• El 16 de junio la compañía de lencería femenina anunció que realizará cambios en su imagen y forma de llegar a las mujeres

La empresa de lencería Victoria’s Secret dio un paso en la inclusión cambiando la orientación de su marca y diciendo «adiós» a las reconocidas supermodelos Angels. Los costosos desfiles, que se empezaron a celebrar en 1995, pasaron a la historia con su última edición de 2019. 

Ese último evento se realizó bajo la irrupción del movimiento #MeToo en Estados Unidos y además se dio a conocer que el anterior director ejecutivo de la empresa tenía vínculos con el magnate Jeffrey Epstein, acusado de abuso a menores de edad. En ese contexto, la empresa se propuso reinventarse, iniciando por cancelar su famoso evento anual. 

Aunque la compañía todavía genera millardos de dólares en ventas, el cambio cultural impulsado por el #MeToo generó que Victoria’s Secret fuera perdiendo aceptación y popularidad. Además, de enfrentarse a la competencia que cada vez se apoderaba más del terreno al brindar a las mujeres ropa interior cómoda y adaptada a sus necesidades. 

No podría estar más encantado de liderar el trabajo que va a refrescar el posicionamiento de la marca para hacerla más relevante, más exclusiva, más consistente con la actitud y el estilo de vida de la mujer moderna. Nos estamos moviendo desde lo que quieren los hombres a lo que quieren las mujeres”, afirmó Martín Warers, director ejecutivo de Victoria’s Secret en febrero de este año.
Victoria's Secret supermodelos
Foto cortesía

¿Cómo trabajará ahora Victoria’s Secret? 

La compañía conocida por sus modelos decidió apuntar al cambio positivo y dejar de apoyar los patrones de belleza que se habían establecido; para darle paso a las causas vitales de las mujeres. Es por ello que crearon la campaña VS Collective, en la que en vez de trabajar con modelos, lo harán con activistas que tengan propósitos icónicos. 

Aunque quizá el cambio llegué considerablemente tarde, en comparación con otras marcas como Valentino y Versace, Victoria’s Secret de ahora en adelante apuntará a la diversidad, aceptación y al body positive para brindar una imagen más real de la mujer. 

Victoria’s Secret no descarta retomar la idea del desfile anual, aunque en una versión renovada. Waters, en una entrevista para The New York Times, aclaró que en estos momentos no ve que las supermodelos «Angels sean culturalmente relevantes».

Los rostros de VS Collective

El objetivo de estas mujeres es ser embajadoras de la marca y servir como una voz nueva para crear contenido atractivo e inspirador; así como programas en apoyo a las causas que son vitales. Desde hace algunos meses en la cuenta de Instagram de Victoria’s Secret ya no destacan solo supermodelos, sino que se refleja la diversidad física de las mujeres. 

Estos son los nuevos rostros de la marca: 

Adut Akech, una sudanesa de 21 años de edad. Es modelo desde 2016 y tiene estatus de refugiada, además, trabaja en pro del bienestar mental para las mujeres.

Amanda de Cadenet, una inglesa que se desempeña como periodista, fotógrafa y defensora de la igualdad. Tiene 49 años de edad. 

Priyanka Chopra-Jonas. Con 38 años de edad se ha desenvuelto como actriz, productora y empresaria. En sus inicios fue también modelo y ganó el título de Miss Mundo en el año 2000. 

Paloma Elsesser es una modelo británica curvy (de tallas grandes) de 29 años de edad. También es fiel defensora del body positive

Valentina Sampaio, actriz y activista LGBTIQ+ brasileña de 24 años de edad. Es reconocida por ser una de las primeras modelos transgénero en la industria. 

Megan Rapinoe, futbolista profesional estadounidense de 35 años de edad. Es activista y defensora de los derechos del colectivo LGBTIQ+ y ganó dos veces la Copa Mundial Femenina de Fútbol. 

Victoria’s Secret se une así a otras marcas como Falabella, Inditex, H&M y Calvin Klein, que adaptaron su publicidad e imagen al estilo diverso y al body positive.

Noticias relacionadas