• Miles de personas tomaron camino desde Honduras con la esperanza de llegar  Estados Unidos. Es otra caravana migrante que se enfrenta hoy día a las calamidades de la pandemia. Foto: Sandra Sebastian

La primera caravana migrante de 2021 salió el  13 de enero de Honduras con destino a Estados Unidos, pero las autoridades de Guatemala y México han cerrado los pasos fronterizos para evitar nuevos focos de contagio de covid-19. El periodista salvadoreño Óscar Martínez explicó para El Diario las razones de la migración forzada en Centroamérica. “Aquí la mitad de la gente huye y la mitad de la gente emigra. La gente que huye no se quería ir necesariamente, sino que recibieron una amenaza, agarraron lo poco que tenían, cruzaron una frontera con Guatemala, luego otra con México y empezaron a subir hacia el norte”, dijo. Miles de personas toman sus pocas pertenencias, un tapabocas rasgado por el uso, para caminar por todo el continente y cumplir, siquiera, el sueño de seguir con vida. 

El 15 de enero de 2021 4.500 personas salieron de la terminal de transporte de San Pedro Sula, a 180 kilómetros de Tegucigalpa, capital de Honduras, para recorrer 260 kilómetros hasta la frontera con Guatemala. A través de las redes sociales el grupo de migrantes logró reunirse para abogar por asilo político en Estados Unidos. Sin embargo, las autoridades guatemaltecas dieron luz verde a las fuerzas del orden público para reprimir con garrotes, gases lacrimógenos, entre otros utensilios, a los migrantes cercanos a la frontera.

Foto: Luis Echeverría

La información de la policía de Guatemala establece que ya han devuelto más de 600 migrantes. México, por su parte, advirtió que no daría paso a la caravana migrante y dispuso de 500 oficiales de la fuerza pública para retener a los caminantes. Estados Unidos, sitio predilecto para aquellos que llevan consigo una mochila en las espaldas, comunicó que todas las leyes migratorias puestas en práctica en los últimos años siguen vigentes. “Incluyendo las restricciones por el paso fronterizo, las expulsiones inmediatas debido al covid-19 y los protocolos de protección al migrante”, comentó Edgar Ramírez, agregador del Departamento de Seguridad Nacional en la embajada de Estados Unidos en México.

https://twitter.com/usembassyhn/status/1349710426456653824?s=20

El gobierno de Guatemala decretó “estado de prevención” en siete departamentos (estados), los cuales mantienen el mayor flujo de migrantes, para evitar el paso de los caminantes y las aglomeraciones. Uno de los requerimientos establecidos por la administración del presidente Alejandro Giammattei son los resultados negativos de las pruebas de PCR. Ante esto, uno de los migrantes entrevistado por France 24 comentó: “Apenas tenemos para comer, ¿cómo creen que vamos a pagar estas pruebas?”. 

Respuesta de México y Guatemala ante la caravana

La respuesta de Guatemala, México y Estados Unidos ante la aglomeración de la caravana migrante ha sido represiva. El “estado de prevención”, para el activista hondureño Ismael Moreno, es una estrategia para reprimir, amenazar y extorsionar a los miles de hondureños que buscan un futuro mejor. 

Foto: Esteban Biba

El huracán Iota, que llegó a las costas hondureñas y guatemaltecas a mediados del mes de noviembre de 2020, junto a la pandemia son las dos grandes razones para la depresión económica y la falta de empleo en Honduras. Además, la violencia del narcotráfico y las pandillas es otra de las grandes razones para la migración forzada de la población hondureña. 

Encuentro entre la policía y la caravana migrante

Este domingo, 17 de enero, la caravana migrante se encontró con un cordón policial en el kilómetro 177 de Vado Hondo, Chiquimula, Guatemala. Los funcionarios estaban armados con garrotes, escudos de protección y bombas lacrimógenas para evitar el paso. Las políticas actuales contra los migrantes, sobre todo por el contexto pandémico, ha dificultado el camino de los mismos para llegar a Estados Unidos. La encrucijada de los caminantes es continua y no parece existir una respuesta concreta.

https://twitter.com/lahoragt/status/1350805478280986624?s=20

La caravana está conformada por 9.000 personas que se han unido, desde la noche del miércoles, en todo el camino. Asimismo, el Instituto Guatemalteco de Migración reportó la existencia de varios heridos, tanto de la fuerza pública como del grupo de migrantes, después de la represión. 

El grupo de migrantes pudo entrar a Guatemala el viernes en la noche, al pasar clandestinamente por el control fronterizo El Florido, ubicado en Chiquimula, a 200 kilómetros de la capital de Guatemala. Sin embargo, esa misma noche la policía guatemalteca acordonó la zona para evitar el paso de los migrantes que se encuentran en este momento varados en el punto fronterizo. 

La caravana migrante decidió en horas de la mañana de este domingo romper con el cordón policial y continuar su camino, pero la respuesta del gobierno y de las instituciones de migración ha sido negativa. “No pueden pasar y no van a pasar”, dijo el director del Instituto Guatemalteco de Migración, Guillermo Díaz.

Foto: Sandra Sebastian

“Es imposible que puedan continuar su ruta. Ya pudieron probar y no fue posible pasar. Las personas que ya pasaron ya fueron detenidas. Los invitamos a que regresen a su lugar de origen”, agregó Díaz frente a la multitud de migrantes.

Existen más de 20 puntos de control desplegados desde la frontera Honduras-Guatemala hasta la frontera Guatemala-México. La decisión de Guatemala, junto a México y Estados Unidos, es no dejar pasar al grupo de migrantes, pero el grupo de caminantes, escapando de la violencia y la falta de oportunidades, no está dispuesta dar un paso atrás en su camino. 

Noticias relacionadas