• Este sábado se registró la cifra más alta de contagios por covid-19 en lo que va de año y que además está precedida por el reporte de colapso hospitalario y falta de insumos. Foto principal: AP

La cifra más alta de contagios por covid-19 se registró este sábado 20 de marzo. Freddy Ñañez, ministro de Comunicación, informó que se detectaron 1.161 casos de coronavirus en Venezuela. Lo que significa el número más alto de contagios en lo que va de año. 

La académica e investigadora de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman), Gioconda Cunto de San Blas, afirmó para El Diario que el aumento de casos se debe fundamentalmente a la flexibilización amplia anunciada en diciembre por las fiestas navideñas y en febrero por el asueto de Carnaval.

Por su parte, Mauro Zambrano, dirigente sindical de clínicas y hospitales, explicó para El Diario que si bien la flexibilización amplia es uno de los principales motivos existen otros que han contribuido al aumento de contagios. 

Una de las razones es la situación económica del país que obliga a los ciudadanos a salir a las calles a buscar sustento. A quienes se les hace imposible mantener un confinamiento indefinido. 

Casos de covid-19 en aumento
Foto: Boris Vergara – Agencia Anadolu

“La gente no puede mantenerse en su casa porque cómo vive si los salarios están muy por debajo de la realidad económica”, comentó el dirigente. 

Caracas registró el mayor número de casos, con un total de 275 contagios en 21 parroquias, según las cifras oficiales. El viernes 19 de marzo. Delcy Rodríguez informó sobre un caso en el estado Miranda  de la nueva variante brasileña.

Los hospitales del país se encuentran en condiciones precarias y se enfrentan al reto de tratar pacientes con covid-19. En Caracas, los centros asistenciales están al límite de su capacidad y no hay insumos ni personal de salud suficiente para atender la demanda de pacientes. 

Situación hospitalaria

En Caracas existen siete hospitales “centinelas” designados por el régimen de Nicolás Maduro para atender a pacientes que ingresen con covid-19. El hospital Pérez Carreño, el hospital Clínico Universitario, el hospital Vargas, el Algodonal, el JM de los Ríos, el hospital de Coche y el hospital de Lídice. De estos centros de salud, Lídice y el Pérez Carreño están al máximo de su capacidad, así lo informó la ONG Monitor de Salud.

Para el 15 de marzo, en el hospital de Lídice hay 14 camas y 19 personas con el virus. Mientras que en hospital Perez Carreño habían 56 pacientes con coronavirus cuando su capacidad instalada es de 36 personas.

Zambrano comentó que los hospitales no tienen la capacidad operativa para atender a todas las personas que llegan buscando tratamiento. Además, aumentó el número de personas que ingresan diariamente con síntomas de covid-19. “Antes llegaban uno o dos integrantes de una familia. Eso cambió, ahora llegan familias enteras buscando atención médica”, afirmó el dirigente sindical. 

Aumento de contagios en el registro oficial

Si bien el repunte de casos se viene reportando desde hace varias semanas, el viernes 19 de marzo fue que este aumento quedó registrado en las cifras oficiales. El médico infectólogo Miguelángel Navas  explicó para El Diario que actualmente son pocos los centros de salud que realizan pruebas PCR para covid-19. Lo que genera un subregistro de casos. Precisó que entre más tarda una persona con síntomas de coronavirus en realizarse la prueba, disminuye la sensibilidad de las PCR para detectar el virus.

“Mucha gente no está acudiendo a los centros. Se quedan en casa pensando que es una gripe y por miedo a que los hospitalicen o los aíslen no acuden a los hospitales”, comentó. 

El especialista señaló que tampoco se está realizando un rastreo de contactos luego de que una persona da positivo para covid-19, lo que genera un incremento de casos. “Si no tomas las PCR de los contactos y no se aíslan, persiste la propagación del virus”, afirma.

Cerco sanitario 

El domingo 14 de marzo, Nicolás Maduro anunció la implementación de una flexibilización limitada y parcial en la región capital y en el estado Bolívar. También ordenó la aplicación de un cerco sanitario con una serie de restricciones para frenar el avance de los contagios por covid-19 y por la llegada al país de la variante brasileña, denominada P.1. 

Este cerco sanitario se aplicó desde el 15 hasta el 21 de marzo en Caracas, Miranda, La Guaira y el estado Bolívar. Esta medida implica la implementación de puestos de control para reducir la movilización entre distintas zonas de las entidades. Además, el ministro para el Transporte, Hipólito Abreu, informó que como parte de esta modalidad quedarán suspendidas las rutas interurbanas desde y hacia Caracas, Miranda, Vargas y Bolívar. Una medida que se mantiene también en Táchira.

En el estado Miranda estas medidas implicarán control vehicular entre los municipios, restricción del transporte público, solo personas de sectores esenciales podrán abordar el Metro de Los Teques y el Sistema Ferrocarril y los comercios autorizados son los únicos que podrán permanecer abiertos. Así lo informó el gobernador de la entidad, Héctor Rodríguez.

Falta de protección 

A pesar de la implementación del cerco sanitario y las restricciones, este viernes se registró un elevado número de contagios. El régimen de Nicolás Maduro reconoce que se trata de una segunda ola y también de que la población no está tomando las medidas de protección adecuadas. 

“Ha iniciado en Venezuela una segunda ola, mucho más virulenta. Tenemos un repunte en la ciudad capital y en los estados que ya se encuentran con el cerco epidemiológico.  El pueblo caraqueño está relajando medidas de protección y eso no debe ocurrir. Ya Venezuela salió de la meseta”, dijo Delcy Rodríguez durante su alocución de este viernes 19 de marzo. 

Más casos de covid-19 en Venezuela

Señaló que el país “no está para fiestas” por lo que pidió a la población extremar las medidas de protección. Mientras tanto, afirmó que las autoridades de salud están trabajando para brindar atención médica a los pacientes con o sin síntomas de covid-19. 

Mauro Zambrano señaló que otro de los factores que influye en el aumento de casos es que a las personas se les hace económicamente difícil llevar medidas de protección adecuadas. Aseguró que la mayoría de los ciudadanos utiliza tapabocas reusables de tela debido a que no pueden costear los tapabocas desechables. Destaca que el nivel de protección de los tapabocas reusables contra el covid-19 es muy bajo. 

Vacunación lenta 

Otra de las situaciones que enfrenta el país en materia de salud es que las jornadas de vacunación que se realizan en los hospitales es muy lenta.  El régimen de Nicolás Maduro ha anunciado jornadas de inmunización con la vacuna Sputnik V de Rusia con 100.000 dosis y la vacuna china Sinopharm con 500.000 dosis.

 

Foto: Getty Images

Desde el 18 de febrero que inició el proceso de vacunación en el país, no ha sido vacunado todo el personal de salud de los hospitales y clínicas. Este sector es el primero en recibir la vacuna debido a que poseen el mayor riesgo de contagio. 

El portal Timetoherd estima que, al ritmo en el que se aplican las vacunas actualmente en el país, logrará inmunizar al 70% de su población en 33.000 días, es decir 90 años, y con ello, establecer la inmunidad colectiva dentro del territorio.

Timetoheard también reseña en su portal que, hasta el momento, en el país solo 0.02% de la población ha sido vacunada. Además, mantiene un promedio de 0.00% de personas inmunizadas por día.

Más flexibilización, más casos

El domingo 14 de marzo, Nicolás Maduro asomó la posibilidad de flexibilizar nuevamente para Semana Santa. La académica Gioconda Cunto de San Blas augura más contagios si se relajan las medidas para esos días festivos. 

Una flexibilización amplia en Semana Santa podría traer más casos. La situación es realmente alarmante. Yo espero que esa medida la estén reconsiderando en función de lo que ya está pasando ahorita” asegura Gioconda Cunto de San Blas

La investigadora destaca la crisis a la que se enfrentan los hospitales del país, los cuales se encuentran al máximo de su capacidad con pacientes de covid-19 y otras patologías. Los centros de salud no cuentan con camas suficientes para atender a la cantidad de personas que llegan buscando atención médica. 

Según la Acfiman, Venezuela cuenta con un promedio de 8,7 camas hospitalarias para 10.000 personas mientras que el promedio en América Latina es de 30 camas por 10.000 habitantes. 

“En este momento a alguien se le presenta una situación de covid-19, o cualquier otra cosa que amerite una hospitalización, y no hay cómo ubicar a la gente”, precisa. 

Esta segunda ola pone a prueba, una vez más, al sistema de salud venezolano. Desde hace años los hospitales se enfrentan a las precarias condiciones en las que laboran. Ahora, bajo las mismas condiciones, deben lidiar con un elevado número de pacientes con covid-19 y sortear el colapso hospitalario. Mientras tanto, no existe un plan de vacunación claro y las cifras de contagio van en aumento. 

Noticias relacionadas