• El cohete se lanzó el pasado 29 de abril con el objetivo de llevar un módulo para la futura estación espacial de China

Después de un descenso sin control y lleno de incertidumbre, los restos del cohete chino Long March 5B cayeron durante la noche del sábado 8 de mayo en el océano Índico, al oeste del archipiélago de Maldivas.

La mayor parte de los restos se desintegraron al colisionar con la atmósfera, poniendo fin a las especulaciones sobre si su regreso a la Tierra podía causar daños. El cohete Long March 5B se lanzó la semana pasada para llevar un módulo de la futura estación espacial de ese país.

Los detalles

Los restos del cohete chino ingresaron a la atmósfera a las 02:24 GMT ( 10:24 pm del sábado hora Venezuela) según informaron autoridades chinas. El reingreso también lo confirmó el Escuadrón 18 de Control Espacial de Estados Unidos.

La mayor parte de los componentes del cohete se desintegraron al ingresar a la atmósfera terrestre, así lo informaron medios estatales chinos.

Las coordenadas señalan que el objeto impactó en el océano Índico, al norte del archipiélago de Maldivas, ubicado al sudoeste de Sri Lanka y a 600 kilómetros de la India

A pesar de las preocupaciones de varios países de que los restos del cohete cayeran en alguna zona poblada, los expertos aseguraron que era muy probable que impactaran en el océano.

El Long March 5B viajó sin control a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora y tardó en completar una vuelta a la Tierra en una hora y media. Debido a este descenso no controlado, varios países del mundo expresaron su preocupación, como Estados Unidos, y mantuvieron una vigilancia constante a la actividad del cohete.

Jorge Lomba, jefe del departamento de Espacio del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) de España, explicó a Efe que las probabilidades de que los restos del cohete cayeran en espacio terrestre eran muy baja y que había mayor posibilidad de que impactara en algún punto de los paralelos 41,  con mayor probabilidad en el océano Atlántico, seguido del Pacífico y del Índico.

El Long March 5B tenía una masa estimada que oscilaba entre las 17 y las 21 toneladas y un tamaño de unos 30 metros, lo que lo convirtió en uno de los mayores trozos de escombros en regresar a la atmósfera, por esta razón se mantuvo la vigilancia continuada.

Durante este sábado el cohete recorrió espacio aéreo de países de América Central, del sur, África y Asia. El viernes, el gobierno de China hizo declaraciones en torno al impacto del cohete, luego de un largo silencio.  «La mayoría de los componentes (del cohete) se quemarán y destruirán al entrar en la atmósfera», aseguró el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin.

Su paso por Venezuela

A las 8:15 pm de este sábado 8 de mayo el cohete chino cruzó territorio venezolano por segunda vez en su descenso a la atmósfera. El aparato ingresó por el estado Amazonas, se visualizó por los estados Bolívar y Delta Amacuro, continuando su recorrido hacia el océano Atlántico con dirección a Portugal y parte de Europa.

Noticias relacionadas