• El CNE ratificó su decisión de denegar el cambio de apoyo de la MUD al candidato David Uzcátegui, pese a que la organización política se sustenta en el artículo 62 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales. Aun así, la tolda insiste en su solicitud, mientras enseña a la población a votar cruzado

A dos días de las elecciones regionales y municipales, sigue la disputa por la candidatura opositora en el estado Miranda. Este jueves 18 de noviembre, y en pleno cierre de campaña, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) introdujo un recurso jerárquico contra la Junta Nacional Electoral (JNE), subordinada al Consejo Nacional Electoral (CNE). Su solicitud, la misma desde hace una semana. Permitir el cambio de apoyo de la organización al candidato David Uzcátegui, tras la renuncia de su hasta entonces abanderado, Carlos Ocariz.

Hasta ahora la decisión de la JNE, presidida por Tania D’Amelio, ha sido inflexible. La rectora aseguró el 16 de noviembre en una entrevista a Unión Radio que Ocariz introdujo formalmente su renuncia a las 9:40 am del 12 de noviembre, cuando ya había finalizado el lapso de sustituciones. Agregó que la solicitud fue aceptada al ser un procedimiento sin fecha límite, pero el cambio de apoyo de la MUD fue rechazado por ser extemporáneo. Su declaración se contradice con la del rector Enrique Márquez, quien ese mismo día, también en entrevista a Unión Radio, confirmó que Ocariz sí había renunciado la tarde del día anterior. También con el documento mostrado por el propio ex candidato, el cual posee firma y sello de recibido el 11 de noviembre a las 10:00 pm.

Al preguntársele a Márquez, quien también es miembro de la JNE, sobre la posibilidad de flexibilizar el plazo, su negativa fue rotunda. «Queda a las fórmulas políticas adaptarse al cronograma, adaptarse a los dictámenes del árbitro y jugar de acuerdo a esas reglas», dijo. Por eso ahora el secretario general de la MUD, José Luis Cartaya, puso la impugnación ante la máxima autoridad del CNE, su presidente Pedro Calzadilla. Esto a pesar de que el propio Calzadilla ratificó días atrás la decisión de la JNE.

Ahora, con bajas expectativas de lograr el cambio por la vía legal, parece que la MUD llegará a los comicios del 21 de noviembre sin un aspirante a gobernador. En sus redes sociales el partido parece tranquilo, incluso optimista al respecto. Llaman a sus votantes a mantener el apoyo a la tarjeta de la manito, que aún sigue en la contienda en sus demás cargos a elegir.

¿Se puede cambiar una candidatura fuera de tiempo?

Foto: Cortesía

El CNE suele dar un plazo bastante amplio para hacer cualquier tipo de cambio o sustitución de candidaturas. La primera fase, que cerró el 22 de octubre de 2021, permitía modificaciones que aparecerían en la boleta electoral final; mientras que la segunda, que culminó el 11 de noviembre, era para cambios que no se verían reflejados en el tarjetón, pero sí en los votos.

Actualmente la MUD se ampara en el artículo 62 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales para apelar la medida. Allí se establece la obligación del CNE de garantizar la sustitución de un candidato tras producirse una falta absoluta. Esta puede ser por muerte, incapacidad o renuncia, siendo este último el caso de Ocariz. El texto también señala: “Cuando el tiempo en que se realice la sustitución resulte insuficiente para realizar el cambio en el instrumento electoral, los votos que se emitan en el mismo se acreditarán al candidato sustituto o candidata sustituta”.

Bajo este principio, ante la falta absoluta de Ocariz por su renuncia, la Unidad tiene derecho a sustituir su candidato, siendo David Uzcátegui su postulado oficial. Aun así, los rectores han insistido en que el lapso de sustituciones es hasta 10 días antes de la elección, por lo que no dieron lugar a impugnaciones.

Para el ex rector del CNE, Vicente Díaz, esto constituye una seria irregularidad por parte del ente electoral. En su cuenta de Twitter, indicó que el artículo 62 trasciende cualquier cronograma por más estricto que sea, pues no se puede restringir el derecho de los ciudadanos a votar por la organización política de su preferencia. 

Aplicar lapsos a las sustituciones por ausencia absoluta podría colocarnos en el absurdo de que si en un estado todos los candidatos por decisión propia no puedan o quieran seguir, el estado se quede sin gobernante y a todos los electores se les anule el voto”, escribió.

¿Qué pasará ahora al votar por la tarjeta de la MUD?

El actual sistema electoral está diseñado de manera que existen dos maneras de votar: el voto entubado y el voto cruzado. El primero resulta en una operación sencilla y rápida, pues al pulsar la tarjeta de un partido en la boleta se selecciona automáticamente como opción para todos los cargos. El segundo es más complicado, pues para escoger cada cargo por separado constantemente se debe regresar a la pantalla de inicio. Esto vuelve al proceso lento y difícil, especialmente para adultos mayores o personas que no entiendan bien el sistema.

Esto puede representar un serio problema para la MUD. Al estar procesada la renuncia de Ocariz, la casilla para el cargo de gobernador estará vacante en Miranda, aunque su nombre todavía figure en la lista. De igual modo, ninguno de los votos que sume la tolda irán a favor de Uzcátegui.

La situación llevó al candidato independiente en los últimos días a desentenderse de la Unidad, asegurando que todos los votos que recoja serán nulos. En cambio, ha centrado el cierre de su campaña en pedir a los opositores que concentren todos los sufragios en la tarjeta de su propio partido, Fuerza Vecinal (FV).

Las afirmaciones de Uzcátegui no son del todo ciertas. El periodista de El Diario y experto en temas electorales, Eugenio Martínez, explicó en su cuenta de Twitter que el único voto nulo que emitirá la tarjeta de la MUD será para el cargo de gobernador. Todas las demás postulaciones siguen siendo válidas y continuan habilitadas. Es decir, una persona que vote entubado por la MUD podrá elegir legalmente en los cargos municipales y de legislaturas estadales. Incluso aunque no escoja a ningún gobernador. En todo caso, Martínez recomienda el voto cruzado si lo que se busca es elegir en todos los cargos.

¿Cómo afecta esto a los demás candidatos dentro de la tarjeta?

Foto: Víctor Salazar / @Vaskdc

Es importante recordar que para esta convocatoria el CNE decidió fusionar tres tipos de elecciones: municipales, regionales y de parlamentos regionales. Por ese motivo, aunque toda la polémica actual parece centrarse en torno al cargo de gobernador, la MUD aún conserva intactas sus candidaturas para alcaldes, concejales y diputados al Consejo Legislativo del Estado Miranda (Clebm).

Aunque siguen en la carrera, en unos comicios con tantos puestos a elegir, la figura de gobernador resulta importante al ser la más atractiva para la captación de potenciales electores, favoreciendo a los demás a través del voto entubado. Por eso esta campaña se ha enfocado en darle mayor protagonismo a Uzcátegui, o a Héctor Rodríguez (Polo Patriótico). Incluso Ocariz, a pesar de haber declinado, se mantiene activo públicamente apoyando a los aspirantes a alcaldes en cada municipio.

Por ese motivo, si una persona prefiere votar por una tarjeta con candidato a gobernador, el voto entubado representaría un golpe fatal para los demás cargos invisibilizados por la naturaleza del sistema. Solo el voto cruzado masivo sería una opción viable para tener posibilidades de ganar. Esto ha sido aprovechado por Fuerza Vecinal en su discurso para acaparar toda la intención de voto. No solo beneficiaría a Uzcátegui, sino a todos sus demás abanderados locales.

De los 21 municipios de Miranda, solo ocho poseen un candidato unitario por acuerdo entre la MUD y FV. Estos son Baruta, Chacao, El Hatillo, Los Salias, Cristóbal Rojas, Plaza, Carrizal y Guaicaipuro. Aunque allí las posibilidades juegan a favor de los aspirantes a alcaldes, pues sumarán votos con ambas tarjetas, no ocurre lo mismo para concejales y diputados regionales, quienes compiten en listas separadas. De igual modo, en el resto de municipios, la carrera va dividida en todos sus niveles.

Originalmente la renuncia de Ocariz a su candidatura ocurrió en el marco de un proceso de negociación entre FV y la MUD para unificar criterios en todo Miranda. En su anuncio, el propio dirigente de Primero Justicia había asegurado que gracias a este acuerdo, se había logrado finalmente unir las planchas en 18 municipios. Sin embargo, tras la negativa del CNE de aceptar los cambios, FV simplemente prefirió mantener el apoyo a sus candidatos a alcaldes, omitiendo por completo el pacto.

Una alternativa

Uno de los municipios claves para la MUD-Miranda en estas elecciones es Sucre. No solo porque allí Ocariz fue alcalde por dos períodos (2008-2017), sino porque posee la mayor población electoral de todo el estado, con 486.151 votantes inscritos, de acuerdo a cifras del CNE.

La MUD apuesta en el municipio Sucre por Andrés “Chola” Schloetler, quien también posee el apoyo de Un Nuevo Tiempo (UNT), Convergencia y Movimiento Por Venezuela (MVP). Por el lado de Fuerza Vecinal, la candidata es Rosiris Toro, quien figura en casi todas las tarjetas que respaldan a David Uzcátegui como gobernador.

Sin embargo, parece haber una solución bastante factible para Schloeter, proveniente de un partido independiente. De acuerdo al sistema del CNE, el partido Puente tiene inscritos tanto a Uzcátegui en la Gobernación como a Schloeter en la Alcaldía, por lo que puede resultar una alternativa para votar entubado por ambos candidatos a la vez.

Se trata de una alianza única que solo ocurre en el municipio Sucre, y que pudiera beneficiar tanto al aspirante de la MUD, como al de FV y a las personas sin interés por el voto cruzado.

El voto cruzado: la esperanza de la Unidad

CNE elecciones parlamentarias
Foto: Cortesía

Una de las razones por las que Ocariz decidió renunciar a sus aspiraciones personales fue para formar un único frente contra el candidato oficialista Héctor Rodríguez, quien aspira a un segundo mandato. De acuerdo a múltiples encuestadoras, de haber un solo contrincante opositor en Miranda, tendría posibilidades de ganar hasta con el 60 % de los votos. Es decir, sería necesaria la suma de los potenciales votos de Ocariz y Uzcátegui para asegurar una hipotética victoria.

Por ese motivo, el voto nulo para gobernador (y por extensión, el voto entubado) sería contraproducente para la MUD, quienes si bien no apoyan públicamente a Uzcátegui, mantienen su pacto al verlo como la opción más sólida actualmente contra Rodríguez. En pocas palabras: deben apostar al voto cruzado para garantizar la elección del líder de Fuerza Vecinal en la Gobernación, pero sin descuidar a sus propios candidatos locales.

Previamente El Diario publicó una guía sobre cómo participar en los comicios del 21 de noviembre. Allí explica el procedimiento para sufragar de forma cruzada. Para hacerlo, basta con seleccionar la tarjeta por la que se desea votar, pulsar la casilla del cargo a sustituir (en este caso gobernador) en la pantalla final, lo que regresará al usuario a la boleta. Allí elige al candidato de su preferencia y automáticamente aparecerá en la pantalla junto a toda la oferta seleccionada anteriormente. Tras comprobar que cada cargo corresponde al partido deseado, se marca finalmente la opción “votar”.

Ante un CNE que no muestra intenciones de cambiar su cronograma en las horas claves antes de la elección, la campaña de la MUD en los próximos días será enteramente comunicacional. Informar a toda su masa de electores, de todas las edades y clases sociales, cómo votar bajo condiciones adversas. Luego les toca esperar que su mensaje rinda resultados y les permita conquistar varias alcaldías, entre las maquinarias del chavismo y FV.

Noticias relacionadas