-- Publicidad --
  • La danza le ha permitido a varios venezolanos viajar a diferentes países y tener una carrera profesional

La migración venezolana llevó a destacados bailarines de diferentes géneros a aventurarse y salir del país en busca de nuevas oportunidades, una elección con la que han logrado dejar el nombre de Venezuela en alto.

Entre estos bailarines venezolanos está la profesora y fundadora de la escuela Latin Mambo, Génesis Solórzano, y la bailarina de ballet Oriana Plaza Alford, quien es una de las principales en el Ballet Municipal de Lima (Perú).

Génesis Solórzano es una venezolana residenciada en Alemania. Es abogada egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), pero también se dedica a la danza desde su niñez.

“Comencé a bailar desde muy pequeña. Mi madre me inscribió en dos escuelas de baile integral. Años después mi papá me inscribió en una escuela de baile latino. Allí aprendí a  bailar salsa, bachata, reggaetón, danza nacionalista, ballet contemporáneo y muchísimos otros estilos y técnicas de baile, por lo que me siento una bailarina integral”, dijo en entrevista para El Diario.

-- Publicidad --
Desde Latinoamérica a Europa: bailarines venezolanos que dejan el nombre su país en alto
Foto: @latinmamboleninandgenesis | Instagram

La danza es una disciplina a la que también se dedica su familia, Solórzano reveló que su padre es un maestro de baile en Venezuela y que actualmente tiene una escuela de danza en Texas, Estados Unidos.

“Luego de bailar una temporada con mi padre conocí a mi actual pareja, juntos tenemos nuestra escuela que se llama Latin Mambo”, agregó. 

Otros bailarines venezolanos destacados en el exterior

Además de Génesis Solórzano y Oriana Plaza, otros venezolanos se han destacado en la danza fuera del país. Entre ellos destaca Daniel Guzmán, quien obtuvo el primer lugar en dos prestigiosas competencias de ballet en Estados Unidos: el primer premio del Universal Ballet Competition y el primer lugar en la categoría clásica senior del Youth America Grand Prix.

Por otro lado, en la escuela Staten Island Ballet, en Nueva York está el coreógrafo y bailarín venezolano Leonel Linares.

Linares contó al Diario Las Américas que obtuvo en 2004 una beca para estudiar en la Joffrey Ballet School, en Nueva York, desde ese entonces reside en Estados Unidos.

Una disciplina que la llevó a viajar por el mundo

Antes de vivir en Alemania, Solórzano viajó por varios países. Ella ha recorrido otros países como: Perú, Argentina, México, Rusia, Francia, Austria, Suecia, Italia, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, entre otros.  

En la actualidad, tiene una escuela de baile llamada Latin Mambo en Alemania, la cual dirige junto a su pareja.

“Nació en Venezuela y estuvo allí por muchos años, aunque nos iba muy bien a pesar de ser tan jóvenes decidimos visitar otras fronteras con nuestra danza. Nos fuimos a vivir a Nueva York (Estados Unidos) con tan solo 18 años, luego viví en Milán (Italia) y ahora resido en Alemania”, aseguró. 

Solórzano destaca cómo la danza ha servido para unir alumnos de distintas nacionalidades y culturas.

“Hemos tenido en la misma sala alumnos de distintas nacionalidades que las une la pasión de bailar. Hay alumnos que viajan tres horas para poder tomar nuestras clases porque encuentran que la cultura latina es muy linda”, aseveró.

Una venezolana en el Ballet Municipal de Lima

En el Ballet Municipal de Lima en Perú existe una primera bailarina venezolana: Oriana Plaza, quien migró en 2014 a Perú y actualmente brilla gracias a su talento.

Plaza afirmó que comenzó a estudiar danza desde los 6 años de edad en Barquisimeto, estado Lara, con su mamá María Teresa Alford Bello, a quién describe como una persona apasionada por el ballet.

“Ella me formó hasta los 11 años y luego me fui a la capital con una maestra muy conocida, Nina Novak, hasta los 17 años”, agregó en entrevista para El Diario.

Bailarines venezolanos y la oportunidad que encontraron en el ballet en Perú
Foto: Oriana Plaza

Plaza Alford enfatizó en que el logro de ser primera bailarina significa todo para ella porque le ha permitido ser la principal en muchas de las puestas en escena de la organización.

“Siempre voy a aprender más y siempre habrá más para trabajar. La verdad es que es algo muy gratificante, eso es lo lindo de ser primera bailarina”, manifestó. 

El camino que la llevó a bailar ballet en Perú

En el caso de Plaza Alford, cuando salió de Venezuela viajó a Estados Unidos para estudiar en el Rock School for Dance Education de Filadelfia. Desde ese país, escribió a la dirección del Ballet Municipal de Lima y audicionó por Internet.

“Le envié mi curriculum, mi video para que la directora me pudiera ver bailar y así fue como ella me contactó y me dijo que me quería contratar para la compañía de Perú. Me hizo un contrato y así fue que entré al Ballet Municipal de Lima”, agregó.

Plaza Alford aseguró que no tuvo ningún obstáculo por ser venezolana en Perú, logró tramitar su carnet de extranjería para continuar con su carrera como bailarina en ese país y actualmente tiene la nacionalidad peruana.

El triunfo más allá de las fronteras

La bailarina Génesis Solórzano reveló que su danza la ha llevado a mostrar su talento en programas de televisión e incluso ha bailado con diversos artistas como Gilberto Santa Rosa, José Alberto – El Canario, entre otros.

Solórzano no solo se ha dedicado al baile, sino también a la formación de otros colegas en la danza.

“Además de bailarina soy maestra coreógrafa  y coach de muchísimos bailarines que asisten a competencias en el mundo. He tenido la fortuna de entrenar a muchos campeones mundiales, pero también en algunos casos soy jurado de dichas competencias”, relató.

Foto: Génesis Solórzano

Por su parte, Oriana Plaza Alford es la primera bailarina en el Ballet Municipal de Lima, lo cual describe como “un sueño” que suelen tener quienes se dedican al ballet.

“Yo llegué como solista. A los seis meses y medio me ascendieron a primer solista. Me empezaron a probar con roles de principal, así estuve por mucho tiempo, pero todavía no tenía el cargo de principal hasta que lograron subirme. Siempre di lo mejor de mí”, añadió.

Plaza Alford apuntó que gracias a este cargo ha podido bailar diferentes ballets en el rol principal, entre ellos Giselle, La bella durmiente, Blancanieves, entre otros.

Desde Latinoamérica a Europa: bailarines venezolanos que dejan el nombre su país en alto
Foto: @ori_plaza_alford | Instagram

Pasión por la danza

Oriana Plaza Alford aseguró que le apasiona todo sobre el ballet y que soñaba ser como alguna de las bailarinas en las que se inspiraba es la francesa Silvie Guillen.

“De chiquita, cuando yo inicié con mi mamá enseguida le agarré mucho cariño al ballet, lo amaba. Todos los días me esforzaba al máximo, creo que nunca falté a clases de ballet y si lo hacía estaba muy enferma. Siempre he creído que uno nunca va a dejar de aprender en esta carrera. Lo que más me apasiona es dar el máximo de mí cada día”, dijo. 

Desde Latinoamérica a Europa: bailarines venezolanos que dejan el nombre su país en alto
Foto: @ori_plaza_alford | Instagram

En Alemania, Solórzano cuenta que se siente orgullosa por el trabajo realizado junto a su pareja, Lenin López, en su escuela de baile y tiene alumnos de diferentes nacionalidades y diversas edades.

“Al no ser su cultura para ellos todo es nuevo y diferente. Hemos tenido que enseñarles no solo a bailar, les hemos enseñado mucho más que eso, desde aplaudir con fuerza, divertirse, dejarse llevar, abrazarse, reírse de sus equivocaciones”, afirmó.

Desde Latinoamérica a Europa: bailarines venezolanos que dejan el nombre su país en alto
Foto: @latinmamboleninandgenesis | Instagram

A través de sus experiencias, Oriana Plaza y Génesis Solórzano demuestran que con su esfuerzo y pasión por la danza se puede llegar lejos fuera de las fronteras y llevar el nombre de Venezuela muy alto.

Noticias relacionadas