• El cantautor venezolano recibió una nominación al Grammy Latino por su álbum Después de todo. En El Diario conversamos con él sobre su trasplante de médula y el proceso que enfrentó mientras grababa el disco. Foto: Rafael E Rodríguez

Después de todo es un álbum que marca la sobrevivencia para mí”, asegura el cantautor Yordano. Su voz calmada se eleva cuando recuerda y ríe. Esta vez, el proceso para hacer un disco fue diferente: han pasado casi siete años desde que le diagnosticaron cáncer y cinco desde que recibió un trasplante de médula. Durante ese proceso, surgió el álbum que le otorgó una nueva nominación al Grammy Latino en la categoría Mejor álbum cantautor.

Todo empezó cuando estuvo nominado al Grammy Latino en el año 2013 con el disco Sueños Clandestinos. Yordano viajó a Miami y a Las Vegas, Estados Unidos, para ofrecer algunos conciertos y asistir a la ceremonia de premiación. En Miami sufrió una caída en un escenario y aparecieron unos hematomas: pensaron que era por los golpes que recibió al caer, pero eran los primeros síntomas. Cuando regresó a Caracas continuaron apareciendo hematomas sin razón aparente. 

En el 2014 me diagnosticaron y después de un período de quimioterapia que no funcionó tuvimos que venir a Nueva York para el trasplante de médula. En ese período yo empecé a hacer algunas canciones”, expresa el cantautor en una llamada telefónica exclusiva con El Diario.
Nominación al Grammy Latino. Mejor álbum cantautor: Después de todo. Yordano. [Sony Music Entertainment US Latin LLC].

Se le dificultó componer, asegura. Hacía conciertos en la medida que le fuese posible, al alternarlos con las sesiones de quimioterapia. En 2015 enfrentó el trasplante de médula. Estuvo en cuarentena en el hospital y luego en casa. Su cuerpo se reinició. “Es como un reseteo completo, quedas como un bebé: no tienes defensas ni vacunas”, comenta. 

Casi al finalizar la cuarentena por la cirugía, su esposa y manager, Yuri Bastidas, contactó al músico venezolano Cheo Pardo, quien visitó a Yordano en su hogar en la Gran Manzana. Yordano le mostró algunas grabaciones y un par de canciones. Esos temas que escribió durante ese tiempo marcarían el inicio de un posible álbum, si fuera posible. Se encontraba frágil: tenía más de 30 kilos menos y, casi, tuvo que aprender a caminar de nuevo, revela. 

Pardo se llevó algunas grabaciones que había hecho Yordano e hizo algunos arreglos. Poco a poco fue naciendo Después de todo. Al terminar su cuarentena, el cantautor comenzó a visitar los estudios de grabación para participar de manera más plena en el proceso del álbum. 

En esa época, Yordano coincidió con Alejandro Reglero, vicepresidente de Sony Music Latin e hijo de Ricardo Montaner, quien le propuso hacer un álbum de canciones de Yordano cantadas por otros cantautores.

“Le mostramos algunas canciones nuevas e hicimos un convenio para hacer el disco que se llama El tren de los regresos (2016) y un contrato para hacer un álbum nuevo (Después de todo). Claro, con altibajos porque yo estaba en proceso de recuperación del trasplante que dura seis años aproximadamente”, señala. 

Hubo momentos complicados, pero Yordano siguió componiendo y grabando hasta que, en 2019, terminaron Después de todo. Meses después, llegó la pandemia por covid-19. 

Terminamos el álbum y se retrasó todo el proceso técnico después de la grabación, la mezcla, los masters y los videos. En enero, cuando filmamos los videoclips, fuimos de gira a España y estando ahí empezó la pandemia. Fuimos a Italia, teníamos concierto en Roma y Milán, pero Milán estaba cerrado y no pudimos hacerlo. Regresamos a Nueva York el 2 de marzo y a los dos días, cierran también esta ciudad”, rememora.

Así fue el proceso de Después de todo: al principio Yordano participaba menos y luego se fue involucrando más. Iba al estudio y grababa voz y guitarra, regresaba a casa, componía, descansaba. Sacó varias canciones del disco: quería que fuese un reflejo de esta etapa de su vida. “Y después de todo lo que quedó fue este álbum”, comenta riendo. 

La nominación al Grammy Latino

El 29 de septiembre anunciaron la lista de nominados a los Grammy Latino. Venezuela obtuvo cuatro nominaciones. Yordano estaba durmiendo cuando recibió la nominación a Mejor álbum cantautor por Después de todo. Cuando abrió los ojos, Yuri le dijo: “Nos nominaron”. La alegría lo invadió.

Tres nominaciones más:

Mejor álbum pop/rock: Pangea, Los Mesoneros.

Mejor canción pop/rock: Últimas palabras, Los Mesoneros, songwriters (Los Mesoneros).

Mejor álbum tropical tradicional: Soy puro teatro – Homenaje a la Lupe, Mariaca Semprún, [Our Plays LLC].

En redes sociales recibió cientos de felicitaciones. Leyó uno o dos comentarios que eran “de lo que llaman haters”, dice riendo. Acepta las críticas: cree que son buenas. Sin embargo, señala que las críticas destructivas no aportan nada positivo. “Lo destructivo no es crítica, es saña. Cuando dicen crítica destructiva eso no es crítica, es simplemente ganas de hacer daño”, comenta. 

Gracias a las redes sociales, mantiene contacto no solo con sus fanáticos y amigos, sino también con sus hijas y nietas. “Tengo dos nietas, una de siete y la otra cumplió dos: la chiquitica canta las canciones como puede. Todo el mundo está lejos, cada uno en un sitio distinto. Ese es el lado bueno de las redes, que uno puede estar en contacto visualmente”, expresa.

Una catarsis 

En todo el proceso de quimioterapia, cirugía y recuperación, escribir canciones era una actividad que lo ayudaba a sobrellevar la situación. Era una catarsis. “Escribir era como la parte sana, positiva y creativa. La palabra es un poco fuerte, pero cuando estás con la muerte ahí… Hacer cosas que tienen que ver con creación y vida creo me ayudaba mucho”, expresa tranquilamente. 

Aún no tiene una canción favorita de este álbum: siempre las elige mientras el tiempo va pasando. Hay canciones que escucha y las revive. Todos los temas los hace con la misma pasión, entrega, cuidado, fervor y dignidad, expresa entre risas. “Le dedico todo”, dice.

Su esposa Yuri jamás se apartó de su lado. “Es mi ángel de la guarda”, afirma Yordano. En su camino también estuvo Sergio, su médico, quien también es venezolano. “La lucha no es contra la muerte, es por la vida”, le decía su doctor. Por eso, Después de todo significa que logró sobrevivir, pero también es un agradecimiento a todos los que lo acompañaron en este trayecto. 

La palabra es particular, ‘sobrevivir’: es como vivir más de lo que te tocaba”, reflexiona. Ahora, desde su casa en Nueva York, piensa sobre lo que le dejaron estos años. Después de todo, Yordano volvió a cantar.
Noticias relacionadas