• El escenario político es distinto a 2005, cuando factores contrarios al chavismo anunciaron su retiro de las parlamentarias. Expertos aseguran que en el pasado había medianas condiciones para la participación, actualmente no hay una sola

La falta de estrategia para enfrentar los comicios del próximo 6 de diciembre, cuestionados a lo interno y fuera del país, es uno de los errores en los que, a juicio de analistas políticos, no debería incurrir la oposición en esta nueva etapa del conflicto venezolano.

Los grupos adversos al régimen de Nicolás Maduro anunciaron su rechazo a la celebración de las elecciones parlamentarias y descartaron su participación. Esto tras denunciar falta de transparencia y condiciones desiguales. Sin embargo, los politólogos Raniero Cassoni y David Rico, entrevistados por El Diario, agregaron que no tener una ruta clara de acción es altamente perjudicial para quienes aspiran un cambio en los destinos del país.

La sola ausencia de 2005 y la no participación en 2018, sin estrategias, no pueden considerarse victorias. Así como acudir a las urnas tampoco lo sería. Tienen que dar con una estrategia adecuada, aprovecharse de los procesos de negociación con transparencia. Si no se va a acudir a la elección, se debe hacer la diferencia. Hace mal no tener estrategia, solo pensar en lo inmediato y no en el futuro del país”, expresó Cassoni.

Rico coincidió con su colega y agregó que la pérdida de espacios solo favorece al oficialismo. “Quizá lo rescatable es que la oposición al no acudir a los comicios mantiene la coherencia en su discurso, porque ir a esas elecciones justificaría las actuaciones de la dictadura de Maduro. Pero se pierde una oportunidad para reconectar con las bases, generar estructura y llegarle a gente que no apoya a la dictadura, pero que tampoco se siente identificada con la oposición”, apuntó.

Un escenario diferente al de 2005

En 2005 los partidos Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ) y Proyecto Venezuela le anunciaron al país que no se presentarían a los comicios legislativos previstos para finales de ese año. Tres lustros después, una representación importante de toldas contrarias al chavismo hizo un anuncio similar, pero desde la perspectiva de Rico, el escenario político es completamente distinto.

Foto cortesía

“Hoy existen menos escenarios democráticos. En 2005 había mayor resquicio de libertad, pese a que la comunidad internacional tenía una imagen favorable del régimen venezolano. En la actualidad los países saben cómo actúa el chavismo y no apoyan la dictadura de Nicolás Maduro. También es importante destacar que en esa época los partidos eran sólidos y la mayoría de sus líderes estaban en el país. Actualmente, las toldas enfrentan la injusta ilegalización y muchos de los dirigentes están en el exilio”, apuntó.

Para Cassoni fue un error no acudir a la contienda de hace 15 años. Entre otras cosas, porque pudieron hacerse correctivos que impidieran el control político del chavismo, el cual se fortaleció al tener el control total del Legislativo.

“Una gran diferencia es que se hicieron modificaciones al reglamento electoral. Y una consecuencia fue que en 2010 la oposición, aunque sacó más votos, se quedó con menos diputados. En 2015, Maduro empezó a transitar una crisis política sin precedentes y varios de sus más fieles defensores se voltearon. En la actualidad luce complicado que la oposición vaya a las elecciones porque hay más persecución, menos libertades y mayor número de presos políticos”, añadió el especialista venezolano radicado en República Dominicana.

Llamado a la unión frente a las parlamentarias

El presidente interino, Juan Guaidó, anunció la noche del 19 de agosto el plan de acción de su gobierno frente a las elecciones parlamentarias impulsadas por el régimen de Nicolás Maduro.

A través de un video difundido en sus redes sociales, precisó que el plan consistirá en tres puntos: la creación de un mecanismo nacional, un plan de movilización ciudadana en todo el país y la formulación de un plan de denuncia.

“Propongo un compromiso, discutir y acordar un camino común en los próximos 10 días. Esperando de cada uno de ustedes una respuesta pública y activa, que demuestre la disposición común de devolverle la libertad a nuestro país”, expresó.

También se refirió a la necesidad de unidad en el seno de la oposición. Es por ello que hizo un llamado a líderes como Henrique Capriles Radonski (Primero Justicia) y María Corina Machado (Vente Venezuela) para que apoyen la realización de una consulta ciudadana como alternativa a las elecciones parlamentarias.

“Hago especial énfasis en los liderazgos de personas cuyo compromiso respeto, a pesar de las diferencias que puedan existir en las formas: Andrés Velásquez, Antonio Ledezma, Henry Ramos Allup, Manuel Rosales, María Corina Machado, Delsa Solórzano, Henrique Capriles, Julio Borges, Roberto Enríquez, Leopoldo López”, indicó.

Luego del pronunciamiento, distintos líderes de oposición expresaron su respaldo a Guaidó.

Panorama post 5 de enero

Los analistas también fijaron posición sobre cuál es el panorama que atravesaría el país el 5 de enero de 2021, fecha en la que debe juramentarse el nuevo Parlamento de conformidad con lo establecido en la Constitución. Los expertos vaticinaron mayor clima de conflictividad y una profundización de la crisis.

El país seguirá en una doble institucionalidad como consecuencia de la falta de claridad, por ello es necesario no generar falsas expectativas en la población y comunicar de manera efectiva”, agregó Cassoni.

Para Rico ese día se consolidará el fin del último “escenario democrático que tuvo el país –la AN electa en 2015 y con mayoría opositora–. Se demostrará que Venezuela está bajo la tutela de una organización criminal, terrorista. A mi juicio es un error decir que acudir a una elección legitima a un gobierno genocida”, manifestó.

Foto cortesía

Con respecto al capital político que tiene la oposición en la actualidad, hay consenso entre los analistas sobre la desarticulación de los principales partidos. Esto como consecuencia de las acciones emanadas desde el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) afín al régimen de Maduro. 

“El capital político de la oposición está fragmentado. No hay un líder que reúna un buen número de seguidores. Hay una esperanza de que en el país se produzca un verdadero cambio de rumbo”, expresó Cassoni.

Según Rico, la falta de conexión con los problemas cotidianos es un factor que juega en contra de las fuerzas opositoras. “Se ha perdido el liderazgo, muchos dirigentes se exiliaron tras ser perseguidos por el régimen. Esta desarticulación también se produjo en desconexión de los problemas cotidianos de la población”, refirió.

El cronograma electoral se mantiene, pese a la renuncia de Rafael Simón Jiménez a la directiva del órgano rector del sufragio. El oficialismo se juega todas las piezas con el propósito de seguir en el poder. Esto mientras que la oposición sigue sin aclarar cuáles serán los pasos para lograr el demandado quiebre del régimen y la llegada de la transición democrática.

Noticias relacionadas