritura.

-Procesos lógicos matemáticos.

-Valores contextualizados a temas de interés que se están viviendo en la actualidad: el cuidado a la vida, el derecho a la vida y a la educación, etc.

-Campañas de prevención contra el covid-19.

Con la implementación de estos micros radiofónicos los niños más vulnerables pudieron seguir recibiendo clases, incluidos aquellos que no forman parte de la red de escuelas. En el próximo período escolar que iniciará distancia la red de escuelas planea seguir emitiendo material educativo.

Papelógrafos y guías para sortear la cuarentena

A los docentes la falta de condiciones para afrontar la modalidad de educación a distancia los preocupó desde el momento en que se decretó la suspensión de clases presenciales. Por ello, tomaron la decisión de implementar mecanismos que permitieran llegar a estudiantes en condiciones vulnerables.

En el Colegio Virgen Niña de Casalta II –en Propatria– los profesores comenzaron a desplegar papelógrafos en las afueras de la institución con las tareas previstas para la semana, esto permitió que los representantes se acercaran a las escuelas, copiaran las indicaciones y luego regresaran a entregar los portafolios. Otro método fue la entrega de guías directamente a los padres, cuidando las medidas de bioseguridad. Así lograron llegar a estudiantes de la comunidad que no tenían otros métodos para acceder a la educación. 

Papelógrafos

Los mecanismos implementados en el Colegio Virgen Niña de Casalta II fueron replicados en instituciones de todo el país, especialmente en zonas rurales donde el acceso a Internet y la señal de telecomunicaciones es más precaria. 

La ayuda de Unicef

Desde hace varios años el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef)– y su oficina en Venezuela- es uno de los organismos que trabaja para crear condiciones que permitan a los niños y adolescentes asistir a las aulas pese a las crisis que vive el país. Al inicio del año escolar 2019-2020, esta oficina inició un programa en conjunto con Fe y Alegría llamado “Todos y todas a la escuela” que consistió en la entrega de insumos escolares a miles de niños y niñas de escuelas públicas y subvencionadas en los estados de Miranda, Distrito Capital, Anzoátegui y Táchira.

La intención de la entrega de kits escolares es que los estudiantes y maestros tengan los materiales didácticos y recreativos que les permitan impulsar el aprendizaje en las aulas de clase. Estos incluyen: un bolso escolar con útiles de aprendizaje esenciales como cuadernos, lápices y creyones.

En este contexto de pandemia por covid-19, Unicef redobló sus esfuerzos para ayudar a que los menores siguieran accediendo a la educación.

Como respuesta, Unicef apoyó en la reproducción de materiales didácticos para maestros y alumnos a fin de garantizar la continuidad de la educación bajo la modalidad de aprendizaje a distancia. También apoya en la complementación del programa de alimentación escolar que ya tenían vigente desde comienzos del año escolar 2019-2020.

Celulares para los docentes 

En esta modalidad de educación a distancia, los estudiantes no fueron los únicos con dificultades, los docentes también tuvieron que sortear obstáculos, uno de los más recurrentes fue la falta de equipos tecnológicos. 

Solo en la red de escuelas de Fe y Alegría, 58% de los profesores de su plantilla no contaba con un dispositivo para comunicarse con sus alumnos y enviar asignaciones, por ello Unidos en la Misión–programa que es parte de la fundación de los Jesuitas en Venezuela– lanzó la campaña “Maestros al Teléfono” con la intención de dotarlos con celulares y así mejorar los procesos de enseñanza.

La meta es recaudar fondos que permitieran  la compra de 1.000 teléfonos para ser entregados a los docentes en condiciones más críticas. 

En el próximo año escolar la modalidad de educación a distancia se mantendrá, por lo que esta iniciativas continuarán funcionando en pro de garantizar que los más vulnerables sigan formándose académicamente.

Noticias relacionadas