• México aceptó albergar las negociaciones que buscan mejorar las condiciones políticas de Venezuela. Estás se realizarán entre el 12 y 15 de agosto de 2021

Entre el 12 y 15 de agosto de 2021 se llevará a cabo un nuevo proceso de negociación entre el régimen de Nicolás Maduro y dirigentes de la oposición venezolana. Ese sería el quinto se que ha realizado hasta la fecha, con cuatro anteriores fallidos.

En el encuentro se va a discutir sobre las condiciones electorales, un cronograma electoral amplio para el periodo 2022-2024, ayuda humanitaria, sanciones, licencias y derechos humanos, de acuerdo con el periodista especializado en análisis político y electoral Eugenio Martínez.

El especialista explicó en una columna de El Diario que el tema de la vacunación se discutirá en una mesa técnica. Esto para no complicar conversaciones que ya de por sí son difíciles. 

México, sede de negociación

El jueves 5 de agosto el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que su país aceptó albergar las negociaciones entre el régimen de Maduro y la oposición de Venezuela.

“Me acaba de informar el secretario de Relaciones Exteriores (Marcelo Ebrard) que, como propuesta de Noruega, se propone que México sea sede para llevar a cabo estas negociaciones. Nosotros hemos aceptado porque buscamos el diálogo”, expresó el mandatario en una rueda de prensa.

Foto: EFE

El pasado 22 de julio Maduro comentó que aspiraba a que las negociaciones con la oposición empezaran en agosto en México, lo cual no se confirmó hasta casi 15 días después. Además, señaló que espera la participación de Estados Unidos.

Señaló como uno de sus objetivos que la oposición renuncie “por escrito y de palabra viva” a la “violencia y al llamado al intervencionismo”.

Posición de México

Pese al conflicto político y la crisis humanitaria que atraviesa Venezuela, el gobierno de López Obrador ha defendido no inmiscuirse en los asuntos internos de ninguna nación, basándose en los principios de no intervención y de autodeterminación de los pueblos estipulados en la Constitución mexicana.

De acuerdo con EFE, desde su llegada a la presidencia en diciembre de 2018, López Obrador asumió una postura de equidistancia, a menudo criticada por otros países, frente a la crisis venezolana.

México siempre apostó por el diálogo entre los grupos políticos venezolanos. “El país ha sido sede de diversos diálogos de reconciliación entre grupos políticos de diversos países, en ese sentido el de Venezuela se ubica como parte de esta tradición”, contó a EFE el especialista en relaciones internacionales del Tecnológico de Monterrey, Gustavo Montiel.

Encuentros que buscan definir la agenda de negociación

De acuerdo con Eugenio Martínez, que los encuentros comiencen el 12 de agosto en México, de forma oficial y formal, no significa que las partes no se han estado reuniendo en Caracas en las últimas semanas.

Aseveró que, de hecho, han sido constantes los encuentros entre Gerardo Blyde (líder del grupo negociador de la oposición) y Jorge Rodriguez (cabeza del régimen) para intentar definir la agenda de este nuevo proceso de negociación.

Sostiene que antes de evaluar las posibilidades de éxito del quinto proceso de diálogo, vale la pena analizar cómo llegan las partes a esta nueva negociación.

“La situación de la oposición es compleja y no solo por los distintos grupos que la componen y la forma en la que se interrelacionan sus agendas políticas. Acordar qué hacer con el gobierno interino y especialmente con la figura de Juan Guaidó a corto y mediano plazo es, tal vez, lo único que en este momento une a los distintos grupos de la oposición”, precisó.

Participantes de la oposición

Partidos del G4: Voluntad Popular, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia.

Representantes de los cuatro grandes partidos de la oposición de Venezuela acudirán al diálogo en nombre de la llamada “plataforma unitaria”. Esto de acuerdo con fuentes opositora que consultó EFE.

No obstante, no se conoce si estará representado el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles; tampoco el exvicepresidente segundo de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) Stalin González, quienes ya sostuvieron negociaciones con el régimen en 2020.

Extraoficialmente se conoció que el grupo negociador estará compuesto por: Luis Emilio Rondón (Un Nuevo Tiempo), Roberto Enriquez (partidos minoritarios), Luis Aquiles Moreno (Acción Democrática), Tomás Guanipa (Primero Justicia). La única mujer del grupo será la diputada Mariela Magallanes. 

Las fuentes aseguraron que el equipo del presidente interino, Juan Guaidó, está completamente dispuesto a acudir.

Debemos hacer los esfuerzos para que el proceso de negociación que está por iniciar logre un acuerdo, Venezuela lo necesita. Con condiciones para elecciones libres y justas y garantías para todos”, aseveró Guaidó en su cuenta de Twitter.

Guaidó reiteró que la emergencia que vive Venezuela es insostenible y los venezolanos claman una solución.

Foto: EFE

Delegación del régimen

Martínez detalló que en el grupo negociador del régimen de Nicolás Maduro no estarán presentes representantes directos de Diosdado Cabello ni Vladimir Padrino López. 

“Le tocará ahora a Maduro lidiar con las exigencias no solamente de su base política, que tal vez es una de sus últimas prioridades, sino con las demandas de normalidad del alto mando político, militar y los grupos económicos que lo acompañan en el poder”, precisó el especialista.

Comentó que el proceso de negociación en México pudiera servir para pactar salidas honrosas para ambos líderes. No obstante, ese punto no se encuentra en la agenda, debido a que ambos grupos acuden sin estar convencidos en el mecanismo de diálogo como estrategia para resolver la crisis que afronta el país.

Negociaciones previas

Los intentos anteriores de llegar a acuerdos fallaron. El más reciente tuvo lugar en Noruega y Barbados en el año 2019. La oposición e integrantes del régimen de Nicolás Maduro asistieron a finales del mes de mayo para negociar la salida de la crisis política que atraviesa el país. 

Luego de siete rondas de negociaciones formales en Oslo y Barbados, el diálogo entre los representantes del régimen y la oposición fracasó a mediados de septiembre del mismo año.

El diálogo se había centrado en seis puntos: el levantamiento de las sanciones de EE UU, el restablecimiento de los controles y contrapesos constitucionales, las condiciones necesarias para que se celebren unas elecciones, los términos de una transición después de Maduro, la paz y reconciliación, y garantías postelectorales para ambas partes. 

Aunque ambas partes habían aceptado los términos en un principio, las negociaciones fueron suspendidas al no alcanzar acuerdos. 

En las próximas negociaciones, Noruega supervisará las conversaciones junto con las delegaciones de Rusia y Francia.

Noticias relacionadas