• Las lluvias de las últimas semanas en el estado Táchira destruyeron las viviendas de varias familias quienes, solicitan atención gubernamental 

Familias de distintos sectores de San Cristóbal, estado Táchira, y otros municipios de la zona metropolitana (Cárdenas, Córdoba y Guásimos) han quedado damnificadas tras las lluvias registradas en los últimos meses. Desde la pérdida parcial de enseres y vestimenta, hasta el colapso total de las viviendas donde habitaban con sus seres queridos.

Escenarios como estos han obligado a algunos de los afectados a trasladarse a sitios denominados como “refugios solidarios”, donde esperan ser reubicados en otras localidades, mientras que otros tantos se niegan a abandonar sus viviendas –o lo queda de ellas– y prefieren continuar allí aunque eso represente un peligro.

Comunidades de varios sectores en riesgo han hecho llamados de alerta a las autoridades municipales y regionales a fin de solicitar la canalización o limpieza de ríos y quebradas que pasan cerca de sus hogares, dado que la vegetación y desechos sólidos las colapsan y cuando llueve con fuerza se desbordan, pero en muchos casos –indican– la respuesta ha sido inexistente.

“El río se llevó parte de nuestras casas”: los testimonios de los damnificados por las lluvias en Táchira

A propósito de esto, en el barrio El Río de San Cristóbal, luego de las lluvias del pasado 16 de septiembre, la única vía de acceso que comunica a esta comunidad con la capital tachirense colapsó en su totalidad tras el aumento de caudal en el río Torbes. El dirigente vecinal, Miguel Araque Romero, denunció que desde hace meses alertaron sobre lo que podría suceder con la carretera, la inacción por parte de los organismos derivó en este problema.

“Hicimos el llamado y finalmente ocurrió una desgracia. Habían dicho que tendríamos respuesta inmediata y ahora 1.200 familias de la comunidad nos quedamos incomunicadas”, dijo Miguel Araque para El Diario.

Leer más  Los modelos de celulares en los que WhatsApp podría presentar fallas en 2023 

“Perdí la mitad de mi casa”

En el sector Brisas del Paraíso alrededor de 25 viviendas resultaron afectadas por la crecida del río Torbes el pasado 16 de septiembre. La mayoría de estas personas perdieron parte de sus viviendas y enseres (neveras, cocinas, lavadoras, bombonas de gas doméstico e incluso ropa), por tanto, solicitan la atención y ayuda de las autoridades para su reubicación en un sitio seguro.

“Perdí la mitad de mi casa, logré recuperar algunas cosas porque las sacamos rápidamente antes de que se las llevara el río, pero mis esperanzas de tener una casa otra vez se desvanecieron”, admitió Rosneiby Perdomo para El Diario.

Perdomo está a punto de dar a luz y vivía en esa casa con su esposo y su hija mayor de 8 años de edad. Su familia ya no puede seguir ahí tanto por el peligro que representa como por las condiciones en que quedó su vivienda.

“El río se llevó parte de nuestras casas”: los testimonios de los damnificados por las lluvias en Táchira

“No sé cómo vamos a hacer para empezar de cero”, indicó.

Yennifer Vivas es otra de las afectadas en Brisas del Paraíso. Ella está consciente del riesgo que representa seguir viviendo en ese lugar, pero sus limitaciones económicas le impiden trasladarse a otra parte.

“Estamos vulnerables, el río se llevó parte de nuestras casas, por eso no pedimos dinero sino que los entes nos reubiquen”, resaltó Yennifer.

Varias personas recuerdan que vivieron horas de angustia debido a las precipitaciones y los estragos que causaban en cada una de sus viviendas sin poder hacer nada para evitarlo.

Leer más  #TeExplicamosElDía | Martes 6 de diciembre

Mismo panorama, diferente sector

Otra comunidad afectada por las lluvias de los últimos meses en el estado Táchira es la del barrio Eleazar López Contreras, en el municipio San Cristóbal. Desde hace meses los habitantes se encuentran incomunicados y deben atravesar hasta tres trochas (caminos verdes) para llegar a la ciudad a hacer diligencias o cumplir con sus compromisos laborales y académicos.

“Cinco casas ya se cayeron, las tuberías de aguas blancas y servidas se han visto afectadas, hay varios hogares sin electricidad y gente, sobre todo de la tercera edad, que no ha podido salir porque no todos logran cruzar esos caminos improvisados”, destacó Doris Ferrer, habitante del sector.

Agregó que la misma comunidad se ha encargado de abrir caminos aleatorios entre la vegetación para salir de allí, pero no dejan de ser tramos peligrosos debido a la inestabilidad del terreno.

“Yo me hundí y un vecino tuvo que ayudarme a salir porque no era capaz de hacerlo sola. Somos 129 familias en todo el barrio y estamos a la espera de la atención, esto de verdad es urgente”, añadió.

“Tuvimos mucho miedo, fue horrible”

El barrio San Francisco, la Unidad Vecinal y el 23 de Enero fueron zonas trastocadas por las lluvias de los últimos meses y de manera puntual, por las del viernes 16 de septiembre, dado que varias quebradas que pasan por esas comunidades se desbordaron y obligaron a los ciudadanos a buscar resguardo en otras áreas mientras pasaba el peligro.

Leer más  Cristina Fernández fue condenada a 6 años de cárcel e inhabilitación perpetua

“Los niños tuvieron crisis, fue muy feo porque aparte la mayoría de las que vivimos aquí somos madres solteras y no sabíamos qué hacer o cómo reaccionar”, precisó María López, habitante del barrio San Francisco.

López aseguró que, en 25 años que tiene viviendo en la zona, nunca había presenciado un escenario similar con tantas familias damnificadas. Recordó que incluso tuvo que amarrarse de una cuerda para que la fuerza del agua no se la llevara.

“El río se llevó parte de nuestras casas”: los testimonios de los damnificados por las lluvias en Táchira

“Mucha gente se quedó sin ropa, sin sus cosas y estamos de brazos cruzados porque es duro empezar de cero luego de una tragedia como esta”, acotó.

En la Unidad Vecinal, San Cristóbal, la zozobra también se hizo presente, pues por ahí pasan dos quebradas: la Granzonera y la Carbonera. Ambas aumentaron su caudal debido a varias horas seguidas de lluvia y esto afectó a algunas familias de la comunidad.

“Desde hace varios meses hemos alertado sobre el problema con estas quebradas porque les arrojan muchos desechos sólidos y eso afecta. Yo tengo 60 años viviendo aquí y conozco bastante bien lo que pasa cada vez que llueve pero nadie hace nada”, se cuestionó Luis Useche.

A propósito de estos acontecimientos, Yesnardo Canal, director de Protección Civil Táchira, advirtió que continuarán las lluvias en el eje metropolitano de la entidad andina. Por tanto, habitantes de sectores vulnerables –que resultaron afectados o damnificados recientemente– hacen un llamado a las autoridades para ser reubicados y recibir la atención que requieren, al igual que piden tomar medidas correctivas y preventivas, de modo que no se sigan registrando episodios lamentables.  

Noticias relacionadas