• Expertos discutieron los distintos escenarios presentes en las fallas del sistema hidrológico nacional durante el foro virtual Caracas sin agua en pandemia. Foto principal: Presidencia Interina

El impacto de la pandemia por Covid-19 en Venezuela es distinto al que pueda tener otra nación latinoamericana debido a un factor fundamental: la falta de acceso al agua potable en todo el territorio nacional. 

A diferencia de años anteriores, lo que va de 2020 ha estado marcado por constantes crisis relacionadas con la distribución de agua en el país y actualmente no hay un rincón de Venezuela que deje de reportar estas dificultades. 

Una muestra clara de esto es que los habitantes de la ciudad de Caracas, que además de ser la capital del país ha sido la localidad con menos fallas en los servicios básicos, también han pasados semanas sin que una gota de agua circule por sus tuberías. 

Expertos hidrológicos y dirigentes políticos conversaron sobre las distintas dimensiones de esta crisis en el foro virtual Caracas sin agua en pandemia y el equipo de El Diario desglosó el contenido del encuentro. 

Orígenes de la crisis 

José Divasson, ingeniero y profesor de la universidad Católica Andrés Bello (UCAB), explicó durante el foro que en mayo de 2013 se hicieron efectivos los primeros planes de racionamiento de agua en el país que, en su momento, estaban ajustados a los niveles de agua con los que contaban los embalses del país. Sin embargo, con el paso de los años estas medidas continúan en un nivel desproporcionado. 

El día de hoy los racionamientos, justificados o no, son cada vez más objetables y cada vez son más largos los periodos que pasan los ciudadanos sin agua”, indicó Divasson.

El también miembro de la Sociedad Venezolana de Ingeniería Hidráulica aseguró que otro factor que marcó las fallas del servicio de agua es la falta de mantenimiento del sistema hídrico nacional. 

“La infraestructura que se desarrolló en Venezuela desde la década de 1950 hasta el año 1999 es capaz de tomar toda el agua que existe en un embalse y traerla a Caracas, que no es una tarea fácil”, comentó el ingeniero. 

Julio César Gutiérrez, vicepresidente del Centro de Ingenieros y Arquitectos de Lara,  argumentó que el crecimiento de la población ha causado un incremento en la demanda del servicio de agua, por lo que considera que los embalses existentes no son suficientes para abastecer a toda la nación. 

Los demandantes del servicio ya pasamos la oferta del sistema nacional. No existe la posibilidad de que todos tengamos agua al mismo tiempo y los 365 días del año, ya eso lo sobrepasamos”, destacó.

Cuatro pilares del sistema 

El ingeniero Divasson explicó que el funcionamiento de un sistema de agua adecuado depende de cuatro pilares fundamentales: la existencia de agua, la infraestructura, un sistema eléctrico que lo respalde y una empresa que los distribuya. 

El especialista aclaró que cada uno de estos pilares está afectado en Venezuela actualmente, por lo que se debe contemplar la recuperación de cada uno para mejorar el servicio. 

El agua. Los expertos coincidieron en que esta es la peor época del año para el servicio hidrológico, debido a que la sequía mantiene a los embalses en sus niveles más bajos. Además, consideran que la calidad del agua que llega a los hogares es mala, debido a las fallas en los procesos de potabilización y contaminaciones que ocurren en el camino que recorre el líquido antes de llegar a las comunidades.

Infraestructura. La falta de mantenimiento al sistema de tuberías del país tiene como consecuencias roturas y explosiones de tubos. Además, influye en la calidad del agua porque puede producir mezclas entre agua potable y servida. 

Electricidad. El abastecimiento depende en su mayoría del sistema de bombeo de agua, por lo que está sujeto al funcionamiento del sistema eléctrico nacional. Los constantes apagones y fluctuaciones de energía comprometen la distribución del agua. 

Empresa. Las instituciones que prestan servicio de agua al país están sujetas a las decisiones del régimen de Nicolás Maduro, por lo que sus acciones pueden estar orientadas a la política. 

Escenario actual 

Los venezolanos son testigos de constantes cortes de agua en sus hogares, trabajos e incluso los centros de salud privados y públicos. 

Andrés Bello, profesor y ex concejal de Caracas, aseguró que aproximadamente 2.000.000 de habitantes en la ciudad capital no cuentan con el servicio recurrente de agua potable y que 24% de la población bebe agua contaminada. 

Bello aclaró que la escasez de agua en la ciudad no es un problema nuevo, a pesar de que el régimen atribuyó esta falla a la explosión en la estación de bombeo Taguacita, municipio Independencia del estado Miranda, el pasado 14 de mayo. 

Esta carencia del servicio ha empujado a los habitantes de diversas zonas de Caracas a abastecerse en “manantiales”, en los que no se han hecho estudios pertinentes sobre la potabilidad del agua.

La rutina del venezolano se ha modificado a medida que el servicio ha decaído, porque en ocasiones los ciudadanos organizan sus semanas en torno a la hora o día en que llegue o tengan que buscar agua. 

La crisis de los servicios básicos es una característica de la Emergencia Humanitaria Compleja que atraviesa el país desde hace varios años y en la actualidad se encuentra de frente con una pandemia. 

Protestas por falta de agua

158

fueron registradas en abril por el Observatorio de Conflictividad Social

Rafael Veloz, diputado a la Asamblea Nacional por Caracas, señaló que una medida que se ha aplicado en el mundo para frenar el impacto del Covid-19 es la cuarentena o confinamiento, pero advirtió que en Venezuela se dificulta cumplir esta medida por la escasez de alimentos y agua en los hogares. 

El parlamentario señaló que la oficina de la presidencia interina cuenta con el resgistro de que solo 4% de los venezolanos cuentan con el servicio de agua potable regular, 73% la recibe de manera irregular y baja calidad y 23% no tiene agua.  

Planes del régimen

El régimen de Nicolás Maduro adquirió más de 300 camiones cisterna que compró a China con la finalidad de abastecer al país con agua potable.

El diputado Rafael Veloz indicó que la inversión fue de 30.000.000 de dólares y que aproximadamente 100 de estos camiones están destinados a cumplir la demanda de la ciudad de Caracas, lo que considera imposible.

El legislador insistió en que el manejo de los fondos para paliar la crisis del agua ha sido inapropiado, pues argumenta que ese dinero hubiera sido de mayor provecho en el mantenimiento y reparación de la infraestructura hídrica ya existente.

Propuestas 

Durante el foro se promovió la propuesta de un gobierno de emergencia nacional en materia de servicios para atacar a profundidad la crisis del agua. Sin embargo, no fue el único plan sugerido, debido a que los expertos plantearon varios escenarios a corto, mediano y largo plazo. 

Julio César Gutiérrez recomendó que en primera instancia se invierta en el sistema eléctrico nacional para poder garantizar el bombeo del líquido y su llegada a los hogares. También contempló la construcción de nuevos embalses como plan a largo plazo. 

Belkis Bolívar, dirigente sindical de la Federación Venezolana de Maestros, hizo énfasis en mejorar la calidad del agua tanto para evitar enfermedades gastrointestinales como dermatológicas, por lo que sugirió la distribución masiva de tabletas purificadoras. 

El agua que agarramos en las comunidades dura mucho tiempo almacenada y cuando se va a consumir no es apta, así que debemos buscar una medida para mejorar su calidad”, añadió Bolívar.

Saúl Buitrago, especialista de gestión integral de recursos hídricos, recomendó un plan para educar a la población sobre la potabilización del agua y sus distintos métodos. El experto aseguró que las plantas de tratamiento del país son ineficientes y la purificación debe hacerse en los hogares. 

La reflexión que dejó el encuentro virtual fue que la recuperación del sistema hidrológico nacional es un camino largo y difícil, pero que se puede lograr siguiendo las recomendaciones de expertos e invirtiendo los recursos de forma eficiente, hasta lograr un abastecimiento ideal para los venezolanos.

Este artículo de El Diario fue editado por: Génesis Herrera |Yazmely Labrador

Noticias relacionadas