• Según los datos de GasBuddy –compañía que se dedica a rastrear precios de la gasolina, comparar y estudiar factores afines–, las estaciones de servicio de varios estados se están quedando sin combustible: 7% en las de Virginia, 5% en las de Carolina del Norte y 4% en las de Georgia. Foto: Getty Images

El nerviosismo en varios estados dentro del territorio de Estados Unidos (EE UU) comenzó a propagarse después de que un grupo de hackers realizara un ciberataque a una de las redes de oleoductos más importantes del país –el viernes 7 de mayo–, la cual tuvo que suspender todas sus operaciones.

Colonial Pipeline fue la empresa que sufrió el ataque. Es la encargada de transportar 2,5 millones de barriles diarios, lo que representa el 45% del combustible utilizado en la costa este de EE UU. Posteriormente anunció que está enfocada en reactivar la mayoría de sus actividades para el fin de semana del 15 y 16 de mayo.

Poco después de darse cuenta del delito en progreso, Colonial decidió desconectar varios sistemas para evitar la progresión de la amenaza. Esto acarreó perjuicios en múltiples áreas de dichos sistemas, así como la suspensión temporal de sus labores.

Estado de emergencia.

El gobierno de EE UU declaró el domingo 9 de mayo un estado de emergencia para relajar las medidas de rigor que permiten el traslado de petróleo refinado. La medida se extiende por 18 de los 50 estados de EE UU, los cuales fueron los principales afectados por las fallas. Igualmente, el gobierno informó que, de ser necesario, tomará otras medidas de soporte hasta que Colonial Pipeline vuelva a estar apta para retomar la distribución.

La empresa también indicó que ha mantenido vigiladas sus reservas en todo el territorio nacional y tomó medidas acordes a la situación para disminuir el impacto del cese operacional. Sin embargo, esto no ha sido suficiente para brindar tranquilidad a los ciudadanos, quienes han optado por hacer compras en elevadas cantidades para prevenir la posible escasez de los recursos.

El temor se ha masificado con el pasar de los días, dando como resultado largas colas en las estaciones de servicio para abastecerse con gasolina.

https://mobile.twitter.com/CMonteroOficial/status/1392207531934691330

¿Quién llevó a cabo el ciberataque?

El lunes 11 de mayo, el Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés) afirmó que el causante del ciberataque a Colonial Pipeline fue ejecutado por DarkSide, una agrupación de hackers –o piratas cibernéticos– que logró infiltrarse en la red interna de la compañía.

Se pudo conocer que los delincuentes lograron robar más de 100 gigabytes (GB) de información.

Algunos investigadores consideran que DarkSide es un grupo de hackers rusos o, en su defecto, opera desde el país de donde proviene la lengua. Esto se debe a que el idioma utilizado en el hackeo es ruso. Por tanto, se sopesa la probabilidad de que el grupo trabaje para el gobierno de Vladimir Putin.

No obstante, esta última teoría generó disgusto en DarkSide; lo suficiente para que el 10 de mayo emitiera un comunicado con énfasis en las siguientes afirmaciones: “Somos apolíticos (…). Nuestro objetivo es conseguir dinero, no crear problemas para la sociedad”.

Las palabras del grupo fueron expuestas y analizadas por Digital Shadows, una empresa de bioseguridad y cuya sede principal se ubica en Londres, Inglaterra. Algunas de sus labores son: evaluar riesgos digitales, asesora para prevenir daños cibernéticos y rastreo de ciberdelincuentes.

De acuerdo con Digital Shadows, DarkSide no realiza estos ataques por motivos propios, sino como cumplimiento de un negocio; es decir, ofrecen sus servicios de hackeos a terceros y a cambio reciben un porcentaje de las ganancias que ello genere.

“A partir de hoy, tendremos mayor moderación y verificaremos a profundidad cada compañía que nuestros socios quieren que encriptemos (ataques con códigos complejos de descifrar) para evitar consecuencias sociales a futuro”, agregó DarkSide. 

La embajada rusa en EE UU también respondió asegurando que no tiene ningún tipo de implicación con el grupo delictivo. 

Consecuencias y riesgos por escasez de gasolina

Gaurav Sharma, un analista independiente del mercado petrolero, indicó al medio BBC que las fallas en Colonial Pipeline derivaron en una gran cantidad de barriles que quedaron varados en las refinerías de Texas. Explicó que con el estado de emergencia, se pudieran enviar en camiones cisternas hasta Nueva York, aunque esto no igualaría la capacidad generada en condiciones normales.

Según los datos de GasBuddy –compañía que se dedica a rastrear precios de la gasolina, comparar y estudiar factores afines–, estaciones de servicio de varios estados se están quedando sin combustible: 7% en las de Virginia, 5% en las de Carolina del Norte y 4% en las de Georgia.

La demanda de gasolina aumentó un 20% el lunes 10 de mayo en todo el país con relación a la semana pasada.

Nerviosismo por escasez de gasolina
Colas para surtir gasolina en EE UU tras ciberataque a oleoducto | Foto: Reuters.

En Florida, Georgia, Virginia, Carolina del Norte y Carolina del Sur (estados atendidos por Colonial Pipeline principalmente), la demanda incrementó por encima del 40%. Por tal motivo, el gobernador de Georgia, Brian Kemp, suspendió el cobro de impuesto del recurso y el resto de los estados afectados están evaluando medidas al respecto.

Ajeno a las consecuencias del ciberataque, la Asociación Automovilística Estadounidense (AAA, por sus siglas en inglés) indicó que el precio del galón de combustible (3,7 litros) ya alcanzó el precio más elevado que ha tenido en seis años a escala nacional: 2,9 dólares. No obstante, los analistas temen que aumente aún más su valor tras el ciberataque de DarkSide. 

Noticias relacionadas