El lanzador venezolano y el puertorriqueño Francisco Lindor aterrizan en La Gran Manzana, a cambio del venezolano Andrés Giménez, el dominicano Amed Rosario y los prospectos Josh Wolf e Isaiah Greene | Foto: @Indians

Recuperarse de un tratamiento por leucemia, para consolidarse como uno de los abridores más consistentes de la Liga Americana, fue la proeza que concretó Carlos Carrasco el curso antepasado con los Indios de Cleveland. Ahora el lanzador venezolano se muda a la Liga Nacional, con destino hacia La Gran Manzana.

Los Mets de Nueva York anunciaron este 7 de enero la incorporación de “Cookie” Carrasco y del campocorto puertorriqueño Francisco Lindor, a cambio del venezolano Andrés Giménez y el dominicano Amed Rosario (ambos jugadores del cuadro). Además, de los prospectos Josh Wolf (lanzador derecho) e Isaiah Greene (jardinero).

Se trata del primer movimiento que hacen los Mets desde que Steve Cohen compró la franquicia en noviembre de 2020, con la promesa de incrementar el gasto. Además, los Indios aligeran la masa salarial de su nómina, al desprenderse de Lindor (19.500.000 de dólares al año) y Carrasco (12.000.000 de dólares).

“Cookie” posee un registro vitalicio de 88-73, con efectividad de 3.77, 195 aperturas y 1.305 ponches en 242 juegos durante su carrera de 11 años en la MLB. Desde 2015, está empatado en el 10° lugar en la Gran Carpa con más lauros (69). Es 11° en ponches (1.001) y 15° en efectividad (3.54 – mínimo 800 entradas).

En tanto, Lindor es uno de los peloteros más completos de las Grandes Ligas. Debido a su poder con el madero, velocidad en las piernas y habilidad con el guante. Su salida de Cleveland deja el camino libre para el desarrollo de cuatro prospectos venezolanos: Brayan Rocchio, Gabriel Rodríguez, Aaron Bracho y Gabriel Arias.

Trayectoria de Carlos Carrasco

Foto: USA TODAY Sports

Carrasco, de 33 años de edad, debutó en el mejor beisbol del mundo en julio de 2009, cuando los Filis de Filadelfia lo traspasaron a los Indios de Cleveland. En septiembre de 2011 se sometió a una operación de Tommy John​ y regresó a los terrenos de juego en abril de 2013.

Tommy John​: Cirugía que consiste en reconstruir el ligamento colateral ulnar del codo. Se denomina así en honor al exlanzador Thomas Edward John, a quien se le practicó este procedimiento en 1974.

El barquisimetano vivió su mejor momento en 2017: lideró la Liga Americana con marca de 18-6 y 3.29 de efectividad en 32 aperturas. Por primera vez en su carrera lanzó en 200 innings. De hecho, se convirtió en el pitcher número 84 en la historia de Las Mayores en conseguir una entrada inmaculada (tres ponches en nueve lanzamientos.

Su carrera tuvo un punto de inflexión en junio de 2019, cuando se apartó de la plantilla del equipo tras anunciar que padecía una grave afección sanguínea. Al mes siguiente, Carlos Carrasco confirmó en una entrevista que lo diagnosticaron con leucemia, por lo que se mantendría alejado de los montículos.

Pero “Cookie” jamás se rindió. Luego de varias presentaciones de rehabilitación en las sucursales de ligas menores de Cleveland, regresó al diamante de las Grandes Ligas el 1° de septiembre de ese año, en el estadio Tropicana Field, casa de los Rays de Tampa Bay. Allí fue ovacionado por la banca y la fanaticada de ambos equipos.

Reconocimiento a su labor

Foto: AP

Independientemente de que en 2019 solo pudo desempeñarse como relevista y sus números no fueron los mejores en comparación con sus otras temporadas, a Carrasco lo premiaron como el Regreso del Año de la Liga Americana, en reconocimiento a su lucha contra la leucemia y su vuelta a la acción.

El serpentinero derecho se convirtió en el segundo venezolano en obtener este reconocimiento. Su único precedente era Andrés Galarraga, quien recibió el Regreso del Año en 1993 con los Rockies de Colorado y en 2000 con los Bravos de Atlanta. Casualmente tras superar un cáncer linfático en 1999.

Carrasco no solo fue condecorado con el Regreso del Año en la Liga Americana, sino que también se convirtió en el primer venezolano en ganar el Premio Roberto Clemente, el cual es otorgado al jugador que destaca por su carácter admirable y sus contribuciones caritativas a la sociedad.

Foto: MLB.com

El barquisimetano fue seleccionado entre 30 peloteros, uno por cada equipo de la MLB, gracias a sus acciones para ayudar a pacientes que padecen cáncer. Entre sus labores benéficas, aparecen donaciones a venezolanos migrantes en Cúcuta. Así como a más de 70.000 familias de bajos recursos en África, continente al que viajó para ayudar de manera presencial.

Pese a que terminó con récord negativo (3-4) en 2020, “Cookie” fue el séptimo lanzador más dominante de la Liga Americana (2.91 de efectividad en 12 aperturas) y el sexto con más ponches (82 en 68.0 episodios). En la campaña que está por comenzar jugará para los Mets de Nueva York, franquicia que conquistó su último anillo de Serie Mundial en 1986.

Noticias relacionadas