• Con el desalojo de 10 mil personas del lugar, la FANB aseguró que la mina quedó totalmente inoperativa | Foto: @brosangely / Archivo

Un total de 10 mil personas fueron desalojadas de la mina ilegal “Bulla Loca”, que colapsó el pasado febrero en el estado Bolívar, informó el martes 23 de abril el jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Domingo Hernández Lárez.

A través de X, Lárez dijo que, con este desalojo, la FANB certifica “la total inoperatividad” de la mina, donde murieron, al menos, 16 personas y otras 36 resultaron heridas a causa del derrumbe, según un balance del gobierno, aunque el alcalde de la localidad, Yorgi Arciniega, habló de 30 decesos y unos 100 desaparecidos.

A pesar de que el Ejecutivo dijo haber enviado a “todo el equipo de Protección Civil”, algunos lancheros y pescadores se sumaron al trabajo voluntario de rescate y traslado de heridos desde que se produjo el derrumbe, según pudo constatar EFE en la localidad de La Paragua, ubicada a cuatro horas de navegación por el río de la mina.

Mina clausurada

Hernández Lárez informó que la mina quedó “clausurada y evacuada por violación al ordenamiento jurídico territorial de las reservas forestales en el estado Bolívar” —el más grande de Venezuela y parte de la Amazonía—.

Bolívar además es territorio conocido por su biodiversidad y áreas protegidas, entre ellas el Parque Nacional Canaima, Patrimonio de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Según el organismo, “el territorio de este parque abarca (…) tres millones de hectáreas cubiertas en un 65 % por tepuyes, montañas tabulares con características biogeológicas únicas que presentan un gran interés para la geología”, además de “escarpados farallones y cascadas –entre las que figura la más alta del mundo, con mil metros de caída– forman paisajes espectaculares”.

Las versiones del derrumbe de la mina

El 20 de febrero colapsó la mina Bulla Loca. El hecho dejó varias personas tapiadas y otros desaparecidos. Las imágenes del deslizamiento fueron difundidas a través de las redes sociales en la que varias organizaciones advirtieron sobre este desastre ambiental debido a la explotación ilegal de las tierras. 

En ese entonces, el periodista Fritz Sánchez detalló que el sector se encontraba bajo el control de una banda criminal de dos delincuentes que operan en la zona.

Sobrevivientes consultados por medios locales aseguraron que el colapso se pudo haber producido por un aumento de la actividad en la zona, además de las condiciones del terreno.   

El 23 de febrero, mineros que estuvieron presentes cuando la tierra cedió indicaron que el gobierno de Nicolás Maduro “miente” sobre el número de fallecidos tras el colapso de la mina, pues estiman que el número es mayor.

Con información de EFE

Noticias relacionadas