• El epidemiólogo Julio Castro conversó con El Diario sobre la expansión de los casos por coronavirus de Wuhan en el territorio nacional y los distintos factores que influyen en la pandemia. Foto principal: Manaure Quintero

Los contagios por Covid-19 en Venezuela han llegado a una fase exponencial, después de casi tres meses de que se reportaran los dos primeros casos en el territorio nacional.  

Este escenario se ha entrelazado con distintos factores que debilitan las medidas de prevención y la lucha que lleva el personal de salud contra la pandemia. 

Mientras los venezolanos se fueron adaptando a la nueva realidad, que representaba poner pausa en sus rutinas para evitar contagiarse con el coronavirus de Wuhan, también han tenido que afrontar obstáculos como la falta de servicios básicos fundamentales como el agua potable, clave para la prevención de la enfermedad. 

El equipo de El Diario conversó con el epidemiólogo venezolano Julio Castro, coordinador técnico de Salud del Plan País, sobre el estado de la pandemia en Venezuela y los aspectos que se deben mejorar en la lucha contra el Covid-19. 

Hasta hace casi un mes teníamos un promedio de 30 o 40 casos a la semana, en los últimos días hemos llegado a un promedio de 500 casos a la semana. Lo que quiere decir que estamos llegando a unos números que indican que la pandemia está cambiado hacia una dirección en la que aumentarán los casos, no disminuirán por el momento”, explicó Castro en exclusiva para El Diario.

El los primeros cinco días del mes de junio se reportaron 628 casos nuevos, lo que dejó una cifra de 2.145 casos confirmados hasta la fecha

El pasado 8 de mayo de 2020, la Academia Nacional de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman), publicó un estudio sobre la evolución de la pandemia en Venezuela, en el que se aplicaron modelos matemáticos empleados en otras naciones afectadas. 

Los resultados, que hablaban de posibles picos de contagios de entre 1.000 casos diarios en el mes de septiembre o 4.000 casos diarios en el mes de julio, fueron alarmantes en el momento de la publicación. Sin embargo, Castro considera que Venezuela podría dirigirse a un escenario similar o cercano en las próximas semanas. 

“Lo que ellos hicieron fue un modelo matemático, no es una realidad sino una simulación de la misma, entonces ellos hicieron sus cálculos en relación a una premisas. Todavía no hemos llegado a esos resultados, pero de seguir avanzando la epidemia, pudiéramos llegar a unos números como esos, otros países han llegado”, aclaró el epidemiólogo. 

Aseguró que el comportamiento de la epidemia en el país no ha sido inusual, solo que ha tardado un poco en relación a como se ha desarrollado en todos los países. Insistió en que todas las naciones pasaron o pasarán por una fase lineal y luego una exponencial hasta llegar a un pico de contagios.  

Flexibilización de la cuarentena 

El aumento evidente de casos por Covid-19 coincidió con las medidas de flexibilización establecidas por el régimen de Nicolás Maduro, en las que se le dio autorización a ocho sectores comerciales para restablecer sus operaciones durante cinco días seguidos en horarios especiales. 

Castro indicó que Venezuela no cumple los parámetros establecidos para hacer una flexibilización de la cuarentena, por lo que considera que no es el momento para aplicar esta medida. 

Lo que está escrito en los documentos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para permitir la flexibilización es que esté controlada la epidemia, aquí no lo está; que se tenga un sistema de diagnóstico con un número de pruebas eficiente, aquí no lo hay, y que se puedan detectar rápidamente los casos, tampoco se puede”, añadió el médico.

Sin agua ni gasolina 

Dos dificultades que han marcado la cuarentena de los venezolanos han sido la escasez de agua y de combustible. Ambas son factores de riesgo para la propagación del coronavirus de Wuhan en el país. 

Una de las medidas de protección más eficientes para prevenir un contagios es el lavado de manos con agua y jabón. Sin embargo, el acceso al servicio es cada vez más cuesta arriba, lo que obliga a muchos venezolanos a romper la cuarentena para comprar o buscar agua en donde sea. 

De esta realidad no escapan los hospitales y clínicas del país, lugares donde son atendidos pacientes con Covid-19, lo que pone en riesgo a médicos, enfermeros, personal obrero y otros pacientes. 

Nosotros monitoreamos el abastecimiento de agua en los hospitales desde que empezó la cuarentena y la situación lejos de mejorar viene empeorando. Ha mejorado por ejemplo en algo la disponibilidad de guantes y tapabocas para el personal, pero el acceso al agua ha venido deteriorándose”, comentó.

El impacto que ha tenido la carencia de combustible en la nación ha sido distinto, pues ha inmovilizado a médicos, ambulancias para emergencias, camiones de alimentos y medicinas. Además, ha llevado a cientos de personas a pasar horas en largas filas para surtirse sin saber si podrán lograrlo. 

Desde el 1° de junio inició un nuevo esquema para el pago y suministro de gasolina subsidiada proveniente de Irán. Sin embargo, las colas para llenar los tanques continúan y en ocasiones duran mucho más que antes. 

Foto: EFE

El epidemiólogo señaló que es difícil predecir qué efecto tendrán las colas para la gasolina en el aumento de los casos, pero advirtió que la aglomeración de tantas personas en el mismo lugar y por muchas horas no parece ser un buen escenario. 

“No hay ninguna experiencia similar a esta en el mundo, así que es muy difícil hacer una opinión, pero no es una buena práctica. Ese contacto prolongado entre tantas personas es un riesgo de que haya aumento en la transmisión”, agregó.

Un acuerdo para aliviar la crisis

El pasado 2 de junio se conoció la firma de un acuerdo entre el gobierno interino y el régimen de Nicolás Maduro para la recepción de ayuda humanitaria en el contexto de la pandemia por Covid-19.

Castro detalló que este acuerdo tiene los objetivos principales de mejorar los equipos de protección para el personal de salud, el sistema de diagnóstico en el país y las capacidades en los hospitales que tratan pacientes con Covid-19. 

La lógica de esto es tratar de movilizar fondos internacionales para llevar lo necesario a los hospitales venezolanos que atraviesan una situación muy lamentable y lo que dice el documento es que ambas partes están de acuerdo en enfocarse en la protección, el diagnóstico y la atención de los casos”, explicó.

El especialista hizo énfasis en la importancia de mejorar la capacidad de diagnóstico, un punto sugerido por la Acfiman y parte de la sociedad civil en los últimos meses. 

“Además de incrementar la cantidad de pruebas también queremos que se expanda el número de laboratorios que puedan hacer las pruebas. Lo ideal es que haya siete u ocho laboratorios capacitados para hacer los diagnósticos”, añadió. 

Julio Castro asegura que el resultado del acuerdo solo sería el primer paso en un largo camino que debe transitar Venezuela durante esta pandemia. Admitió que el sistema de salud venezolano debe mejorar en muchos aspectos. 

“El cien por ciento de los hospitales que atienden pacientes con coronavirus deben tener equipos de bioseguridad, agua y jabón. No hay excusa para tener enfermeras y médicos atendiendo sin protección o para que un paciente que llega a un hospital con una fractura salga con Covid-19, por eso debemos mejorar las condiciones de nuestros hospitales”, aseveró. 

El epidemiólogo sostiene que la pandemia será un fenómeno largo en Venezuela y el mundo, por lo que invita a los ciudadanos a pensar en la prevención como estilo de vida, por lo menos hasta que el país logre controlar la propagación del Covid-19. 

Este artículo de El Diario fue editado por: Génesis Herrera.

Noticias relacionadas