• La Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa explicó para El Diario que debido al abandono de la educación sexual en el país, los índices de jóvenes embarazadas se han incrementado

La situación humanitaria en Venezuela se deteriora cada día más. La decadencia de los servicios públicos y hospitalarios es más notoria y no muestra indicios de mejorar en un mediano plazo. En cuanto a derechos y salud sexual y reproductiva, el país está en una considerable gravedad y en retroceso debido a la ausencia de políticas públicas. 

Recientemente, Amnistía Internacional (AI) publicó un informe sobre la situación humanitaria en el país. En el texto, reseñó brevemente que en Venezuela el acceso a los métodos anticonceptivos es extremadamente limitado. Por ello, los embarazos de adolescentes aumentaron 65% desde 2015 hasta 2019, lo que afecta gravemente el derecho a la educación de las niñas y las adolescentes. 

La psicóloga clínica Magdimar León, coordinadora de la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa), explicó para El Diario las causas del repunte del embarazo en adolescentes y la importancia de erradicar este problema. 

Las elevadas cifras de embarazo adolescente es el principal indicador del fracaso de las políticas públicas en educación sexual integral y salud sexual y reproductiva”, especificó León.
Foto: Cortesía

Aclaró que no es cuestión de criminalizar la decisión de las jóvenes de quedar embarazadas, sino reconocer que las altas cifras de población adolescente en estado significan que las chicas no cuentan con información, servicios e incluso métodos anticonceptivos requeridos para tomar su decisión de forma responsable. 

La coordinadora de Avesa alerta que la educación sexual es un derecho que se les vulnera a los jóvenes cuando estos no tienen acceso a la información sobre esta temática.

¿Qué son las Emergencias Humanitarias Complejas (EHC)?

Son crisis humanitarias graves debido a varios factores que tienen que ver con la inestabilidad política, quiebre del Estado, crisis económica, violencia, pobreza y desigualdades sociales.

En Venezuela se materializó una emergencia humanitaria compleja y a diferencia de las crisis humanitarias que viven otros países donde esto se determina por desastres naturales o conflictos armados, acá el origen es político y económico.

Las EHC se caracterizan por:

1.- El debilitamiento, quiebre o fragmentación del Estado en países con altos niveles de pobreza.

2.- El hundimiento de la economía formal y el auge de la economía informal de las redes clandestinas.

3.- El conflicto civil o interno, que a pesar de las implicaciones internacionales es alentado por las ideologías y la economía política de guerra.

4.- La hambruna que conlleva a un incremento de la desnutrición, la pobreza y las epidemias.

5.- El éxodo y las migraciones forzosas como causa de la necesidad de las personas de conseguir una ayuda.

Cortesía de Avesa

León especificó que el problema con el aumento de adolescentes embarazadas es que se transforma en un reproductor de pobreza para la nación. Según estudios realizados por Avesa, a las madres adolescentes que tienen una carga de hijos numerosa se les dificulta más escapar de la situación de pobreza. 

Pobreza y desnutrición Según datos de Cáritas de Venezuela, entre julio y septiembre de 2018, 21% de las embarazadas en parroquias de 7 estados presentaban desnutrición. 24% de ellas eran adolescentes menores de 19 años.

“Entonces sus hijos e hijas tienden a repetir estas mismas condiciones. Volver a hacer madres o padres adolescentes porque están en la misma situación de vulneración de derechos sexuales y reproductivos”, expresó. 

La especialista opina que para poder salir de la crisis venezolana es urgente implementar acciones que ayuden a potenciar responsablemente las decisiones de los jóvenes sobre su sexualidad y su reproducción. 

La situación en cifras 

Lo principal que destaca la psicóloga clínica en este punto es la falta de cifras oficiales en el territorio nacional. Los pocos que poseen son de fuentes oficiales y con un retraso de hasta cuatro años. 

Un informe de Estado de la Población Mundial publicado por el Unfpa en 2019, revela que la tasa de embarazos adolescentes en Venezuela se ubica en 95 nacimientos por cada 1.000 adolescentes que tienen entre 15 y 19 años de edad. 

“Aun con datos desactualizados, Venezuela sigue estando entre uno de los países donde el embarazo entre adolescentes presenta niveles elevados: para 2019 se ubica como el tercer país con mayor tasa de fecundidad adolescente solo detrás de Ecuador (111) y Honduras (103), y muy por encima del promedio regional (62) (Unfpa, 2019)”, específica el informe de Avesa

En 2019 Avesa publicó el informe Mujeres al Límite en el que reseñan algunos estudios que realizaron a cuatro instituciones hospitalarias en Venezuela. Se pudo evidenciar que 27% de las mujeres embarazadas eran adolescentes. 

Cortesía de Avesa

“De las 8.518 parturientas contabilizadas en todo el período para los 4 establecimientos (Maternidad del Sur, Maternidad Concepción Palacios, Hospital Victorino Santaella y CHET), 2.339 fueron adolescentes menores de 19 años, lo cual equivale al 27% de todos los partos. Estos resultados sugieren que las cifras de embarazos en adolescentes comparadas con años anteriores (cuando las mismas estaban disponibles) no han disminuido”, detalla el informe. 

La coordinadora de Avesa explicó que, gracias a este estudio, se pudo determinar que las zonas más pobres del país es donde el índice de embarazo adolescente es mucho mayor. 

Mientras mayor pobreza, aumenta el índice de embarazo adolescente porque también tiene que ver con un acceso a otros recursos. (…) En las zonas pobres esto tiene mucha más incidencia mientras que en otros sectores con mayor acceso a recursos las chicas sí piensan en estudiar, trabajar y hacer otras cosas antes de formar una familia. Tienen un proyecto de vida y muchos más elementos a qué recurrir”, afirmó León.

¿Cómo afrontar el problema? 

La directora de Avesa cree que lo primordial es garantizar a los jóvenes una educación integral sexual, debido a que de esta forma pueden tener la capacidad de tomar sus propias decisiones sobre la sexualidad y la reproducción.

“Desde los medios de comunicación es importante que se promuevan campañas informativas, educativas sobre estos temas en la comunidad que vayan dirigidas específicamente a jóvenes. Es preciso que existan servicios en salud sexual y reproductiva dirigidos a la población adolescente y además se necesita que haya una garantía de acceso a los métodos anticonceptivos” aseguró la especialista.

Destacó la importancia de trabajar en cuatro grandes líneas para tratar de disminuir los casos de embarazo a temprana edad. «Es importante crear planes donde se involucren los ministerios de la Salud, de Comunicación, de Educación y la sociedad civil», enfatizó.

Noticias relacionadas