• La espera por la segunda dosis del fármaco ruso se hace cada día más larga en Venezuela, en medio de la desinformación por parte del régimen. Sin embargo, expertos consideran que el efecto de la primera dosis no se perderá por el retraso de la segunda. Foto: EFE

Parte de la población que ya recibió la primera dosis de la vacuna Sputnik V contra el covid-19 en Venezuela entre mayo y junio espera ansiosamente por la segunda dosis. Al aplicarse la primera vacuna les dijeron que volvieran en mes y medio, pero cuando lo hicieron les aplazaron la cita un mes más. 

El laboratorio Gamaleya y el Fondo Directo de Inversión Rusa informaron inicialmente que el intervalo entre ambas dosis puede extenderse hasta 90 días sin afectar su eficacia. Por este motivo varios de los países que adquirieron estas vacunas retrasaron la aplicación de la segunda dosis. 

No obstante, ese plazo ya se venció en algunas naciones y aún no llegan los fármacos restantes. Ese escenario podría repetirse en Venezuela. 

Incertidumbre por la falta de segundas dosis 

El sector salud venezolano condenó que no se le ofrezca información oficial y veraz por parte del régimen de Nicolás Maduro a la ciudadanía con respecto al programa de vacunación nacional. 

Desde que comenzó el proceso los gremios de salud han solicitado al régimen de Nicolás Maduro y al Ministerio de Salud que le informen a la población todos los detalles sobre las vacunas adquiridas, cómo se desarrollaría el cronograma de inmunización y hacer notificaciones oficiales sobre cambios en el calendario. 

En el proceso de vacunación definitivamente ha imperado la improvisación. Lo lógico es que si una persona recibe la primera dosis ya debería tener programada y asegurada la segunda; y si hay un cambio en el intervalo se les debe informar a las personas de manera oficial”, dijo Jaime Lorenzo, director de Médicos Unidos de Venezuela, en entrevista para El Diario.
¿Qué pasa si se cumplen los 90 días de retraso de la segunda dosis de Sputnik V en Venezuela?
Foto: Efe

El médico explicó que la falta de comunicación referente a la vacunación es contraproducente porque causa angustia e incertidumbre en la población. Agregó que algunas personas podrían desarrollar odio o rechazo a la vacunación, un proceso fundamental para combatir la pandemia por covid-19. 

“Venezuela es uno de los pocos países en los que la gente cree en la vacunación y el movimiento antivacunas es casi imperceptible. Lo que están logrando es que la gente se llene de rabia y de angustia hacia la vacuna y ella no es la culpable. Por eso tienen que informar por qué ocurrió el retraso, asumir sus errores de planificación y dejar ese manejo político e ideológico de la enfermedad”, detalló. 

¿Qué dice Rusia sobre el retraso?

Alexander Gintsburg, director del Instituto Gamaleya, negó el 9 de julio que la extensión del intervalo entre ambas dosis esté relacionado con un retraso de las entregas a los países compradores.

Por el contrario, aseguró que esta espera fue una decisión de los gobiernos de cada país con base en los estudios de Gamaleya. Según los desarrolladores, está garantizada una inmunidad mayor con un intervalo cercano a los 90 días. 

En ese mismo comunicado informó que ese plazo podría extenderse hasta 180 días y seguir siendo efectiva. Sin embargo, expertos médicos venezolanos están escépticos ante este anuncio. 

Retrasar más la segunda dosis implica que la persona que recibió la primera estará más tiempo sin la cobertura completa que recomienda el laboratorio. Además, puede que la respuesta inmunológica no sea la más óptima, pero eso no invalida que la primera dosis haya creado algunos anticuerpos en el organismo”, señaló Huniades Urbina, secretario de la Academia Nacional de Medicina, en entrevista para El Diario.

Rumores sobre capacidad insuficiente de producción 

Además de Venezuela, países como Argentina, Bolivia y Guatemala se han visto afectados por el retraso de las segundas dosis de la Sputnik V. Ante estos escenarios, algunos medios de comunicación han asegurado que esta escasez se debe a falta de capacidad de producción en Rusia. 

Autoridades de México ya habían expuesto este problema en el mes de mayo. “Al paso de los meses se desfasó la cantidad de primeras dosis que se lograron fabricar con respecto a la cantidad de segundas dosis”, dijo Hugo López-Gatell, subsecretario de salud de ese país.

¿Qué pasa si se cumplen los 90 días de retraso de la segunda dosis de Sputnik V en Venezuela?
Foto: Referencial

Pablo Sigal, periodista de El Clarin de Argentina, también denunció esta falla. Argumentó que por ese motivo Rusia comenzó a promover el uso de la vacuna Sputnik Light de una sola dosis. 

El gobierno de Argentina estableció una serie de negociaciones para lograr la producción de segundas dosis en ese país. El 26 de junio, el presidente de los laboratorios argentinos Richmond, Marcelo Figueiras, anunció que oficialmente se producirá el segundo componente de la vacuna Sputnik V en esa nación.

El 22 de julio, el diario Página 21 de Argentina informó que el país recibiría insumos para fabricar 1.700.000 segundas dosis. 

¿Existen alternativas ante otro retraso?

El director de Médicos Unidos aseguró que especialistas venezolanos, dentro y fuera del país, están pendientes de cualquier información referente a la vacuna Sputnik V para estudiar alternativas para los ciudadanos. 

“La principal alternativa es discutir si realmente esa ampliación de tiempo no trae problema. Es importante que no dejen de aplicarse la segunda dosis para que las vacunas cumplan con la promesa de eficacia con la que fueron lanzadas al mercado”, detalló Lorenzo. 

Una segunda posibilidad sería aplicar otra dosis de un laboratorio distinto. Esto ha ocurrido con las vacunas de Pfizer/BioNTech y AstraZeneca y la respuesta inmune es mucho mejor. Sin embargo, todavía no hay estudios disponibles sobre cruces con la vacuna Sputnik V, por lo que se desconoce si alguna otra marca será compatible.

Se están buscando las alternativas, pero lamentablemente podría pasar que la vacuna compatible no sea bien recibida por el Estado y no se permita su ingreso al país. Sabemos que estas decisiones no se toman en beneficio de los ciudadanos sino desde una visión ideológica y política”, lamentó el vocero del sector salud.

Lo que debe saber la población 

Huniades Urbina señaló que la población debe saber que el efecto de la primera dosis no se perderá por el retraso de la segunda. “El organismo tiene una función llamada ‘memoria inmunológica’. Es decir, que ya debe haber hecho alguna respuesta de anticuerpos con la primera vacuna”. 

Aclaró que esto no garantiza una protección alta, por lo que esa población aún es vulnerable ante el covid-19. Añadió que el plan de vacunación nacional ha sido muy lento y Venezuela es una de las naciones con porcentajes más bajos de inmunización en Latinoamérica. 

El vocero de la Academia Nacional de Medicina pidió a la población mantener la calma ante la espera por la segunda dosis y no sucumbir ante la incertidumbre. 

Foto: Efe
No caigan en ofertas engañosas ni vayan a lugares donde les ofrezcan la vacuna paga o gratuita. Nadie en Venezuela tiene autorización para aplicar las vacunas más que el Ministerio de Salud, así que quien les ofrezca esto los está estafando”, agregó.

Por último, instó a los ciudadanos a seguir cumpliendo con las medidas de bioseguridad. El uso de tapabocas, distancia física y evitar aglomeraciones en espacios cerrados es indispensable hasta que se alcance un porcentaje de al menos 70% de la población vacunada. 

Noticias relacionadas