• Las imágenes de la celebración entre Rojas y Peleteiro tras el récord mundial impuesto por la atleta venezolana marcaron los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Las deportistas entrenaron juntas bajo la tutela de Iván Pedroso, en España

La atleta Ana Peleteiro se convirtió en la tercera mujer española que gana una medalla olímpica en atletismo. Su desempeño la llevó a obtener la medalla de bronce en triple salto, triunfo que se sumó al orgullo de compartir el momento en el que la venezolana Yulimar Rojas ganó la medalla de oro y rompió récord mundial con un registro de 15,67 metros. 

Las imágenes de la histórica celebración entre Peleteiro y Rojas dieron la vuelta al mundo. Con gran euforia las atletas se abrazaron y saltaron por el triunfo de la campeona venezolana, el cual marcó un hito en los Juegos Olímpicos.

Las deportistas se conocen desde 2016, año en el que Yulimar comenzó a entrenar con el exatleta cubano Iván Pedroso, quien la invitó a instalarse con él en Guadalajara, España, para su preparación, lo que la llevó a compartir con Ana.

Foto: Juegos Olímpicos de Tokio 2020

La carrera de Ana Peleteiro

La atleta española marcó dos récords de España sucesivos con un registro de 14,77 y 14,87, lo que la llevó a colgarse la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio.

El 3 de marzo de 2019, en el Emirates Arena de Glasgow, Peleteiro logró un título europeo bajo techo que vino acompañado de un nuevo récord de España (14,73), borrando de las listas el de Carlota Castrejana.

La agencia de noticias EFE reseñó que siete años antes la gallega había sido campeona del mundo júnior en Barcelona. En el lapso de apenas un año se había colgado dos medallas de bronce: una en los Mundiales bajo techo y otra en estos Europeos de Berlín.

“Su sangre africana, como le gusta resaltar, pero sobre todo el gen competitivo que le ha transmitido su entrenador, Iván Pedroso, han hecho de ella una soberbia competidora, capaz de sacar lo mejor de sí misma en las grandes ocasiones”, detalla EFE.

Peleteiro se inició en el atletismo a los seis años de edad en las escuelas de Ribeira. Allí los destacados exatletas  María José Martínez Patiño y Carlos Adán apreciaron sus incipientes cualidades.

La atleta logró ser subcampeona gallega infantil de cross, no obstante, quedó de manifiesto que su futuro estaba en los saltos horizontales.

Luego de los Mundiales júnior de Barcelona, Ana se estancó durante casi cuatro años, hasta que conoció a Iván Pedroso.

Foto: EFE.

Entrenamiento con Pedroso

El exatleta cubano ha entrenado a figuras mundiales del triple como la venezolana Yulimar Rojas, actual campeona del mundo, y el portugués Nelson Évora, quien fue campeón olímpico en Pekín 2008, y ahora es compañero sentimental de Peleteiro. 

Bajo la tutela de Pedroso, la altleta gallega mejoró su potencia y la velocidad, unas de sus grandes virtudes. 

“Cuando empecé con él (Pedroso) pesaba 60 kilos, en los Mundiales de Londres del año pasado 59 y ahora estoy por los 57 y medio. Me he esforzado en estar ligera de peso, cuidando mucho la alimentación”, explicó Peleteiro.

Según EFE, su incorporación al grupo de Pedroso le dio la pausa necesaria para recuperar la disciplina en el trabajo. “Yo era muy vaga, hacía lo justo. Ahora no, si puedo hacer un poco más, lo hago”, indicó.

Ana Peleteiro y Yulimar Rojas

La medallista de bronce de triple salto señaló que aunque no vive con Yulimar, la ve todos los días y conoce todo lo que ha trabajado y padecido para tener hoy la recompensa con su récord mundial. 

“Ella también sabe lo que he trabajado y sufrido, por lo tanto estamos felices una por la otra. Ella bate el récord del mundo en el quinto salto, yo no lo iba a poder disfrutar de la misma forma, para mi su triunfo fue un regalo”, dijo en el programa de deportes español El Larguero

Foto cortesía

Durante una conferencia de prensa el 2 de agosto, Ana enfatizó que seguirá entrenando para cada día estar más cerca y ser su mejor versión. 

“No me veo superando el récord de Yulimar. Ella es Godzilla y yo un chihuahua. Puedo ser igual de peligrosa, pero no me veo batiendo ese récord ni de cerca, hay que ser realista y coherente”, dijo Peleteiro.

Sin embargo, indicó que si logra conseguir otra medalla de otro color en otro momento estará bien.

“La medalla es lo más, pero conociéndome quiero más. Es la ración perfecta de gominolas para dar a un niño, pero me quedo con hambre. No me conformo con nada, este bronce me deja con ganas de más”, comentó Peleteiro.

La atleta aspira a ser campeona olímpica y enfatiza que nada es imposible si se trabaja duro para llegar a la meta.

Noticias relacionadas