• La caída de los precios del barril de petróleo solo es superada por la ocurrida en enero de 1991 durante la Guerra del Golfo

La cesta de crudo venezolano sufrió este lunes 9 de marzo un fuerte revés luego de la apertura de los principales mercados mundiales, Nueva York, Londres, Tokio y Shanghái. Durante una jornada que ha sido denominada como “Lunes Negro” los precios del barril de petróleo se desplomaron casi 30% durante la jornada arrastrados por la disminución de la demanda mundial.

En los segundos posteriores, al inicio de las operaciones en el mercado asiático —que debido a la diferencia horaria es el primero en abrir— el precio del petróleo registró una caída de $13.48, luego de cotizarse a $45 y pasó a ubicarse en $31.52.

Esta caída de 31.5% representa el segundo mayor desplome del precio del petróleo en su historia, solo superado por el ocurrido en enero de 1991 durante el inicio de la Guerra del Golfo.

blank

Una de las causas de esta repentina disminución de los precios del crudo —tanto el barril WTI Texas que sirve como referencia en el mercado estadounidense, como el Brent que hace lo propio en los mercados europeos y asiáticos— es la reducción de consumo energético en todo el mundo, especialmente en China.

Heliodoro Quintero, analista en energía y petróleo, señala que la desaceleración que sufre la economía china producto de la epidemia de Covid-19 ha generado que el consumo energético también disminuya, ocasionando que el país deje de emplear casi 3.600.000 barriles de crudo diarios, en comparación con fechas previas a la aparición del virus.

blank
Los precios del petróleo pueden continuar cayendo en la medida en que la demanda global continúe disminuyendo. A menor demanda, menor precio del barril de petróleo”, sostiene Quintero al ser consultado por El Diario.

Aunado a la disminución de consumo energético registrada en la mayor parte de los países que han detectado casos de Covid-19, se ha producido el enfrentamiento protagonizado por Arabia Saudita y Rusia.

El choque entre dos de los mayores productores de petróleo, ocurre luego del fracaso de las conversaciones llevadas a cabo en Viena donde participaron los integrantes del grupo denominado OPEP+, el cual incluye a los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y 10 de los principales productores no asociados.

“Soy optimista, creo que nadie en este grupo de países quiere que tengamos una recaída en los precios como la vivida en 2014, 2015 y 2016”, afirmó el secretario general de la OPEP, Mohammad Barkindo el viernes 6 de marzo, luego de que las discusiones en Viena fallaran. Tres días después los precios del petróleo cayeron en picada.

Ante la merma del consumo registrada como consecuencia del Covid-19, se propuso disminuir la inyección de crudo al mercado, para evitar una posible caída de los precios —tal y como ocurrió posteriormente—. En dicha propuesta, que fue rechazada por Rusia, se planteaba la posibilidad de realizar un recorte de producción cercano a 1.500.000 millones de barriles diarios.

Miembros. La OPEP está integrada por Argelia, Angola, Guinea Ecuatorial, Gabón, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, República del Congo, Arabia Saudita, Emiratos Arabes Unidos y Venezuela.

“En relación con los cortes de producción, dada la decisión de hoy, a partir del 1 de abril nadie —ni los países de la OPEP ni los que no son miembros de ella— están obligados a reducir la producción”, afirmó el ministro de Energía ruso, Alexander Novak, luego de la reunión realizada en Viena.

La respuesta de Arabia Saudita a la negativa de Rusia sería, según informó el diario Financial  Times, aumentar su producción de los actuales 9.700.000 millones de barriles diarios a cifras cercanas a los 10 millones. Además de ofrecer descuentos de casi 10 dólares a sus compradores en el mercado europeo.

El objetivo de esta decisión según palabras de Sadad al-Husseini, ex vicepresidente de la compañía estatal saudi Aramco, es apuntalar su posición en los diversos mercados donde mantiene presencia mientras continúa la baja demanda de crudo, al tiempo que atacan a los productores de esquisto estadounidense cuyos costos de producción son mayores.

De no ocurrir un cese en las “hostilidades” entre ambas naciones, Quintero no descarta que el precio del petróleo pueda llegar a ubicarse por el orden de los 25 dólares por barril.

Petróleo venezolano

El impacto de la caída de los precios del petróleo en la economía venezolana será de proporciones colosales, según Quintero, pues si bien actualmente Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) solo produce unos 600.000 barriles al día, casi 90% de los ingresos del Estado venezolano son de origen petrolero.

El experto considera que a diferencia de Venezuela, Rusia y Arabia Saudita están en capacidad de afrontar durante un lapso prolongado los actuales precios del barril de petróleo debido a que ambas naciones cuentan con fondos de estabilización de casi 400.000 millones de dólares con los que hacer frente a las actuales condiciones del mercado.

“Países que tienen fondos de estabilización de hasta 400.000 millones de dólares como Rusia y Arabia Saudita están en capacidad de resistir estos precios por lapsos relativamente prolongados”, dice el experto petrolero.

Contrario a Rusia y Arabia Saudita cuyas reservas les permiten asumir, con relativa facilidad, la caída del precio del petróleo, Venezuela solo tiene a su disposición 6.971 millones de dólares, según la última información publicada por el Banco Central de Venezuela (BCV), de los cuales únicamente 3.000.000 de dólares constituyen el Fondo de Estabilización Macroeconómica.

Otro aspecto a considerar, de acuerdo con Quintero, es que debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos a Pdvsa, Venezuela se ha visto en la obligación de realizar descuentos a sus envíos de petróleo a fin de conseguir compradores. Esto ocasiona que el precio de la cesta venezolana sea incluso menor que el actual precio internacional del crudo.

blank
Foto cortesía
blank
Lo poco que está exportando Venezuela lo hace con descuentos, debido a las restricciones a las cuales se encuentra sometida Pdvsa”, refiere.

Es necesario añadir que de los casi 600.000 barriles que produce Venezuela actualmente una parte de ellos son destinados al consumo interno, otra al pago de deudas a China y Rusia, mientras que el restante es comercializado en el exterior.

Esto genera que los ingresos petroleros de Venezuela sean menores a 7.000 millones de dólares anuales, es decir, menos de 2% del monto que Arabia Saudita y Rusia tienen como reserva.

Andrés Guevara, director de la casa de bolsa Rendivalores , por su parte, considera que un escenario con los actuales precios del petróleo es el peor al que se puede enfrentar el gobierno de Nicolás Maduro, pues no solo debe hacer frente a las sanciones estadounidenses, sino también a una disminución significativa en el ingreso de divisas a la nación.

“Desde luego que la caída de los precios del petróleo va a afectar al Estado venezolano, y ello se verá reflejado en sus políticas públicas, que ya de por sí venían bastante golpeadas y castigadas.  Para cualquier país petrolero la situación es terrible, pero para Venezuela es especialmente fatal”, sentencia Guevara.

Mercados en caída libre

Durante la jornada del lunes, considerada como “Lunes Negro”, el precio del petróleo no fue lo único que registró una caída, pues los principales índices bursátiles como el SSE Composite Index de Shanghái; el FTSE 100 de Londres; y, el S&P 500 de Nueva York registraron retrocesos de entre 7% y 8%, ocasionando que en el caso de la Bolsa de Valores de Nueva York se vieran obligados a detener sus operaciones durante 15 minutos para intentar frenar la caída.

blank
Foto cortesía

Andrés Guevara, explica en exclusiva para El Diario que este tipo de medidas denominadas circuit breaker tienen como objetivo calmar a los inversionistas a fin de evitar pérdidas mayores y solo se ejecutan una vez se ha alcanzado un determinado porcentaje de caída y se componen de tres niveles.

“Cuando el estándar del S&P 500 se ubica por debajo de un 7% en una jornada, las operaciones se detienen durante 15 minutos. Puede ocurrir un segundo nivel en el cual el activo baja 13%, en ese caso se activa nuevamente el circuito por otros 15 minutos. Finalmente, si desciende al tercer nivel que es el del 20% se suspende la jornada completa”, detalla.

Impacto del Lunes Negro. Durante la jornada del lunes las acciones de la compañía estatal petrolera Aramco y la rusa Rosneft registraron caídas de 5.50% y 4.30% respectivamente.

Según explica Guevara, esta no es la primera oportunidad en la que estas medidas de control tienen que ser aplicadas para frenar caídas bruscas en el mercado, pues una situación similar ocurrió también el 27 de octubre de 1997, en la denominada “Crisis de los Tigres Asiáticos”.

En esa ocasión, recuerda el experto, el índice Dow Jones registró un retroceso agresivo que tuvo que ser frenado con la activación de un circuit breaker.

A diferencia de aquella oportunidad, en la que el catalizador de la crisis tuvo un origen meramente financiero, actualmente el desencadenante de la reciente caída de los mercados fue la pandemia de Covid-19, según expresa Guevara.

“Los orígenes de ambas crisis son distintos, mientras que en 1987 estamos hablando de una especie de burbuja en la cotización y en la valoración del Dow Jones; en 2020 el coronavirus catalizó la caída mundial de las Bolsa”, comenta el director de Rendivalores.

No obstante, el experto asegura que tal y como ha sucedido en el pasado, eventualmente los mercados volverán a subir a los niveles en los que se encontraban previo a esta última caída de los índices bursátiles.

Debido a que Venezuela actualmente juega un rol meramente de observador en la toma de decisiones de los mercados internacionales de crudo, como consecuencia de su exigua producción, su única opción será esperar para conocer qué medidas aplicarán tanto Rusia como Arabia Saudita para poder medir sus posibles efectos en la economía del país.

Noticias relacionadas