• En Petare se creó un proyecto para restaurar y dejar operativas las camas que están en desuso en los hospitales públicos. Desde que iniciaron en 2022, han logrado recuperar más de 60 camas clínicas que pertenecen al hospital Domingo Luciani | Foto: Javier Cedeño Cáceres / @CaracasEscribe

En el interior de unos galpones de una empresa de cartón, en Petare, estado Miranda, un grupo de voluntarios se unió para restaurar las camas clínicas que estuvieron abandonadas durante mucho tiempo en el hospital Domingo Luciani, en Caracas. Una de las voluntarias, Yenifer Guillén, ayudó a restaurarlas sin saber que semanas después sería ella quien necesitaría usar una de las camas.

En junio de 2022, luego de salir de su trabajo, decidió trasladarse a Ocumare del Tuy para visitar a unos familiares. Cuando manejaba perdió el control del vehículo en una curva por un bote de gasoil en la vía. Yenifer relata que por el accidente sufrió una fisura en la columna cervical y un fuerte golpe en la rodilla, por lo que fue trasladada al hospital Domingo Luciani. 

Estando en esa sala del hospital, todavía en shock por lo ocurrido, empezó a notar detalles en la cama dónde estaba acostada. Su sorpresa fue que se encontraba acostada en una de las camas que había restaurado anteriormente como voluntaria.

En Petare se creó un proyecto para restaurar y dejar operativas las camas que están en desuso en los hospitales públicos. Desde que iniciaron en 2022, han logrado recuperar más de 60 camas clínicas que pertenecen al hospital Domingo Luciani | Foto: Javier Cedeño Cáceres / @CaracasEscribe
Yo no sabía del alcance del proyecto hasta que, sin quererlo, terminé siendo yo misma la beneficiada. Eso me dio más ganas de seguir adelante con el proyecto”, comentó Guillén, quien trabaja como coordinadora de planificación en la empresa Cartones de Venezuela. 

La iniciativa se enfoca en una solución específica: disminuir la cantidad de camas de hospital que están en desuso y que puedan ser reutilizadas en los centros de salud públicos. Desde enero de 2022, el proyecto ha logrado recuperar más de 60 camas hospitalarias y 7 cunas pediátricas en un trabajo de voluntariado en el que participa personal de la empresa de las áreas de administración, transporte, mecánica, electrónica, entre otras.

Leer más  Inameh: Bajas temperaturas en Venezuela podrían extenderse hasta marzo de 2023
Foto: Javier Cedeño Cáceres / @CaracasEscribe

En Venezuela, una vez que las camas de hospital presentan fallas o deterioro excesivo, gran parte de estos recursos terminan en basureros o en depósitos debido a las dificultades que representa su arreglo. Esto hace que haya poca disponibilidad en los hospitales y que los pacientes carezcan de un mobiliario cómodo para ser atendidos.

Foto: Javier Cedeño Cáceres / @CaracasEscribe

A partir de ese diagnóstico, la empresa y sus trabajadores diseñaron un plan enfocado en aportar un nuevo ciclo de vida a estos insumos. El trabajo colaborativo y voluntario no solo busca promover el cuidado ambiental, sino también aportar un modelo de inclusión laboral que beneficie principalmente a la sociedad. 

Ser voluntarios en sus horas libres 

La planta Cartones de Venezuela trabaja en la producción industrial de cartón reciclado para diversas marcas. Mientras todo esto sucede, en uno de los galpones de la empresa, se encuentra un pequeño grupo de empleados trabajando voluntariamente en la recuperación de las camas clínicas. Esto ocurre cuando se desocupan o finalizan sus responsabilidades diarias. En el galpón no solo hay camas hospitalarias sino también camas de parto, cunas neonatales, incubadoras y sillas de sala de espera. 

En Petare se creó un proyecto para restaurar y dejar operativas las camas que están en desuso en los hospitales públicos. Desde que iniciaron en 2022, han logrado recuperar más de 60 camas clínicas que pertenecen al hospital Domingo Luciani | Foto: Javier Cedeño Cáceres / @CaracasEscribe

En este proyecto participan más de 100 empleados que se dedican a limpiar, pintar, soldar y arreglar las fallas mecánicas que presentan los insumos hospitalarios. El grupo es liderado por Franklin González, un trabajador de 45 años de edad del área de Recursos Humanos que se enamoró del proyecto.

Leer más  ¿El fenómeno afelio provocará un clima más frío en Venezuela hasta agosto?

González explica que la iniciativa ha sido un espacio de formación para muchas personas que, si bien nunca habían realizado actividades de restauración, deciden participar con el objetivo de ayudar a acondicionar los hospitales públicos en el país.

Aquí el que no sabe aprende. Siempre cuando hacemos los llamados para participar pedimos 10 personas, pero nos llegan 20. Muchos compañeros, sin nosotros comunicar nada, se dedican voluntariamente a quitar el óxido o apoyar de cualquier manera porque la mayoría sabemos que quizás una cama de estas pudiera necesitarla algún familiar o cualquier persona”, mencionó. 
Foto: Javier Cedeño Cáceres / @CaracasEscribe

Otro de los objetivos principales de los trabajadores es acondicionar algunas camas que requieren repuestos traídos desde el exterior. Ante las dificultades para adquirir productos importados, en la propia empresa han fabricado piezas que permiten la operatividad de algunas camas clínicas que quedaron inservibles desde hace muchos años. Con ese objetivo en mente, han transformado residuos comerciales (como plástico, tubos y algunos otros materiales) en piezas funcionales.

Los empleados consideran que iniciativas de este tipo abren el camino para promover soluciones viables y contribuyen con el cuidado ambiental al impedir que estos insumos terminen en la basura. Asimismo, agregan que se avanza en una mayor gestión de residuos en el país a través del reciclaje. 

Leer más  Ordenaron cierre de playas en Lechería por derrame de petróleo
Foto: Javier Cedeño Cáceres / @CaracasEscribe

También ya está diseñando un plan para replicar este proyecto en las otras plantas de producción en varios estados del país. A corto plazo estiman una prueba piloto para recuperar una ambulancia y otros insumos hospitalarios. Todo esto con actividades de voluntariado. La idea es ampliar este proyecto para que abarque no solo el hospital Domingo Luciani, sino otros centros de salud.

Un modelo amigable para las próximas generaciones

Además de valorizar las camas clínicas en desuso, la iniciativa busca educar a la sociedad, en particular a las futuras generaciones, para reformular su relación con la basura y los reciclables a través de convenios con empresas. En el mediano plazo esperan establecer proyectos similares vinculados con el reciclaje y el compromiso ciudadano. También buscan que sea una referencia a escala local de las nuevas políticas de residuos con fuerte anclaje ambiental.

Como parte de su formación, los empleados también participan constantemente en talleres de reciclaje integral y promoción ambiental. “Venimos muchas veces los fines de semana porque sabemos que mientras más rápido trabajemos será mucho mejor para esas personas que quizás lo necesiten así como lo necesité yo con mi accidente automovilístico”, dice Yennifer Guillén, quien dice sentirse muy orgullosa de participar en un proyecto de este tipo. 

Foto: Javier Cedeño Cáceres / @CaracasEscribe

Ella también comentó que, al igual que su experiencia, espera que muchas personas puedan acceder a camas restauradas y operativas en centros de salud públicos. También comenta que estima que el proyecto pueda ser replicado en cada rincón del país para contribuir, poco a poco, en la cultura del reciclaje en Venezuela.

Noticias relacionadas