• La investigación se llevó a cabo con información de más de 300 millones de estadounidenses 

Un estudio basado en datos de salud de más de 315 millones de estadounidenses constató que la contaminación atmosférica provoca problemas de salud mental como el estrés o la depresión, lo que aumenta el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular en los adultos menores de 65 años de edad.

El estudio, realizado por investigadores del Hospital General de Massachusetts y la Facultad de Medicina de Harvard (Boston, Estados Unidos) se presentó el 26 de abril en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), que se celebra en Atenas (Grecia).

“Nuestro estudio muestra que el aire que respiramos afecta a nuestro bienestar mental, lo que a su vez repercute en la salud cardíaca”, subraya Shady Abohashem, autor principal e investigador en Harvard.

Leer más  Estas son las vías de la Gran Caracas que estarán cerradas este fin de semana
La capital de India suspendió parte de sus actividades debido a la alta contaminación del aire

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación atmosférica causó 4,2 millones de muertes prematuras en el mundo en 2019.

A su vez, la enfermedad mental también se ha relacionado con la muerte prematura.

La investigación 

El estudio quiso examinar si la contaminación atmosférica y la mala salud mental están interrelacionadas y si tienen un impacto conjunto en la muerte por enfermedad cardiovascular.

Para ello, los investigadores se centraron en las PM2,5, partículas muy pequeñas en el aire que tienen un diámetro de 2,5 micrómetros y que son las que mayor riesgo presentan para nuestra salud. Estas partículas finas se generan en los tubos de escape de los vehículos, en la combustión de las centrales eléctricas y en la quema de madera.

Leer más  ¿Cuáles son los niveles de filtraciones en las viviendas y cómo identificarlas? 

En paralelo, el equipo obtuvo datos de los Centros estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre los niveles anuales de PM2,5 en más de tres mil condados y clasificó la exposición a estas partículas como alta o baja, según las normas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

También recopilaron datos sobre el número medio de días (estandarizados por edad) que los residentes de los condados sufrían problemas de salud mental, como estrés, depresión y problemas emocionales.

Estrés y taquicardia: ¿cuál es su relación y cómo se pueden evitar?

A continuación, clasificaron a cada condado en tres grupos en función de estas cifras, y obtuvieron las tasas de mortalidad cardiovascular prematura (menores de 65 años) por edad y condado.

El estudio incluyó 3.047 condados estadounidenses, que representaban 315 millones de residentes (más de 207 millones con edades comprendidas entre los 20 y los 64 años, y un 50 % de mujeres) en 2013.

Leer más  Gaudi Esté revive el imaginario de José Gregorio Hernández con sus esculturas

Entre 2013 y 2019, más de un millón de personas, (el 0,34 % de los participantes) murieron por enfermedad cardiovascular antes de los 65 años.

Contaminación, salud mental y enfermedad cardiovascular

A partir de estos datos, el equipo analizó las asociaciones entre contaminación, salud mental y mortalidad cardiovascular prematura y descubrió que los condados con mayores concentraciones de PM2,5 tenían un 10 % más de probabilidades de notificar peores niveles de salud mental, en comparación con los condados con aire limpio.

Además, ese riesgo era notablemente mayor en los condados con alta prevalencia de grupos minoritarios o pobreza.

Estrés y taquicardia: ¿cuál es su relación y cómo se pueden evitar?
iStock

A su vez, la relación entre salud mental y mortalidad cardiovascular prematura fue más elevada en los condados con niveles más altos (por encima de los niveles recomendados de contaminación atmosférica recomendados por la OMS).

Leer más  Banco Bicentenario lanzó servicio a domicilio para adultos mayores y personas con discapacidad: ¿cómo solicitarlo?

En estos condados, los niveles más altos de problemas de salud mental se asociaron con un aumento tres veces mayor de la mortalidad cardiovascular prematura en comparación con los niveles más bajos de salud mental.

“Estos resultados revelan una doble amenaza de la contaminación atmosférica: no solo empeora la salud mental, sino que también amplifica significativamente el riesgo de muertes relacionadas con el corazón asociadas a una mala salud mental”, advierte Abohashem.

Para el investigador, este estudio demuestra que hacen falta “urgentemente” estrategias de salud pública que aborden tanto la calidad del aire como el bienestar mental para preservar la salud cardiovascular.

Con información de EFE 

Noticias relacionadas