• Este año se derritió por completo el glaciar del Pico Bolívar, que podía verse desde la ciudad de Mérida. Ahora solo queda el del Pico Humboldt, que también está a punto de desaparecer, convirtiendo a Venezuela en el primer país en quedarse sin glaciares

El año 2020 no solo ha estado enmarcado por la pandemia de covid-19, varios terremotos y tormentas tropicales, sino que también continúa el rápido derretimiento de los glaciares en varias partes del mundo. En Venezuela se descongeló por completo el glaciar del Pico Bolívar en el estado Mérida, y ya solo quedan apenas cuatro hectáreas de uno, el del Pico Humboldt. 

Antaño, en la Sierra Nevada de Venezuela había varios glaciares que formaban una masa continua. Poco a poco se fue fragmentando hasta quedar tres grandes picos: Bolívar, Concha y Humboldt. 

Luis Daniel Llambi, profesor titular del Instituto de Ciencias Ambientales y Ecológicas de la Universidad de Los Andes (ULA), explicó para El Diario que en 1990 desapareció el de la Concha. 30 años después, en la actualidad, desapareció en su totalidad el que estaba ubicado en el Pico Bolívar. 

Este año 2020 se dejó de ver desde la ciudad de Mérida el glaciar del Pico Bolívar que había estado desapareciendo a pedazos desde hace varios años. Ya hoy desde la ciudad no se puede ver ningún glaciar», lamentó Llambi.
Glaciar en el Pico Humboldt, estado Mérida | Foto: AP

Lo poco que queda del glaciar del Pico Humboldt está situado en una zona muy remota y por ello no se puede ver desde la ciudad. El profesor comentó que la última oportunidad que tuvieron de visitar el glaciar fue en diciembre de 2019. Por esto que aseguró que en la actualidad pueden quedar menos de cuatro hectáreas porque el inicio de 2020 fue muy caliente y seco. 

Pérdida total. El profesor Llambi explicó que desde 1900 hasta el presente, se ha perdido aproximadamente 99% del hielo en la Sierra Nevada.

«Esta época seca fue muy dura, algo bastante malo para el glaciar. Lamentablemente es el último glaciar que le queda a Venezuela», expresó Llambi.

Un impacto al turismo

Uno de los principales atractivos para los turistas que visitaban Mérida es que desde la ciudad se podía apreciar el glaciar. Luis Daniel Llambi aseguró que el derretimiento total del glaciar que estaba a la vista de habitantes y visitantes significa un impacto importante, tanto cultural como turístico, para el país. 

«Venezuela es el primer país en los Andes que se va a quedar sin glaciares. El turista que viene a Mérida no va a poder ver ningún glaciar», indicó Llambi.

El Último Glaciar de Venezuela

Un equipo de expertos de la Universidad de Los Andes (ULA), del Instituto de Ciencias Ambientales y Ecologicas (ICAE), de la mano de NatGeo, está realizando un proyecto que se llama El Último Glaciar de Venezuela.

Es una iniciativa para tomar consciencia sobre la situación de los glaciares no solo en Venezuela sino en el mundo entero. La investigación busca aprovechar la oportunidad de estudiar la colonización de la vida en zonas donde el glaciar retrocedió.

El proyecto tiene tres objetivos principales:

1.- Documentar el proceso de retroceso del glaciar y de las capas de hielo en la Sierra Nevada.

2.- Estudiar cómo se rearma un ecosistema donde antes estaba el hielo. Ver cómo ha ido colonizando la vegetación, los microorganismos, líquenes, musgos y plantas; la zona donde antes había glaciar. También estudiar a los animales que polinizan las plantas que se establecen en ese suelo.

3.- Educación y comunicación ambiental. Trabajando con los colegios del norte de la ciudad de Mérida, para hacer un programa de educación ambiental con los colegios (esto se detuvo debido a la suspención de clases por covid-19). Conocer qué ha significado para las familias ver el cambio tan drástico en la Sierra Nevada.

La capa protectora en Los Alpes

El glaciar del Ródano, en Los Alpes, fue cubierto, por segundo verano consecutivo, con una tela reflectante como una medida para evitar que el glaciar más antiguo de esa zona se derrita.

Glaciar del Ródano, en Los Alpes | Foto: Getty Images Europe

El profesor Llambi explicó que este tipo de tratamientos se aplican debido a que la radiación es el factor que más afecta a los glaciares y provoca que estos retrocedan rápidamente.

«Cuando hay mucha radiación solar, el hielo pasa a ser directamente gas, entonces, al poner una capa protectora cómo esta tela, se logra disminuir un poco la tasa de derretimiento del glaciar», explicó. 

Agregó que es muy difícil aplicar un protocolo parecido en Venezuela, específicamente porque el único glaciar que queda está en un sitio muy remoto. Lamentó que pronto se termine de derretir el glaciar pero reconoció que no queda más nada por hacer para impedirlo. 

El glaciar del Pico Humboldt es un glaciar al que cuesta mucho llegar, hay que caminar dos días para poder llegar al primer campamento base. Se va a terminar de derretir pronto y la verdad es que no hay mucho que hacer para evitarlo», sentenció Llambi.

Situación global del derretimiento

Se ha perdido más de 9,6 billones de toneladas de hielo en el mundo en los últimos 50 años debido al derretimiento de los glaciares por causa del calentamiento global, de acuerdo a un estudio publicado en Nature. 

Toneladas pérdidas. En los últimos 30 años la pérdida de masa mundial de hielo glaciar se incrementó significativamente, ascendiendo a 335.000 millones de toneladas de hielo perdido cada año.

La investigación analiza a 19 regiones con glaciares, incluidas zonas de Groenlandia y la Antártida dónde están los glaciares más grandes del mundo. El resultado es que nueve de cada 19 de esas regiones perdió cada año, durante 10 años entre 0,5% y 3% de su volumen total. 

El estudio también aseguró que al ritmo que va el deshielo, en la segunda mitad de este siglo se van a perder por completo zonas de hielo como la del Cáucaso, Europa Central, oeste de Canadá y Estados Unidos. 

Consecuencias del deshielo

  • Aumento del nivel del mar. Los niveles del agua de los océanos sube cada vez más, muchas áreas continentales dentro de algunos años serán totalmente sumergidas. 
  • Distorsión del clima. Los ciclones y los anticiclones cambiarán sus estructuras y las condiciones meteorológicas sufrirá un cambio radical. 
  • Desequilibrio de la cadena alimentaria. Los hábitats de muchas especies marinas y terrestres transformarán su ciclo natural. 
  • Expertos calculan que en algunos años el Polo Norte se convertirá en un enorme lago salado.
Foto cortesía

El siguiente paso es concientizar a la población mundial sobre el calentamiento global y el cambio climático. Aunque la situación de los glaciares parezca irreversible, expertos del mundo han llegado a la conclusión de que puede detenerse o quizá retrasarse si se toman las medidas adecuadas.

Noticias relacionadas