• Fedecámaras propone que se le permita participar en el negocio petrolero para lograr abastecer el mercado nacional

La escasez de combustible en Venezuela, ocasionada por la caída de la producción petrolera y la paralización de su parque refinador, ha llevado a diversos actores a contemplar la creación de minirefinerías que puedan garantizar la demanda interna de carburante.

Uno de los sectores que ha planteado esta posibilidad es Fedecámaras, mediante una propuesta formal al régimen de Nicolás Maduro, para que le permita participar del negocio petrolero.

Desde la agrupación gremial aseguran que esto se traduciría en la reactivación de la productividad y en una mayor distribución de productos en el país, al mismo tiempo que se eliminan los incentivos para la comercialización ilegal de combustible.

Rafael Quiroz, experto petrolero y profesor universitario, comenta para El Diario que las minirefinerías que pretende instalar la empresa privada serían relativamente económicas en comparación con el costo de construir un centro de refinamiento de tamaño estándar.

Costos. Construir una minrefinería puede suponer una inversión de entre 300 y 450 millones de dólares.

Dice que los recursos necesarios para este tipo de proyectos podrían variar de acuerdo con ciertas variables como la distancia entre la instalación y el yacimiento de petróleo. Así como el tipo de petróleo que se pretenda utilizar y los derivados que se quiera obtener.

Otro aspecto que también incide es la capacidad de procesamiento de petróleo que se instale. Esto debido a que las minirefinerías pueden producir entre 5.000 y 25.000 barriles de producto diariamente.

“De allí en adelante estamos hablando de cuentas mayores, o de refinerías propiamente.  Las minirefinerías tienen un tope máximo de procesamiento en los 25.000 barriles”, sostiene.

Producción petrolera

El experto asegura que la construcción de minirefinerías no es la solución a la crisis creada por la caída de la producción de combustible. Argumenta que la respuesta pasa por levantar la producción de petróleo y no por construir nuevas refinerías, sin importar si estas son grandes o pequeñas.

No puede haber refinación si no hay previamente producción de petróleo que es con lo que se alimentan esas refinerías” Rafael Quiroz

Quiroz agrega que la implementación de la propuesta planteada por Fedecámaras abre el abanico para que se desarrollen dos posibles escenarios. El primero de ellos es que el Estado venezolano, a través de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), suministre el crudo para que operen las plantas.

No obstante, esta opción luce poco factible. La estatal venezolana no está en capacidad de asumir un compromiso de este tipo debido a la poca producción de petróleo que tiene en estos momentos que según cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se ubicó en 521.000 durante febrero de este año.

Mientras que el segundo escenario contempla que el régimen permita que la empresa privada sea quien se encargue de importar el crudo necesario para operar las minirefinerías que ellos mismos construirían. 

Visión a futuro

Quiroz afirma que una característica fundamental de la industria petrolera es que las inversiones tienen que realizarse con una visión a largo plazo. Lo contrario sería un error. 

Asegura que históricamente los empresarios venezolanos han sido “cortoplacistas”. Ante esto, considera que no están capacitados para acometer este tipo de inversiones y esperar el tiempo suficiente para recuperar su capital.

“No creo que haya muchos en el sector privado y en Fedecámaras que estén dispuestos a meterse en ese negocio. Sobre todo porque en Venezuela el empresariado ha sido ‘cortoplacista’”, plantea.

El experto calcula que siendo optimistas, construir una minirefinería como las que plantea Fedecámaras requeriría de al menos dos años.

Otra de las solicitudes de los empresarios al régimen de Maduro es que se creen nuevos modelos de negocio petrolero que contemplen la participación privada .“En especial, en el suministro y comercialización de combustible”.

A juicio del experto, esto supone una serie de interrogantes como a qué precio se vendería el combustible y si dicho monto sería fijado por el Estado, tal y como ocurre actualmente, o si por el contrario este podrá ser fijado por los privados.

“Creo que el Estado venezolano debe seguir participando de la economía, debe actuar como interventor y también como empresario, en los lugares en que sea conveniente. No en cualquier parte”, afirma.

En este sentido, cree conveniente que se permita que la empresa privada pueda participar en el negocio petrolero, al menos aguas abajo. Esto quiere decir involucrarse en temas de exploración, transporte y comercialización.

Estima que es conveniente que esta alianza entre el sector público y privado se realice, pues serviría para ayudar a levantar la industria petrolera nacional que se encuentra en uno de los peores momentos de su historia.

Recuperación en conjunto

FILE PHOTO: The logo of Venezuelan oil company PDVSA is seen on a tank at Isla refinery in Willemstad on the island of Curacao April 22, 2018. REUTERS/Andres Martinez Casares/File Photo

Heliodoro Quintero, analista petrolero, comenta en exclusiva para El Diario que si bien no descarta la posibilidad de construir minirefinerías, como una solución coyuntural, esto debería realizarse al tiempo que se trabaja en la recuperación del parque refinador venezolano.

Ello incluiría las plantas refinadoras de Cardón, Amuay y El Palito, las cuales en conjunto podrían llegar a producir más de un millón de barriles diarios de combustible.

Afirma que una posibilidad para recuperar dichos complejos refinadores puede ser a través de su privatización a manos de capital privado venezolano. Añade que esta idea ya ha sido debatida a lo interno del régimen para cederle el control de ciertos activos a Rusia y China.

Se planteó venderle esas refinerías a Rusia y China. Una mejor idea sería ponerla en manos de venezolanos para que las pongan a producir”, apunta.

Quintero dice también que Venezuela cuenta con la mano de obra calificada tanto para recuperar la industria petrolera como para operar las minirefinerías, en caso de que estas se lleguen a construir.

¿Habrá aumento en el precio de la gasolina?

Persona surtiendo gasolina frente al Centro Comercial San Ignacio este 6 de diciembre
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

El experto petrolero expresa que, al menos de momento, no avizora que se produzca en el país un aumento del precio de la gasolina. Pese a esto, si cree que dentro de la industria se encuentran evaluando realizar un ajuste que sincere realmente el costo del combustible.

Esto ocurre en un contexto en el que el precio del litro de gasolina subsidiada puede adquirirse a Bs. 5.000, con un límite mensual de 120 litros por ciudadano.

“Sí veo, dentro de Pdvsa, intenciones de sincerar esos precios. No a niveles internacionales, como se paga en Londres, Italia, Francia, Alemania o en los Estados Unidos, pero sí a un precio que esté por debajo del precio internacional; pero que esté por encima de lo que le cuesta Pdvsa la producción de gasolina”, afirma.

Sostiene que Pdvsa ya no está en condiciones de continuar subsidiando el combustible tal y como venía haciéndolo en el pasado. 

Añade que el país se dirige a un escenario en el que el precio de todo el combustible estará expresado en dólares y apunta que ya existen señales que dan fe de ello. Una de ellas es el hecho de que desde el propio régimen se ha dicho, sin precisar fechas, que a futuro Venezuela irá a un esquema de dolarización total del precio de la gasolina.

Otra de ellas está ligada al hecho de que el carburante que se está distribuyendo actualmente se está despachando en mayor medida a estaciones “dolarizadas”.

“Ya se está vendiendo un buen porcentaje de la gasolina que se suministra aun deficitariamente para el mercado interno va expresada en dólares. Es decir, está dolarizada. Cada día crece más el porcentaje de venezolanos que están dispuestos o que pueden comprar una gasolina dolarizada”, concluye.

Noticias relacionadas