• Al igual que tú, tu teléfono necesita protección contra la ola de calor de este año

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Hot phone? Here’s how to cool it down (say no to the fridge), original de The Washington Post. 

Las olas de calor sin precedentes están asando franjas enteras de Estados Unidos y Europa, provocando incendios forestales y sorprendiendo a los observadores meteorológicos. Para empeorar las cosas, algunos creen que este tipo de episodios intensos de calor se volverán más frecuentes.

En situaciones como estas, mantenerse informado y conectado con otros se vuelve más importante que de costumbre. Sin embargo, hay un inconveniente: nuestros smartphones son quizás tan propensos a sobrecalentarse como nosotros.

La mayoría de las veces tu teléfono se calienta por el uso habitual: estás en un juego que pone a trabajar a tope el procesador del dispositivo o está conectado a un cargador de alta velocidad. Otras veces, el sobrecalentamiento puede deberse a que una aplicación o grupo de aplicaciones están funcionando mal, e incluso a un tipo específico de diseño de chip. El punto es que calentarse no es algo inusual para los teléfonos y, en general, son bastante buenos para aguantar esas temperaturas.

Pero cuando llegan los calurosos días de verano, o una ola de calor con todas las de la ley, tu teléfono puede comenzar a tener problemas para deshacerse del calor adicional de su interior. Una vez que eso suceda, es posible que finalmente no puedas usar tu teléfono hasta que se enfríe y eso no es bueno para nadie. Por eso, aquí te dejamos algunos tips que puedes poner en práctica para mantener tu smartphone funcionando y fresco cuando hace demasiado calor.

Mantén tu teléfono alejado del sol

Usar tu teléfono bajo el sol, por ejemplo, para tomar algunas fotos, significa que puede absorber el calor rápidamente. Y si el día está especialmente soleado, tu teléfono podría intentar aumentar el brillo de su pantalla para que sea más fácil de leer. Eso puede resultar útil, claro, pero también significa que tu dispositivo está consumiendo más energía, lo que aumenta las probabilidades de que se apague para protegerse.

Leer más  Estos son los estrenos para octubre de Netflix, Disney Plus, HBO Max y Amazon Prime

“He estado viajando por carretera a través de algunos estados calientes (de Estados Unidos) y sigo colocando instintivamente mi teléfono en el soporte del tablero (del carro) para navegar”, comenta Jon-Erik Hylle, gerente de proyectos en el sitio web de recursos de reparación iFixit. “Inevitablemente se apaga por el sobrecalentamiento. La moraleja de la historia es mantener los dispositivos alejados de la luz solar directa”.

No uses demasiado tu teléfono

En principio, eso significa mantenerse alejado del teléfono por completo, aunque entendemos que es mucho más difícil de lo que parece. Si no puedes separarte del todo, o si tienes una buena razón para estar usando tu teléfono, lo mejor es limitar lo que haces con él.

Evitar usar la cámara de tu teléfono es un buen ejemplo, especialmente para grabar videos. (La gente no piensa mucho en eso, capturar secuencias de video utiliza múltiples partes de un smartphone al mismo tiempo).

Usar tu teléfono como un punto de acceso móvil es otra forma común de que se caliente rápidamente. He visto a mi iPhone activar la temida advertencia de temperatura en un día de San Francisco que ni siquiera es tan caluroso después de haberle activado el punto de acceso. Evita hacer eso si es posible. Lo mismo ocurre con los juegos de altos gráficos: estos pueden requerir mucha potencia de los procesadores, por lo que evitar esa carga mantendrá tu dispositivo más fresco por mayor tiempo.

Leer más  VKontakte: ¿por qué Apple retiró de su tienda digital la red social más importante de Rusia?

Saca el teléfono de su funda

Algunos casos pueden dificultar que los teléfonos disipen de manera efectiva el calor que se acumula en su interior. Si habitualmente guardas tu teléfono en un estuche, considera quitárselo y guardarlo en una bolsa o en un bolsillo que no haga contacto directo con tu cuerpo..

Utiliza el modo de bajo consumo

Más allá de limitar lo que haces en tu teléfono, también puedes limitar lo que hace tu teléfono por sí solo. Ahí es donde entra en juego su modo de bajo consumo o de ahorro de energía.

Entre otras cosas, el modo de bajo consumo en un iPhone desactiva 5G (si está disponible), hace que tu dispositivo se bloquee más rápido, atenúa el brillo de la pantalla y desactiva algunos procesos en segundo plano. Aparentemente, estos ajustes están destinados a hacer que la batería dure más, pero como evitan que se realicen muchas tareas a la vez, también pueden ayudar a prevenir el sobrecalentamiento.

Los teléfonos Android tienen una función similar y, por lo general, se denomina “Ahorro de batería” o “Modo de ahorro de energía”, según el fabricante. Puedes usar esa herramienta de la misma manera, aunque los fabricantes de teléfonos como Samsung tienden a ofrecer más opciones, como limitar el rendimiento del procesador de tu teléfono al 70 %.

Si todo lo demás no funciona, apágalo

La única forma segura de evitar que tu teléfono trabaje en exceso y se sobrecaliente durante ese proceso, es apagarlo y guardarlo en el lugar más fresco disponible.

¿Debo poner mi teléfono en la nevera?

Los smartphones tienden a enfriarse con bastante rapidez y es probable que vuelvas a tener un teléfono en funcionamiento en solo unos minutos si lo dejas solo, pero si tu teléfono se está sobrecalentando en este momento y tienes que usarlo sí o sí, ¿deberías enfriarlo con un viaje rápido a la nevera? 

Leer más  Así será la recarga de litros de gasolina subsidiada en el mes de octubre

Tal vez, pero eso tiene algunos peligros potenciales.

“No recomendaría poner un dispositivo en un refrigerador para enfriarlo”, advierte Hylle. “El enfriamiento rápido en un ambiente húmedo podría causar condensación y acortar la vida del dispositivo. Además, pasar de mucho calor a mucho frío en poco tiempo crea sus propios riesgos”.

(También existe una gran posibilidad de que tu teléfono no pueda recibir cobertura allí, lo que puede ser contraproducente).

También he visto a algunas personas en Internet mencionar que sostienen sus teléfonos bajo el chorro de agua fría de un grifo; después de todo, los fabricantes de smartphones se han jactado durante años de que al menos algunos de sus dispositivos pueden sobrevivir a las zambullidas bajo el agua. Tampoco lo recomiendo, ya que esas compañías generalmente garantizan cómo se mantendrá un teléfono mientras está puesto bajo unos pocos centímetros de agua, pero no si puede soportar el agua corriente.

Esto es lo que recomendaría: toma algo frío, como una bolsa de hielo portátil, una bolsa de guisantes congelados, un Capri Sun del refrigerador, lo que tengas; después envuélvelo en un paño de cocina o en un pañuelo, coloca el teléfono sobre él durante aproximadamente un minuto y luego vuelve a apagarlo. Repite el proceso hasta que el teléfono vuelva a funcionar. 

¿No tienes ninguna de esas cosas? Coloca el teléfono sobre una encimera fresca o algo parecido. Con suerte, este tipo de enfriamiento más gradual debería hacer que tu teléfono funcione rápidamente y con menor riesgo de sufrir un contratiempo debido a la condensación.

Traducido por José Silva

Noticias relacionadas