• El anuncio del IVSS de la selección de los adultos mayores que serán vacunados a través del sistema Patria generó rechazo en redes sociales, pero también muchas preguntas. El Diario responde algunas interrogantes sobre la forma en que el régimen de Maduro emplea la plataforma para el control social

El régimen de Nicolás Maduro recientemente generó polémica en Internet, luego de recibir acusaciones de utilizar el sistema Patria para seleccionar a las personas de la tercera edad que recibirán la vacuna contra el covid-19, como parte de la primera fase del Plan Nacional de Vacunación.

La alerta surgió luego de que el Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS) anunció en su cuenta oficial de Twitter que utilizará la plataforma digital oficialista para convocar a las personas que serán beneficiadas. Del mismo modo, a través de grupos de consejos comunales, se insta a la población mayor de 60 años a mantener activas y actualizadas sus cuentas de Patria.

La primera jornada, bajo esta nueva modalidad, empezó este viernes 9 de abril en la sede del Concejo Municipal de Baruta, estado Miranda, donde 500 adultos mayores formaron parte de un plan piloto de inmunización. De acuerdo con la presidenta del organismo, Georgette Topailán, las personas fueron elegidas a través de un sorteo por el sistema Patria y contactadas por mensaje de texto. Ese mismo día, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) informaron la suspensión de la vacunación para los trabajadores de la Salud del Hospital Vargas, en Caracas.

Si bien el plan de vacunación del régimen cumple el criterio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de priorizar al personal sanitario y personas de la tercera edad, el mecanismo empleado para escoger a los beneficiados obliga tácitamente a los adultos mayores a estar registrados en la plataforma del régimen. Este hecho, además de generar rechazo en un sector de la población por considerarlo un acto de discriminación política, también causó confusión entre muchos internautas, que un primer momento afirmaron que solo se vacunará a las personas con carnet de la patria, documento que a pesar de estar estrechamente relacionado al sistema Patria, son completamente diferentes.

¿Qué es el carnet de la patria?

Carnet de la patria y sistema patria: cuatro preguntas para entender sus diferencias y alcance
Foto: Cortesía

El 18 de diciembre de 2016 Nicolás Maduro anunció la creación del carnet de la patria como un mecanismo para conocer la situación socioeconómica de los venezolanos, administrar ayudas y llevar un control de los beneficiarios de los programas sociales gubernamentales conocidos como misiones. Para ello contó con el apoyo del gobierno de China y la empresa tecnológica ZTE, encargada de crear los códigos QR de cada tarjeta.

Las jornadas de emisión del documento empezaron el 20 de enero de 2017. Aunque su solicitud hasta el momento es completamente voluntaria, en un principio se desplegó un aparato de propaganda desde el régimen, que se encargó de promocionar todos los supuestos beneficios y utilidades que tendría, incluso como un potencial sustituto del documento de identidad oficial del país, la cédula (lo cual no ocurrió). Igualmente, durante sus primeros días existieron denuncias de coacción por parte de consejos comunales e instituciones públicas para forzar a sus vecinos y empleados a inscribirse. De acuerdo con cifras del propio régimen, para diciembre de 2020 habían más de 20 millones de venezolanos con carnet de la Patria.

Además de reflejar los mismos  de las principales características del carnet de la patria es el código QR de su reverso, el cual es utilizado para múltiples tareas, desde pagar servicios públicos, hasta registrar el uso de programas sociales como las bolsas de comida otorgadas por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). De igual modo, en sus principios también funcionaba como llave de acceso para el sistema Patria.

Mientras el régimen de Maduro ha calificado la medida como una “política de protección social única en el mundo”, desde la oposición y diferentes organizaciones no gubernamentales se ha denunciado su uso como un mecanismo de control social que permite al Estado tener acceso a información personal del usuario. También han denunciado que promueve la exclusión de la población que no esté afiliada, al ser obligatorio el uso del carnet para comprar gasolina regulada o recibir el pago de la pensión, en el caso de los jubilados.

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunció en su informe de 2019 sobre la situación humanitaria de Venezuela que el carnet de la Patria se ha convertido en un instrumento político por parte del régimen de Maduro. Señala que el documento, es empleado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para discriminar y controlar a la población.

La lista de personas beneficiarias de estos programas es manejada por las estructuras locales del partido oficial (el PSUV), en vez de por las instituciones gubernamentales. Las personas entrevistadas reportaron que los integrantes de estas estructuras locales monitorean la actividad política de las personas beneficiarias”, resalta el informe.

¿Qué es el sistema Patria?

Casi en el paralelo con el nacimiento del carnet de la patria, el régimen de Maduro habilitó el portal patria.org.ve como plataforma digital para que el usuario se registre y cree toda una base de datos con su información socioeconómica y las misiones sociales de las que se beneficia. 

Aunque en un principio se requería el uso del código y serial del carnet de la patria para ingresar, actualmente ya no es obligatorio. Para registrarse sin carnet, solo se debe completar el formulario y colocar un código de confirmación que será enviado al número de celular. Una vez creado el usuario, solo se necesita el número de cédula y la contraseña previamente creada para entrar al sistema.

Carnet de la patria y sistema patria: cuatro preguntas para entender sus diferencias y alcance
Formulario de registro del sistema Patria. Foto: Cortesía

En el sistema Patria el usuario puede ingresar datos sobre su núcleo familiar, las personas con las que vive, así como información socioeconómica como sus ingresos mensuales, ocupación, nivel de estudios o las condiciones de su vivienda. Todo esto con el fin de saber si la persona registrada requiere ayudas económicas especiales o prioridad en alguna de las misiones sociales, como la José Gregorio Hernández, en el caso de las personas con discapacidad. En el caso de la compra de gasolina regulada, la persona también debe dar información sobre su vehículo y número de placa.

El régimen de Maduro frecuentemente utiliza el sistema Patria como base de datos para obtener información de la población, a la vez que realiza allí encuestas para conocer cuál es estatus de sus políticas. Con la llegada de la pandemia de covid-19 a Venezuela, se habilitó un formulario en el cual el usuario reportaba sus síntomas en caso de sospecha de contagio. También se creó a finales de 2020 una opción para realizar el XV Censo Nacional de manera remota, donde el usuario llena por su cuenta la planilla normalmente hecha por los censistas.

La plataforma dispone de opciones exclusivas para personas que forman parte de organizaciones como consejos comunales, CLAP o brigadas de calle o milicianos. Allí pueden gestionar información de los grupos registrados en sus comunidades o tener acceso a mecanismos de articulación con las autoridades locales. También existe un registro especial para tuiteros, donde puede obtener remuneraciones por cumplir “logros” al posicionar etiquetas a favor del régimen.

¿Para qué sirve el Monedero de Patria?

Una de las opciones más utilizadas dentro del sistema Patria es el Monedero. Funciona como una billetera virtual donde el usuario recibe pagos por parte del Estado y los puede transferir a su cuenta bancaria. 

El monedero es la base de una de las políticas más notorias del régimen de Maduro desde la creación del sistema: los bonos. Con el lanzamiento del carnet de la patria, comenzó también el pago de ayudas económicas para sortear la emergencia humanitaria compleja. Los bonos se han caracterizado por tener nombres asociados a festividades como Semana Santa, Navidades o el Día de la Independencia. También han sido nombrados por la situación política del momento, como el “bono de guerra económica” o el “quédate en casa”. 

Bono jueves
Foto: Cortesía

Existen algunos bonos exclusivos como el “Simón Rodríguez”, que se deposita solo a docentes, o el “Amor mayor”, para jubilados. También es conocido que la disponibilidad de bonos no siempre cubre el total de personas afiliadas a Patria, por lo que es común que algunas personas no reciban la ayuda. Los usuarios registrados, pero sin carnet, de plano rara vez son beneficiados con los bonos.

En agosto de 2018, luego de la reconversión monetaria que dio pie al bolívar soberano, el régimen anunció la implementación de un mecanismo para ayudar a las empresas del sector privado a realizar el pago de nóminas con la nueva moneda, a través de depósitos por el sistema Patria. Esto no solo significa que muchos empleados debieron registrarse en la plataforma para cobrar sus sueldos, sino que debían colocar información sobre sus lugares de trabajo. La experiencia fue repetida en 2020 como parte del plan del vicepresidente para el Área Económica, Tareck El Aissami, para apoyar a las pequeñas y medianas empresas a sobrellevar las pérdidas financieras causadas por cuarentena y evitar recortes de personal.

El dinero depositado en el sistema no solo puede transferirse a la cuenta bancaria del usuario o de algún familiar, sino que puede usarse directamente para pagar servicios públicos afiliados como gas, electricidad, telefonía fija e Internet, como también para hacer recargas de saldo para telefonía celular como Movistar, Movilnet y Digitel.

¿Qué es el código QR y cuáles son sus funciones?

Foto: Cortesía

Los códigos Quick Response, o QR, son matrices de módulos que al ser leídas por celulares o lectores especiales dan acceso rápidamente a una aplicación. Operan bajo el mismo principio que los códigos de barras, pero con la diferencia de que se trata de cuadros con información personalizada de una app, página web, perfil de red social o archivo en Internet. Sus aplicaciones pueden ir desde servir como enlace para intercambiar contactos o ampliar el contenido de un cartel, hasta como sistema para el comercio electrónico.

En el caso del carnet de la patria, este mecanismo sirve como llave para acceder a toda la base de datos que el régimen de Maduro almacena a través del sistema Patria. También funciona a la inversa, y permite a las autoridades registrar y controlar todas las actividades que el usuario ejecuta con la tarjeta.

El código QR del carnet suele ser escaneado por los consejos comunales y empresas del Estado con el fin de llevar el control de a qué personas se les entregan beneficios como la bolsa CLAP, o los perniles y juguetes navideños. También es escaneado en las estaciones de servicio para cuántas veces se surte a un vehículo y si excede o no el límite de gasolina regulada permitido por mes.

También se puede usar el código como llave para acceder a la aplicación veQR, desarrollada por el régimen para gestionar trámites en instituciones públicas, retirar los bonos económicos recibidos, pagar servicios, consultar información sobre mercados u operativos sociales en la comunidad, entre otras funciones.

Otra app desarrollada bajo el mismo principio es Billetera Móvil. Permite al usuario utilizar su monedero virtual del sistema patria como cuenta bancaria, con la cual puede realizar transferencias, pagos y consultas. Igualmente, convierte el carnet de la Patria en una suerte de tarjeta de débito, utilizando su código QR como método de pago en organismos del Estado y locales afiliados.

De este modo, aunque el código permite al usuario usar su carnet de la patria para gozar de todas las políticas sociales y beneficios que ofrece al Estado, ocurre a cambio de permitir que el régimen acceder a toda su información personal y vigilar sus movimientos. El propio Nicolás Maduro, en alocuciones públicas, ha bromeado diciendo que gracias al carnet puede saber cuántas personas hay en una sala o cuántas mujeres están embarazadas, según reseñó en julio de 2017 un reportaje de la agencia EFE.

Carnet de la patria y sistema patria: cuatro preguntas para entender sus diferencias y alcance
Puntos rojos para el escaneo del carnet de la patria en elecciones. Foto: Cortesía

Durante la campaña para las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de 2017, Maduro prometió a sus seguidores un bono especial a través del carnet de la Patria para toda persona que votara en los comicios. Aunque el anuncio no fue una invitación explícita a favor del oficialismo, organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA) han calificado como una severa irregularidad que el escaneo del carnet de la patria para cobrar el bono fuera manejado por afectos al régimen y militantes del PSUV, en toldos instalados a pocos metros de los centros de votación.

El uso de los denominados “puntos rojos” para llevar listas de los votantes ha sido una denuncia histórica por parte de los comandos de campaña opositores, incluso desde los tiempos del difunto expresidente Hugo Chávez. Sin embargo, con la llegada del carnet de la Patria, la influencia de estos puestos ha sido clave en cada una de las elecciones convocadas en Venezuela desde 2017. De acuerdo con lo reseñado por EFE, más que la motivación por el bono, lo que impulsa a los venezolanos a votar es el miedo a represalias si su carnet de la patria no es escaneado en los puntos rojos, pues su abstención quedaría registrada en la base de datos gubernamental, operada en ese momento por el partido del régimen.

La coacción de votantes a través del carnet de la Patria es una de las razones por las que organismos como la OEA, Estados Unidos, el Grupo de Lima y la Unión Europea han cuestionado la transparencias de los últimos comicios electorales realizados en el país, y la eliminación de este mecanismo forma parte, entre otras, de la lista de garantías que coaliciones de oposición como el Frente Amplio han exigido para volver a participar en elecciones.

El director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (Cepyg-UCAB), Benigno Alarcón, advirtió en una entrevista a El Diario, realizada a principios de marzo de 2021, que una de sus mayores preocupaciones era la instrumentalización por parte del régimen de Maduro de las vacunas con fines de control social y político de cara a las elecciones regionales y municipales programadas para finales del año. El uso del sistema Patria para seleccionar a las personas que serán inmunizadas, aún cuando se trate de un plan piloto, parece apuntar hacia esas sospechas.

Noticias relacionadas