• Medios de comunicación, sitios web y usuarios de las redes sociales abordaron la propaganda política de la Dirección General de Contrainteligencia Militar; muchos consideran que delata su inestabilidad interna y otros creen que es una especie de amedrentamiento. Foto: @javiermayorca

En la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda –mejor conocida como La Carlota– en Caracas, la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) colocó una valla gigante con una fotografía del exmandatario Hugo Chávez, acompañada de una frase que incentiva a la “lealtad” hacia el régimen que dejó en Venezuela. 

La propaganda política puede observarse desde la autopista Francisco Fajardo, –renombrada autopista Gran Cacique Guaicaipuro por el régimen de Nicolás Maduro en octubre de 2020–, y en ella se lee: “Es tiempo de lealtad”. 

Diversos medios de comunicación han abordado la noticia. Por su parte, el periodista Javier Mayorca también publicó la novedad en su cuenta de Twitter. Su colega y locutor José Domingo, por medio de la misma red social, preguntó: “¿La fidelidad que ha sido comprada con dinero puede ser vencida por el dinero?”. 

DGCIM

Es una organización de contrainteligencia militar en Venezuela, cuya sede principal está en la parroquia Petare del estado Miranda. El organismo está destinado a contrarrestar los planes de inteligencia y espionaje que se perpetren contra el régimen, además de garantizar, junto con el resto de los cuerpos armados, la seguridad nacional.

Las reacciones ante la valla de la DGCIM

Además de los medios informativos, varios sitios web difundieron la información y la mayoría expresó su rechazo al respecto. De igual manera sucedió con los usuarios de las redes sociales, quienes consideran, en líneas generales, que delata la inestabilidad interna del organismo. Otros creen que es una especie de amedrentamiento. 

“Cuando se pide algo es porque no se tiene”. “La lealtad no se ruega ni se impone, se otorga libremente a quien la merece”. “¿Lealtad al robo?”. “Traidores siempre, leales nunca”. Estos son algunos de los comentarios que se pueden leer en las publicaciones sobre la valla de la DGCIM.

“En una tiranía y dictadura no existe la lealtad, lo que ellos llaman así son intereses y beneficios personales que se inclinarán al mejor postor”. “Esta valla esconde un mensaje, la falta de lealtad acarrea cárcel, tortura y muerte”, son otras de las opiniones en la red social.

Asimismo hay quienes defienden a la DGCIM y al régimen venezolano, pero es menor la cantidad de estos comentarios.

La DGCIM y su forma de actuar 

Este miércoles 28 de julio, el Observatorio Nacional de Derechos Humanos (ONDDHH) recordó la detención “arbitraria” del controlador aéreo Derbys Rodríguez por parte de la DGCIM a mediados de 2020, tras diferir nueve veces su audiencia preliminar. 

“Rodríguez fue detenido por funcionarios de la DGCIM en su lugar de trabajo, la Torre de Control del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía. Actualmente, se encuentra recluido en el Rodeo II”, dijo el ONDDHH. Hoy cumple 418 días detenido. 

Un caso similar fue el de el sargento 1° Víctor Ignacio Rodríguez, quien fue detenido por funcionarios de la DGCIM el 12 de diciembre de 2019 en el estado Barinas. “Durante su traslado y ya estando en la sede de la DGCIM, Boleíta, sufrió torturas y tratos crueles”, afirmó el Observatorio Nacional de Derechos Humanos. 

En julio de 2021, Provea –organización no gubernamental que defiende y promueve los derechos humanos– denunció que algunos miembros de la DGCIM y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) detuvieron “arbitrariamente” a Jairo Pérez, un dirigente social de la parroquia La Vega, Caracas. En marzo, Pérez había sido detenido por la Policaracas después de protestar debido a la falta de agua en la comunidad Los Mangos de esa misma parroquia. 

Noticias relacionadas