• La aerolínea Conviasa canceló el vuelo Buenos Aires-Caracas en dos oportunidades, lo que provocó que más de 200 pasajeros manifestaran en el aeropuerto de Ezeiza

Un grupo de venezolanos protestó la noche del 15 de junio en el aeropuerto de Ezeiza, Argentina, porque la aerolínea Conviasa canceló en dos ocasiones el vuelo que los llevaría a Venezuela. 

El avión Airbus A340-600 tenía programado un aterrizaje para el martes 14 de junio en el aeropuerto de Ezeiza. Sin embargo, la aerolínea le envió a sus usuarios un correo electrónico para notificar la reprogramación del viaje para el miércoles, ya que el avión debía primero hacer una “parada técnica” en Santa Cruz, Bolivia. 

Pero esto tampoco se cumplió y la nave no completó el vuelo hasta Argentina, por lo que para este 16 de junio más de 200 pasajeros, en su mayoría venezolanos, están varados en dicho aeropuerto.

La aeronave fue entregada a Conviasa por la aerolínea iraní Mahan Air (sancionada por EE UU) el 13 de junio.

Varios venezolanos continúan varados en un aeropuerto de Argentina por la controversia con los aviones iraníes

La solución no llegaba

Los pasajeros que esperaban en Ezeiza fueron comunicados de que harían una conexión con Boliviana de Aviación para poder llevarlos a su destino. Esto debido a que el avión que no llegó a Argentina también afectó a pasajeros que salieron de Venezuela a Bolivia. No obstante, las autoridades argentinas impidieron el vuelo.

Los (que están) en tránsito a Caracas, que han llegado de Buenos Aires, pueden tomar asiento porque vamos a salir a la 1:00 con el avión de Conviasa. Los pasajeros a Buenos Aires nos han negado el permiso de operación en Argentina para operar con nuestro avión de Boliviana de Aviación”, anunció un funcionario a los venezolanos que quedaron varados.

Esto quiere decir que los pasajeros varados en Bolivia pudieron volver a Caracas (el 16 de junio), pero los que están varados en Argentina aún esperan una solución. El hecho causó que los pasajeros empezaran a quejarse y a exigir traslado a hoteles por dicha eventualidad. 

Según informaron funcionarios en Bolivia, las autoridades argentinas habrían prohibido cualquier vuelo que preste servicios a Conviasa para prevenir otro “escándalo”, reseñó el medio digital Monitoreamos

Emtrasur, el avión que permanece retenido en Argentina 

El sábado 11 de junio el ministro de Seguridad de Argentina, Aníbal Fernández, confirmó en redes sociales que el gobierno de su país inmovilizó un avión de carga con bandera venezolana en el aeropuerto internacional de Ezeiza y retuvo los pasaportes de cinco tripulantes iraníes. 

La aeronave anteriormente pertenecía a la aerolínea iraní Mahan Air y en la actualidad está sancionada por Estados Unidos y varios países europeos. De acuerdo con información difundida por fuentes oficiales, el avión fue sancionado por presuntamente transportar armas de forma irregular y a personas vinculadas a organizaciones terroristas. 

El hecho se dio a conocer a partir de un pedido de informes al Poder Ejecutivo que presentó el viernes 10 de junio el diputado Gerardo Milman, de la coalición opositora Juntos por el Cambio, al que tuvo acceso la agencia EFE.

En el documento también se especifica que el avión fue transferido a la empresa estatal venezolana Conviasa, en su versión “cargo”, Emtrasur. El avión llegó a Argentina el lunes 6 de junio y cuando intentó regresar a Caracas (Venezuela) el miércoles, no pudo concretar su vuelo porque Uruguay rechazó la autorización para acceder a su espacio aéreo, y tuvo que retornar a Buenos Aires.

Varios venezolanos continúan varados en un aeropuerto de Argentina por la controversia con los aviones iraníes
Foto: Cortesía/Referencial

Un tripulante del avión pertenece a la Guardia Revolucionaria de Irán

El ministro de Seguridad confirmó que uno de los tripulantes del avión venezolano retenido en el aeropuerto de Ezeiza es un miembro de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán. Su declaración ocurrió el 13 de junio durante una entrevista para el canal Net TV. 

Aclaró que al momento del aterrizaje, ninguno de los 17 tripulantes, 12 venezolanos y cinco iraníes, poseía alerta roja de Interpol ni ninguna otra restricción. “Con posterioridad al ingreso, se recibe por distintos canales información de organismos extranjeros que advertía sobre la pertenencia de parte de la tripulación con empresas relacionadas a la Fuerza Quds”, declaró.

La Fuerza Quds es una división de la Guardia Revolucionaria iraní especializada en operaciones de inteligencia y guerra asimétrica. También llevan a cabo misiones internacionales de apoyo a milicias de Líbano, Yemen, Palestina e Irak. Por su parte, la  Guardia Revolucionaria es una organización paramilitar que sirve directamente al líder supremo de Irán, y que es considerada por países como Estados Unidos, Arabia Saudita y Bahrein como un grupo terrorista.

Noticias relacionadas