• Un libro es uno de los mejores regalos para la infancia; en ellos los niños podrán descubrir un mundo nuevo. El equipo de El Diario realizó una lista con 10 obras literarias para este día

La lectura puede convertirse en el medio de exploración para nuevas realidades y en la niñez, cuando el mundo se presenta como algo renovado diariamente, la literatura es un espacio de creatividad. Un libro representa una puerta a distintos mundos, a veces cercanos y otras lejanos, pero, al final, ese pequeño niño descubrirá un nuevo lugar para identificarse en su crecimiento. 

En este momento, cuando la pandemia por covid-19 se mantiene en la mayoría del mundo, es imperante encontrar lugares de esparcimiento en el hogar. En el Día del Niño, celebrado este domingo 18 de julio, las fiestas infantiles serán sustituidas por una pequeña reunión familiar y un libro puede cambiar el aburrimiento en curiosidad. Por eso mismo, el equipo de El Diario realizó una lista con las 10 obras literarias para niños.

1. Disparate, de Eugenio Montejo. 

La editorial Ekaré, conocida por sus publicaciones de literatura infantil, publicó el poema Disparate de Eugenio Montejo junto a las ilustraciones de Gerald Espinoza. “Este era un país un día/ donde todo iba al revés;/ el sol de noche salía,/ el cielo estaba en los pies”, dice el primer verso. Este poema es una alegoría a la perspectiva infantil de las cosas, alejada de toda contaminación cultural y, más allá de la inocencia, es una mirada pura de la realidad.

10 libros para incentivar el hábito de la lectura en los niños

Eugenio Montejo (1938-2008) es uno de los poetas y ensayistas más importantes de la literatura venezolana. Su incursión en la literatura infantil es conocida sobre todo por el texto titulado Chamario, poesía para chamos, en la cual establece un lugar para la ruptura de las convenciones métricas, lingüísticas y culturales a través del absurdo. 

2. Charlie y la fábrica de chocolate, de Roald Dahl. 

La novela escrita por el autor inglés se publicó en 1979. En ella narra la historia de Charlie Bucket, un pequeño niño, desamparado en la pobreza extrema, que tiene como gran sueño conocer la fábrica de chocolate del excéntrico Willy Wonka. Luego, el dueño de la fábrica decide abrir un concurso para hacer un recorrido por el recinto y Charlie resulta ganador de uno de los tickets dorados. 

En la fábrica los distintos personajes dan cuenta de actitudes negativas. Las manías, defectos y fallas en la educación de los cinco niños ganadores del concurso se vuelve plausible en cada una de las estaciones de la fábrica. Sin embargo, Charlie, desde su más inherente humildad, es el único en terminar el recorrido. 

3. El día loco del profesor Kant, de Jean Paul Mongin y Laurent Moureau. 

Este libro pertenece a una colección llamada “los pequeños platones” que pretende establecer una conexión con la filosofía y la niñez. En muchos casos, los textos filosóficos y su pesadez entran en conflicto con la sencillez de la vida infantil; sin embargo, en este texto se narra la vida del filósofo alemán Emmanuel Kant. 

10 libros para incentivar el hábito de la lectura en los niños

En este libro se puede ver al escritor de la Crítica a la razón pura tener una vida rutinaria, como era conocido, pero también bailar, jugar y emocionarse por cada clase impartida. De esta manera, la inclusión de la filosofía en la infancia se hace de una forma agradable para los niños .

4. El fantasma de Canterville, de Oscar Wilde. 

La novela fue escrita por el novelista, cuentista, poeta y dramaturgo inglés Oscar Wilde y fue publicada, por primera vez, en 1887 en dos partes de la revista The Court and Society Review. Es una de las obras más conocidas de Wilde y ha sido adaptada al cine y al teatro en varias ocasiones. 

La novela cuenta la historia de una familia burguesa norteamericana que se muda al castillo de Canterville, en Inglaterra. El relato de los dueños anteriores dice que la casa se encuentra habitada por el fantasma de Sir. Simón de Canterville, quien murió 300 años antes. Sin embargo, el encuentro de este fantasma con la familia es satírico y, aunque lo intenta, nunca logra asustarlos. 

5. Melodía en la ciudad, de Benjamín Lacombe. 

La historia de esta novela infantil tiene como personaje principal a Alejandro, un niño de 13 años de edad, que descubre un día, mientras mira por la ventana, la vida monótona de sus coetáneos y en destino irrebatible de un trabajo en la fábrica bajo el cielo sombrío. Ante esto, en ese mismo instante, ve a la distancia una caravana llena de colores. Es el circo. 

10 libros para incentivar el hábito de la lectura en los niños

Alejandro escapa y, más allá de las rarezas y los juegos lúdicos, siente gran curiosidad sobre el ritmo que sale de algunos guitarristas que tocan al compás del baile de un grupo de mujeres. En ese momento, decide tomar una guitarra y, aunque nunca antes lo había hecho, el rasgueo de las cuerdas daba un sonido pulcro como si de un prodigio se tratase. 

6. Matilda, de Roald Dahl. 

La mayoría de las personas han visto la película de Matilda, protagonizada y dirigida por Danny DeVito, pero pocos conocen su referencia literaria escrita por Roald Dahl. La novela fue publicada en 1988 y narra la historia de una niña con gran interés por la lectura. Desde muy pequeña tuvo un conocimiento inmenso sobre las cosas y sentía extrañeza ante su familia, quienes al ser tan distintos, pasaban sus días frente al televisor. 

Matilda es una de las obras más importantes de la literatura infantil. Es un referente puntual para todas las generaciones después de su publicación y la adaptación al cine hizo, que más allá de los límites de la publicación, la historia llegará a todos los rincones del mundo. Es un relato que permite encontrar una alegría en cada libro leído.

7. Marie Curie, en el país de la ciencia, de Irène Cohen-Janca y Claudia Palmarucci.

Este libro publicado por Ediciones Ekaré narra la vida y obra de Marie Curie, la primera persona en recibir dos premios Nobel. La historia de la física y química polaca está escrita por Irène Cohen-Janca e ilustrada por Claudia Palmarucci y fue escogido por el Ministerio de Cultura de España como el libro mejor editado de 2020 en la categoría de libros infantiles. 

10 libros para incentivar el hábito de la lectura en los niños

Este texto tiene una importancia en las nuevas generaciones, ya que, más allá de historias de ficción, la biografía de Marie Curie es un referente real para los niños. 

8. Nocturno, de Isol. 

Este libro de la escritora e ilustradora argentina Isol tiene una particularidad: brilla en la oscuridad. Existe una leyenda de la lectura infantil como lectura nocturna, en la cual los pequeños, sin sueño y repletos de energía, toman una linterna, arropan su cabeza bajo la cobija y se dedican a leer las páginas de su libro favorito. Este, por lo tanto, no necesitará de luz externa porque la luz nace de sus palabras.

Asimismo, los relatos presentes en el libro son una mezcolanza entre el sueño y la vigilia. Ese momento de la noche en el cual los niños persiguen sus sueños tras una obra literaria.

9. Maní confitado, de Ignacio Valenzuela. 

Los fanáticos del fútbol crecen con la curiosidad de las anécdotas sobre glorias pasadas, escuchadas de la voz de sus padres, sin saber, siquiera, qué fue lo que ocurrió. Entonces, revisan cada barajita, noticia y video disponible. En este libro de Ignacio Valenzuela se recopila la historia del fútbol y sus curiosidades de forma didáctica e ilustrativa. 

El foco principal del texto es el fútbol chileno, por la nacionalidad de su autor, pero es una obra interesante para los niños que son fanáticos de ese deporte y sienten curiosidad sobre su historia. 

10. ¡Paténtalo!, el libro de los inventos útiles y disparatados de la historia, de Matgorzata Mycielska, Aleksandra Mizielinska y Daniel Mizielinski

En este libro de Ediciones Ekaré se relata el proceso de la invención y su importancia para la evolución de la especie. De esta manera, los niños podrán reconocer la historia de los objetos que a veces pasa desapercibida. El texto es de Matgorzata Mycielska y las ilustraciones de Aleksandra Mizielinska y Daniel Mizielinski.

«La invención es inherente a la naturaleza humana. Solucionar problemas creativamente es definitivamente nuestra vocación y al hojear este libro lleno de inventos extraordinarios del pasado y el presente se podría pensar en cierto modo que también nos libra del aburrimiento. Es tanto el ingenio humano que, incluso, siempre puede haber una solución mejor a cada ingeniosidad precedente y hasta puede haber invenciones totalmente disparatadas que podrían, no lo sabremos del todo hasta dentro de cierto tiempo, ser visionarias o irrisorias”, dijo el Veredicto del premio Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes de 2017 sobre esta obra. 

Noticias relacionadas