• Gustavo Carrasquel Parra, periodista ambiental y director general de Azul Ambientalista, alertó que el país sufrirá la pérdida de más ecosistemas y, sobre todo, la desaparición de zonas costeras producto del aumento del nivel del mar

Los científicos consideran que las temperaturas medias en el mundo seguirán subiendo debido al cambio climático. La preocupación no solo es por el calentamiento del planeta, sino también por las alteraciones, las precipitaciones y evaporaciones asociadas. 

Acerca de las predicciones más graves sobre los cambios que progresivamente afectarán la Tierra, Gustavo Carrasquel Parra, director general de la ONG venezolana Fundación Azul Ambientalistas, empieza comentado la situación ambiental en el país con esta oración: Venezuela no está preparada para enfrentar los efectos del cambio climático. 

“Las playas venezolanas están severamente afectadas por la actividad humana. Hace poco realicé una investigación en 16 cayos. No hubo una en la que no saqué menos de 500 palitos de chupeta. Ese plástico genera calor y la concentración de este material incide en la temperatura del ecosistema afectando directamente a los manglares y los corales marinos. No estamos preparados y no hay acciones para contrarrestar la contaminación”, indicó Carrasquel Parra. 

Contaminación en el Lago de Maracaibo | Foto: EFE

Actualmente se sabe que el clima global se verá afectado significativamente en el transcurso de este siglo como consecuencia de la concentración de gases invernaderos, lo cual también se manifiesta en alteraciones en las precipitaciones globales.

El impacto sobre los humanos también trae consecuencias como las inundaciones de terrenos costeros y ciudades, tormentas más intensas y extinción incontable de plantas y animales, así como el aumento de sequías, entre otras situaciones.

Algunos ecosistemas ya están en riesgo por el cambio climático. Muchos sistemas con capacidad limitada de adaptación, como Venezuela, están sujetos a riesgos muy altos. Mientras más sube la temperatura en la tierra, lo mismo sucede en el agua. 

“Estamos viendo y vamos a ver huracanes más agresivos y sequías que se prolonguen durante más tiempo en distintas partes del planeta. En el país, por ejemplo, se producen muchos microclimas. Estos suceden cuando hay sol y, de un momento para otro, empieza a llover. Eso depende de los niveles de condensación, las islas de calor y la falta de árboles por lo que termina siendo un fenómeno muy inestable”, comentó.

Contaminación en el Lago de Maracaibo | Foto: EFE

Carrasquel, también profesor y magíster en Educación Ambiental, explicó que en la región andina la temperatura aumentará más con respecto a otros países del mundo. Aclaró que tal efecto se produce debido a que se encuentran en el trópico, puesto que las temperaturas altas son más fuertes.

De acuerdo con el Primer Reporte de Cambio Climático en Venezuela, realizado en el año 2018, se espera que para 2060 el promedio de temperatura aumente entre 1ºC y 3.5ºC en diferentes zonas del territorio nacional. Si bien la entidad andina se verá impactada, Zulia será el estado con mayores registros.

Para finales del siglo estiman que la temperatura aumentará 23% en el Lago de Maracaibo.

Los arrecifes están muriendo

El aumento de la temperatura produce que el agua de los océanos se caliente,  lo que ocasiona que los arrecifes de coral mueran asfixiados por el calor. 

La vida marina de Venezuela se ha visto afectada por esta situación, pues las estimaciones de temperatura son superiores a 29ºC, lo que ocasiona el blanqueamiento y posterior muerte de los principales arrecifes coralinos de Venezuela.

Contaminación en el Lago de Maracaibo | Foto: EFE

Por ejemplo, al sur de Venezuela, en Los Roques, los arrecifes que cubrían el 60% del fondo marino ya no están y se estima que se ha perdido la mitad de esos corales. Lo mismo sucede en el Parque Nacional Morrocoy, en el estado Falcón. 

Un estudio realizado entre 1995 y 1999 alertó que en Playa Mero, la cobertura coralina cayó de 36,56 % a 4,84% debido a los derrames de petróleo en la zona. En la actualidad solo quedan nueve de las 26 especies coralinas identificadas.

El mar está absorbiendo las costas

Otro de los efectos del calentamiento global en el mundo es el incremento del nivel del mar. En Florida, Estados Unidos, científicos de la ONG Climate Central prevén que para el año 2100 una de cada ocho casas estarán bajo el mar. 

También estiman que 275 millones de personas en todo el mundo viven en áreas que eventualmente se inundarán luego de que en el planeta aumente 3°C. En el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), publicado el 9 de agosto de 2021, reiteró que el nivel del mar se elevará hasta dos metros para finales del siglo si la temperatura continúa elevándose. 

Foto: @AzulAmbientalistas

Las costas y archipiélagos venezolanos podrían estar en ese grupo, señaló el director de la ONG ambientalista.

Carrasquel también explica que 80% de la costa venezolana se considera “costa baja”, por lo que la problemática afectaría en mayor proporción. Para el año 2050 se espera que el aumento del nivel del mar se produzca en un promedio de 50 centímetros y para 2100 en un promedio cercano a un metro. 

“Esto es lo que trae como consecuencia es que las poblaciones costeras sean las comunidades más vulnerables por el cambio climático. El aumento del nivel del mar es un hecho. En salidas de campo en Playa Grande, Choroní, he visto cómo el mar se está comiendo la tierra. Y en el Lago de Maracaibo (Zulia) también lo hemos detectado. Aunque todavía sigue siendo leve, esto está sucediendo”, expresó el activista ambiental. 

Algunos puntos clave del informe del IPCC:

El calentamiento global está sucediendo y no se va a detener

El informe del panel intergubernamental indica que a menos que se asuman medidas inmediatas, el aumento de la temperatura a 1,5 o 2 grados centígrados es una realidad inminente.

Fueron viejas advertencias que nunca fueron escuchadas 

A pesar de la gran alarma mediática que ha logrado este informe, las advertencias propuestas por el mismo (y numerosos otros estudios) son ya de vieja data. 

La ONG Azul Ambientalista coincide que es poco lo que se puede hacer por el medio ambiente si no hay cultura ambiental entre los venezolanos. “Los daños seguirán sucediendo mientras que la gente no muestre interés por salvar lo que nos queda”, expresó Gustavo Carrasquel.

Sobreactividad humana

La emisión de gases invernaderos proviene de las actividades humanas. En tal sentido, el aumento de la temperatura en el planeta es responsabilidad de un sistema que ha degradado el ambiente con hábitos y dinámicas socioeconómicas que son insostenibles para la vida del planeta.

Venezuela y todo el mundo

Cada región del planeta se verá afectada por el aumento de la temperatura. 

Los fenómenos climáticos extremos se manifiestan en todos los países del mundo.  Para muestra hemos presenciado como en los últimos meses países de distintas latitudes han sufrido los embates del cambio climático. El panorama es que estos fenómenos serán más intensos y recurrentes en el futuro.

El clima será menos predecible y agresivo

El cambio climático no es solo el aumento de la temperatura, implica también la manifestación de muchos fenómenos climáticos que afectan y afectarán al planeta. 

Los especialistas pronostican sequías prolongadas y precipitaciones de mayor intensidad y duración. Además de olas de calor, inundaciones, deslaves, y otros fenómenos que formarán parte de las consecuencias del desequilibrio ambiental. 

Actuar para salvar lo que queda

Aunque este informe ha determinado la responsabilidad de las actividades humanas en el cambio climático, también señala que con acciones inmediatas se puede cambiar este panorama desalentador. 

En tal sentido, según la visión del IPCC, es necesario modificar urgentemente todos los patrones que han llevado a este escenario de crisis ambiental reduciendo el consumo de plásticos, la minería, así como la deforestación y la emisión de gases nocivos para la atmósfera y, sobre todo, informarse sobre lo qué está sucediendo en el planeta.

En Venezuela los planes de conservación y limpieza de las costas son liderados por las ONG no gubernamentales. No existen iniciativas oficiales que perduren en el tiempo, tampoco interés por frenar los impactos futuros a los ya golpeados parques nacionales y áreas protegidas. En cualquier caso, el principio de precaución por el avance del cambio climático obliga a los Estados a establecer medidas de control y programas de educación, aunque esto, según la visión de los expertos, es una opción improbable y hasta lejana que pueda ser replicada en Venezuela sin la debida cultura ambiental. 

Noticias relacionadas