• A mediados de febrero de este año, parte del personal de salud venezolano comenzó a ser vacunado con la Sputnik V. Algunos especialistas comentaron al equipo de El Diario cómo fue su experiencia luego de recibir las dosis

“Me encontraba dudoso respecto a la administración de la misma (vacuna), en vista de que no existían estudios fidedignos respecto a sus efectos adversos y la inmunidad que otorga”,  esa era la percepción del doctor Daniel Collet, residente de segundo año de Medicina Interna del Hospital Militar Universitario “Dr. Carlos Arvelo” sobre la vacuna Sputnik V. Así también lo percibía el cirujano Wilfredo García,  porque “hubo controversia, debido a que fue una de las primeras vacunas y no se conocía mucho de ella”.

La opinión que tenían estos médicos venezolanos sobre la vacuna rusa era similar a la de la comunidad científica internacional, debido a que existía poca información desde que el instituto estatal Gamaleya, anunciara en agosto del 2020 que se encontraba desarrollando una vacuna contra el coronavirus.

Foto: EFE

El doctor García aclaró que esas dudas se fueron disipando gracias a las publicaciones de revistas científicas. Como el caso de la revista británica The Lancet, que avaló que la Sputnik V crea anticuerpos, que posee una efectividad del 91,8% . Para garantizar la inmunización deben ser suministradas dos dosis con un lapso de 21 días entre las inyecciones.

Otras de las fuentes que utilizaron los médicos para informarse al respecto fueron las publicaciones periódicas de la Sociedad Venezolana de Infectología y la Sociedad de Medicina Interna.

En el caso de Collet,  también recurrió la revista The New England Journal Of Medicine y revisó los portales médicos como UpToDate y MedScape que “reportaron el grado de efectividad, porcentaje de inmunidad adquirida según cada dosis, estudios realizados en la vacuna y efectos adversos”.

El 13 de febrero de este año, llegó a Venezuela el primer lote de la Sputnik V: 100.000 dosis. Luego el 6 de marzo arribó al país el segundo cargamento con la misma cantidad de vacunas. 

Llegada de la Sputnik V a Venezuela
Foto: Prensa Presidencial

El régimen de Nicolás Maduro aseguró que ambos lotes serían destinados para los trabajadores del área de la salud.

En Venezuela actualmente están disponibles dos vacunas: La Sputnik V de origen ruso y Sinopharm de procedencia china.

El 1 de marzo llegó el primer cargamento de la vacuna china, contenía 500.000 dosis. El ministro de salud del régimen, Carlos Alvarado, dijo que la Sinopharm estará dirigida para 250.000 personas: personal de salud, maestros y pacientes que se encuentren en las pesquisa en casa a casa. A partir del 8 de marzo, empezaron a vacunar a los profesores.

La logística para inyectar la vacuna rusa

“La prioridad era vacunar al personal activo del hospital, la logística consistió en utilizar una sala completa de hospitalización para realizar la jornada” ,  así lo indicó la doctora Érika Luzardo (*), quien trabaja en un centro de salud público en el oeste de Caracas.

La médico explicó que el hospital no es un centro centinela, pero cuenta con una Unidad de Cuidados Intensivos  (UCI) covid-19 y triaje respiratorio para atender a los pacientes que padecen esta infección.

En el caso del Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño, sede donde trabaja el doctor Wilfredo García, tampoco es un centro centinela pero han recibido casos de covid-19.

Tanto la parte administrativa como la dirección del hospital se encargaron de buscar la vacuna. En el momento cercano a la jornada de vacunación se nos avisó. Durante el primer día se seleccionó a una cierta cantidad de personas, que fue el caso de los residentes. Luego en el segundo día, la jornada se dividió por servicios de acuerdo a quienes están más y menos expuestos al virus”, relató el cirujano en entrevista para El Diario.

Agregó que el proceso de vacunación fue bastante rápido y organizado. “Formaron equipos de trabajo, había mesas organizadas por número de cédula, edad y especialidad. Ellos nos anotaban los datos para preparar el cartón de vacunación y nos inyectaban la primera dosis”.

En el Hospital Militar “Dr. Carlos Arvelo”, la logística para la jornada de vacunación fue distinta.

“Se elaboraron listas con el personal médico para recibir de forma organizada la vacuna. El primer día vacunaron a los servicios de Maxilofacial, Otorrinolaringología y Oftalmología”, explicó el doctor Daniel Collet, en entrevista para El Diario. Acotó que la prioridad que tuvieron esas especialidades fue por el contacto directo de la región productora de aerosoles.

Los síntomas esperados

Dolor de cabeza (cefalea), dolores musculares (mialgias), malestar general y fiebre son los síntomas frecuentes que pueden surgir luego de aplicar cualquier vacuna. Con la Sputnik V no fue la excepción.

Sin embargo, la aparición de estas reacciones varía en cada persona. El doctor Daniel Collet tuvo malestar general, fiebre y cefalea, mientras que el cirujano Wilfredo García solo manifestó dolor de cabeza y mialgias.

La doctora Luzardo indicó que presentó dolor de cabeza y enrojecimiento en la zona del brazo vacunado. Posteriormente tuvo dolores musculares en la espalda y le dio fiebre.

García resaltó que conoce colegas vacunados que no presentaron ningún síntoma, que es otro escenario posible.

Irregularidades

A pesar de que el régimen de Maduro aseguró que las 200.000 dosis de la vacuna rusa están destinadas exclusivamente para el personal de salud, los hechos están señalando otra realidad.

El gremio de la salud ha denunciado irregularidades con el proceso de vacunación en Venezuela. Mauro Zambrano, dirigente sindical de hospitales en Caracas, le dijo a El Diario que no se cuenta con la información de cuántas vacunas asignaron a cada hospital.

“Si tienes la oportunidad de vacunarte, hazlo”

García y Collet  están a la espera de su segunda dosis de la vacuna rusa. Mientras que la doctora Luzardo recibió la última vacunación el 17 de marzo.

“El compuesto de la vacuna Sputnik V es similar a las otras conocidas: Moderna, AstraZeneca, Pzifer, Jonhson&Jonhson. Me siento seguro y protegido, pero eso no quiere decir que voy a descuidar las medidas de bioseguridad, expresó García.

Collet coincide con el doctor Wilfredo sobre no bajar la guardia durante la pandemia. “El mayor porcentaje de inmunidad se adquiere tras la segunda dosis y aun así, existe riesgo de contagiarse. Sin embargo, me siento moderadamente más tranquilo ya que la existencia de la vacuna disminuye, así como otras, las posibles complicaciones de la enfermedad”.

A pesar de que ya está ocurriendo una vacunación global contra el covid-19, existe temor sobre los efectos secundarios que puede ocasionar una de esas inyecciones.

“La mayoría de los estudios apoyan que vacunarse trae más beneficios que riesgos. En este momento estamos en una situación bastante crítica. Creo que la prensa ha demostrado que esta segunda ola, si la podemos llamar así, del covid-19 es bastante agresiva. Ahora, vacunarse es la mejor alternativa que tenemos para disminuir las consecuencias de la infección”, resaltó el cirujano Wilfredo García.

El doctor Collet dijo que “si tienen la oportunidad, háganlo, sigue siendo una indicación individualizada según cómo se encuentre cada persona al momento de la vacunación. De momento si cuentan con esa opción, vacúnense con Sputnik V”.

Foto: Cortesía

“Lo más responsable y lo mejor en este momento es vacunarse. Ya el hecho de que las instituciones médicas de credibilidad venezolana lo estén recomendando debe darnos seguridad”, expresó Luzardo.

También recordaron el credo para protegerse del virus: distanciamiento social, lavarse constantemente las manos, utilizar tapabocas al salir y evitar aglomeraciones para disminuir el riesgo de infección.

(*) El nombre de Érika Luzardo es un nombre ficticio para proteger la identidad de la doctora entrevistada.

Noticias relacionadas