• El Comité Nobel elogió la labor de los reporteros que defienden la libertad de expresión como principio para una sociedad democrática

El Nobel de la Paz reconoció a la libertad de expresión e información con un premio a los periodistas María Ressa, de Filipinas, y Dmitri Muratov, de Rusia.

Ressa y Muratov fueron premiados “por sus esfuerzos para defender la libertad de expresión, condición previa para la democracia y la paz duradera”. El Comité Nobel elogió su lucha “valiente” y advirtió de las crecientes circunstancias adversas que enfrentan la democracia y la libertad de prensa.

Ganadores del Premio Nobel de la Paz

“La libertad de expresión es la mejor defensa de una sociedad contra la guerra y los conflictos. No hay democracia sin libertad de expresión”, afirmó en una rueda de prensa posterior al anuncio del premio la presidenta del comité, Berit Reiss-Andersen.

María Ressa y la investigación a la política antidrogas de Rodrigo Duterte

María Ressa, ganadora del Premio Nobel de la Paz
Foto: Red Internacional de Periodistas

María Ressa, de 58 años de edad, se ha destacado por la investigación de la controvertida guerra contra las drogas del presidente filipino, Rodrigo Duterte, así como por su labor contra las noticias falsas y la desinformación.

“Es un reconocimiento a las dificultades, pero también a la esperanza de que vamos a ganar la batalla por la verdad, la batalla por los hechos: no retrocedemos”, señaló Ressa en una conferencia virtual en la que se enteró del anuncio del Nobel de la Paz.

“Mi teléfono va a explotar”, señaló más tarde en una entrevista con Rappler, el portal digital que ella mismo fundó en 2012 con otros doce periodistas y que se ha convertido en uno de los medios de referencia en su país.

La veterana periodista, que trabajó para la cadena estadounidense CNN entre 1995 y 2005 y también colaboró con The Wall Street Journal. Señaló en la entrevista que el periodismo se encuentra en un momento crítico. Agregó que la inteligencia artificial es peligrosa para el periodismo por la «manipulación» que genera en las redes sociales.

Para Ressa “no hay mejor momento” para ser periodista y afrontar la desinformación mediante la investigación de hechos y poder «pensar despacio» en medio de la vorágine de información.

“El periodismo te pondrá a prueba mentalmente, intelectualmente, físicamente, moralmente”, señaló la reportera. Además, reconoció que Rappler no hubiera sobrevivido sin el apoyo recibido en los últimos cinco años de acoso por parte de las autoridades filipinas.

Ressa nació en Manila, pero pasó gran parte de su juventud en Estados Unidos, donde estudió en la Universidad de Princeton. Más tarde prosiguió sus estudios en la Universidad de Filipinas Diliman en su país natal.

Durante su época en CNN, fue corresponsal en Manila y Yakarta y se especializó en la investigación de las redes terroristas en el Sudeste Asiático. Escribió dos libros sobre Al Qaeda y Bin Laden.

Dmitri Muratov: un referente en la crítica independiente al gobierno ruso

Dmitri Muratov, ganador del Premio Nobel de la Paz
Foto: Mikhail Dzhaparidze

Dmitri Muratov es considerado como el patriarca de la prensa libre en este país desde la caída de la Unión Soviética como director del periódico Nóvaya Gazeta, el último bastión de la crítica independiente al Kremlin.

“Muratov es un gran hombre. No puede haber persona más digna en este país para un Nobel de la Paz. Nadie como él ha defendido, promovido y desarrollado la libertad de expresión en Rusia”, comentó a EFE Elena Miláshina, la reportera más laureada del periódico.

El nombre de Muratov, que el 30 de octubre cumplirá 60 años de edad, está vinculado estrechamente con Nóvaya Gazeta, cabecera que también había sido en varias ocasiones nominada al Nobel.

Muratov encabezó en 1993, dos años después de la desintegración soviética, el grupo de periodistas que abandonó el diario Komsomólskaya Pravda con un objetivo claro en mente: hacer un nuevo periodismo en línea con los nuevos vientos democráticos que corrían en el país.

Para ello, contaron con la inestimable ayuda del último dirigente soviético Mijaíl Gorbachov, que compró ocho ordenadores con parte del dinero que recibió como Nobel de la Paz, lo que permitió a Murátov y sus colegas lanzar la primera tirada de 1.000 ejemplares el 1° de abril de 1993.

Después de trabajar como corresponsal de guerra en la primera guerra chechena, en 1995 Murátov fue director del periódico. El periodista ejerció en el cargo hasta el día de hoy con la excepción de un paréntesis de dos años (2017-19).

Reporteros Sin Fronteras celebró el reconocimiento a la libertad de prensa

Reporteros Sin Fronteras (RSF) consideró este viernes que el Nobel de la Paz a la periodista filipina María Ressa y el ruso Dmitry Muratov es un homenaje al rol del periodismo y una llamada colectiva a la acción en su defensa.

Momento en el que la presidente del Comité Noruego del Premio Nobel de la Paz, Berit Reiss-Andersen, muestra una imagen en un teléfono móvil del Premio de la Paz | Foto: Efe

«Es una llamada a la acción para todos: para gobiernos, periodistas y sociedad civil. Y también una señal fuerte enviada a los depredadores de la libertad de prensa», dijo a EFE el secretario general de la ONG, Christophe Deloire.

«Tenemos dos sentimientos: uno de alegría, porque es un maravilloso homenaje a dos grandes periodistas y al periodismo en general, y otro de urgencia sobre la necesidad de defender el periodismo en un periodo en el que está atacado por todas partes» y debilitado por la desinformación y los rumores, añadió Deloire.

El periodismo, en su opinión, es «un factor de paz y de concordia civil», sin el cual «la humanidad no conseguirá afrontar los grandes desafíos».

«No nos tenemos que contentar con resistir. Debemos contraatacar», sostuvo el representante de esa organización con sede en París.

Ressa es miembro de la Comisión sobre Información y Democracia creada por RSF y alguien a quien el organismo ha apoyado en la cruzada legal lanzada en su contra tras destapar escándalos que atañen al presidente filipino, Rodrigo Duterte.

Novaja Gazeta es, según RSF, una de las pocas voces disidentes en Rusia. Este jueves, la ONG organizó un acto en distintas ciudades en homenaje de la periodista de esa redacción Anna Politkóvskaya, asesinada hace quince años, el 7 de octubre de 2006. 

Foto: Efe

El Instituto Internacional de la Prensa celebró el galardón para Ressa y Muratov

El Instituto Internacional de la Prensa (IPI), una red mundial de editores y propietarios de medios de comunicación, celebró este viernes la concesión del Premio Nobel de la Paz 2021 a la periodista filipina María Ressa y el ruso Dmitri Muratov.

En un comunicado, el IPI destacó la labor «fundamental» de ambos para garantizar la «prosperidad de la humanidad».

«Maria Ressa y Dmitri Muratov son ejemplos de esta profesión. Son, además, historias en sí mismas de las luchas a las que se enfrentan los periodistas cada día», dijo la presidenta del consejo ejecutivo del IPI, Khadija Patel.

El organismo, con sede en Viena, ve la entrega de este premio como una oportunidad para seguir luchando por garantizar la protección y mejora de los medios de comunicación a nivel mundial.

«Dmitri y Maria, esto es un reconocimiento al duro trabajo que habéis realizado. Es un reconocimiento a las luchas que enfrentáis, pero espero que también sea una señal de que vuestro valor no es en vano», añadió.

Foto: Efe

Patel también tuvo palabras de agradecimiento especial para Maria Ressa, miembro del Consejo Ejecutivo del IPI: «Estamos muy orgullosos de ti y estamos deseando celebrarlo contigo».

Con información de EFE.

Noticias relacionadas