• Ninguna autoridad judicial se ha acercado al retén para lograr acuerdos con los detenidos y evitar que continúe la protesta. Foto referencial: Ana María Arévalo Gosen

Tres mujeres pertenecientes al pabellón femenino del Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas de San Carlos de Zulia, se cosieron los labios tras la huelga de hambre que protagonizan desde el pasado 18 de mayo, reseñó la ONG Una Ventana a la Libertad. 

En el centro de reclusión aproximadamente 480 detenidos se sumaron a la protesta para exigir celeridad procesal y asistencia médica.

De acuerdo con la ONG, ninguna autoridad judicial se ha acercado hasta el retén para conversar con los presos.

Las dos peticiones centrales del conflicto son la atención médica para los enfermos de tuberculosis, VIH y medicamentos para embarazadas y quienes presentan alguna patología; y en segundo lugar el inicio de juicios y audiencias sin que se les exijan pagos en divisas. 

Los trámites en tribunales varían de los 10 a los 5.000 dólares”, denuncian los internos.

Los privados de libertad comentaron que una representación de la Defensoría del Pueblo se acercó al penal, les dieron unas bolsas de comida y se marcharon.

Leer más  Los bonos que otorgará el Sistema Patria durante el mes de julio: ¿qué se puede comprar con ellos?

Amenazas

Desde el 22 de abril de 2022 los recluidos se reunieron con la Secretaría de Seguridad y Orden Público de la Gobernación, así como la Comisión Presidencial para la Revolución Judicial y el Circuito Judicial, tras llegar a unos acuerdos preliminares decidieron parar la protesta por unas semanas.

Tras no haber cumplido lo acordado comenzaron la huelga de hambre, donde 20 privados de libertad resultaron descompensados el primer día, detalló uno de los voceros.

Nos están amenazando con traslados arbitrarios e irrumpir en el retén”, denunció uno de los líderes.

Reclusos de El Hatillo también protestan

Los detenidos en los calabozos de la División Contra Secuestro del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) de El Hatillo cumplieron dos días en protesta para exigir traslados a otros centros penitenciarios.

Durante la noche de este viernes 20 de mayo la acción de reclamo se radicalizó, cuando los reclusos decidieron coserse los labios para comenzar una huelga de hambre.

Leer más  Clientes del BOD: cómo recuperar el número de tarjeta para poder afiliarse en la plataforma del BNC

A través de videos recibidos por la ONG Una Ventana a la Libertad se observa el momento en el que los reos se punzan las bocas con agujas e hilo y reclaman a los funcionarios por las condiciones que viven. 

Según trascendió a la prensa, las peticiones de los reclusos piden desde el traslado a retenes como mejoras en las condiciones de los calabozos y cese a actos crueles contra los presos. También, denuncian que el retraso procesal mantiene el hacinamiento en las celdas.

Reos de Portuguesa quieren traslados

Los internos de los calabozos del CICPC de Acarigua , en Portuguesa, iniciaron una protesta a primeras horas de este sábado 21 de mayo, para exigir a las autoridades judiciales su traslado hacia otras cárceles o recintos penitenciarios.

Tratos crueles

Recientemente, el Observatorio Venezolano de Prisiones emitió un informe donde reveló que el CICPC es el organismo de seguridad “más denunciado” por casos de torturas.nnLa organización registró durante el año 2021 que 441 personas fueron víctimas de tratos crueles, inhumanos y degradantes.nn“Los recintos donde hay más denuncias es en la sede del CICPC en El Hatillo y la DGCIM (Dirección General de Contrainteligencia Militar) en Boleíta”, ambos ubicados en el estado Miranda, cercano a Caracas, señalaron.n

Familiares de los presos confirmaron a la ONG que los privados de libertad de los calabozos uno y dos comenzaron el motín y anunciaron que iniciarán una posible huelga de sangre.

Leer más  Los alimentos que te mantienen hidratado

Comisiones antimotines de la Policía del Estado Portuguesa y de la Guardia Nacional, además de efectivos de los bomberos intentan restablecer el orden en los calabozos.

Según el monitoreo de Una Ventana a la Libertad, los calabozos del CICPC en Acarigua están colapsados por la cantidad de detenidos.

Noticias relacionadas