• Melamed superó las adversidades y compartió la mayor experiencia de su vida en la que espera rescatar los espacios turísticos de Venezuela

A más de 2.000 metros de altura se erige el tepuy Roraima, uno de los monumentos turísticos y naturales más reconocidos de Venezuela, ubicado en el Parque Nacional Canaima. A sus 46 años de edad, Maickel Melamed, deportista, orador motivacional y psicoterapeuta, logró llegar a la cima venciendo los retos que le impone su condición física, los retos climáticos y la logística, pero para él fue como “volver a casa”.

Melamed ha completado los maratones más difíciles del mundo, ha nadado y también ha cumplido otras metas que tal vez para personas como él simplemente parecerían imposibles de realizar. 

No era la primera vez que tenía la intención de subir el Roraima. En dos ocasiones le aconsejaron no hacerlo debido a las dificultades físicas y logísticas, pero le llegó la oportunidad este año y no la dejó pasar.

El diagnóstico de Melamed


Al nacer fue diagnosticado con un retraso en sus habilidades motoras, debido a un asfixiamiento con el cordón umbilical. Esto causó en su organismo un estado general que lo dejó sin posibilidad de moverse.

El venezolano recibió la llamada en un lugar atípico. Mientras visitaba la tumba de su padre, una agencia turística lo contactó para que fuera al Roraima para promover la visita a estos espacios en el país y rescatar las zonas que han sido golpeadas en los últimos años por la ausencia de turistas debido a la pandemia.

Para Melamed, el haber estado en el cementerio visitando la tumba de su papá fue una señal y la bendición que necesitaba para cumplir ese reto. Desde ese momento se enfocó en cómo prepararse para llegar a la cima de uno de los lugares más altos de Venezuela, lo que ha significado la mayor aventura de su vida.

“Esta ha sido hasta ahora la aventura de mi vida. Por eso lo llamamos ‘La vuelta a casa’. La vuelta a casa es volver a nosotros, es volver a reconciliarnos con quien somos. Es volver a reconciliarnos con disfrutar de nuestro país y no pelearnos con la idea de quiénes podemos ser, de quiénes pudimos ser, de quiénes seremos. Para mí Venezuela ya no es un territorio. Para mí Venezuela es donde está cada venezolano en el mundo”, expresó Maickel en exclusiva para El Diario.

Entrevista a Maickel Melamed luego de a ver subido a la cima del tepuy Roraima El Diario by José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

El nombre de “La vuelta a casa” se estableció luego que los indígenas pemones que hacen vida en las zonas aledañas a los tepuyes les revelaron una metáfora. La comunidad indígena les dijo que él, y el grupo que lo acompañó, eran como el hermano que tuvo que dejar su hogar y ahora está regresando nuevamente a su lugar de origen y a sus raíces. 

Uno de los momentos más emotivos de la aventura fue cuando llegaron a la cumbre y terminaron de ascender. Maickel relató, entre lágrimas, lo que sintió y lo que significó para él haber llegado hasta la cima.

Empecé a llorar como tenía años que no lloraba, pero años. Uno no sabe cuántas cosas, cuántos dolores y por qué no, también esa tierra, estaban en ese llanto. Nos ha tocado llorar mucho. Era un llanto de amor profundo por lo que yo estaba viendo y no podía creerlo”, detalló.

Del pensamiento de querer quitarse la vida a querer seguir viviendo

A sus 46 años de edad, Maickel Melamed mira en retrospectiva cómo ha sido su vida y se da cuenta de que la generación de jóvenes de ahora es distinta a la suya. Observa que aunque hay muchos errores, también ve en ella las ganas de querer construir un lugar donde vivir, un planeta mejor.

Melamed aceptó que se ha equivocado y que le restan errores por cometer; sin embargo, asegura que ha enfrentado cada uno ellos, pero también necesita perdonarse por ellos. Lo rescata como algo importante luego de superar una crisis en la que pensó en quitarse la vida.

“Hace menos de un año, hubo un día en que ya no quería vivir y eso para mí no es un secreto. Lo digo, lo comparto. Pero no es la primera vez y le doy gracias a Dios porque todavía estoy vivo. Yo he cometido muchos errores, muchos. Yo soy el más imperfecto. De hecho, lancen para acá todo lo que quieran. Yo necesitaba perdonarme mucho. Hace menos de un año yo viví una crisis personal muy grande. Yo no quería vivir porque creí que no lo estaba haciendo bien. Gracias al acompañamiento de mucha gente bella, a que me perdono y me sigo perdonando, puedo entonces entender cuál es la expectativa de perfección”, confesó el también economista.

Para Maickel Melamed, la vida se trata de las nuevas oportunidades y de que los errores también son importantes para aprender y evolucionar como seres humanos. Asegura que eso es lo que te llevará por un mejor camino y te permitirá crecer como persona.

En redes sociales, muchos usuarios comentaron que su logro de escalar el Roraima no tenía tanto mérito porque lo llevaron cargado. El orador y psicoterapeuta explica que esos comentarios le duelen, pero que siempre los escucha y los lee porque ve que a partir de allí puede ser una mejor persona y trabajar para hacer un mejor país.

Entrevista a Maickel Melamed luego de a ver subido a la cima del tepuy Roraima El Diario by José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

“Creo que todos los comentarios son demasiado importantes. Yo los recibo con el mismo amor, me impactan, me afectan, me duelen. Pero no porque me duelan no los escucho. Todo lo contrario, los escucho mucho, me pregunto y me cuestiono. Yo me cuestiono y me doy muy duro para mejorar porque uno quiere también plantearle al país que puede mejorar. Para mí es muy relevante recibir esos comentarios porque nos ayudan, nos ubican y siempre nos mantienen pegados a esta tierra”, dijo.

Su siguiente meta es sacar a Venezuela adelante

Con cientos de kilómetros recorridos en maratones, ascenso a montañas, viajes a recónditos lugares donde nunca imaginó estar; sin embargo, Maickel Melamed sigue teniendo un sueño y una meta fija: sacar a Venezuela adelante.

“Hoy en día, siendo venezolano, puede aportar algo al mundo. Creo que tenemos mucho para aportar. Ese es un sueño que yo creo que vale la pena. Incluso planteárselo, tenerlo visualizado y enamorarnos de él. No es una cosa a conquistar, es enamorarnos”, señaló.

Melamed sigue queriendo a Venezuela y mantiene las ganas de vivir para ver un progreso en el país, enfocado en las cosas que de verdad valen la pena, a su juicio, para dejar a un lado los problemas cotidianos que nublan o alejan a los ciudadanos del sueño de tener una mejor Venezuela. 

Es por ello que con el viaje a Roraima su meta es motivar a los ciudadanos venezolanos y de distintas partes del mundo a visitar y realzar la importancia de estos lugares en el país.

“Invitamos a gente de todas partes del mundo para que vengan a visitar Venezuela. Seamos mejores todos, todos los días. Intentemos ser mejores, hacerlo bien desde lo que podamos. Aprendemos, no lo vamos a hacer perfecto, pero hagámoslo bien. Cada segundo es una cima. Contribuye con cuidar nuestro país, contribuye con impulsar nuestro país, contribuye con que hagamos de este país un país que vaya hacia adelante. Todo eso ojalá despierte y nos despierte. Es momento de volver a casa. Es momento de volver a nosotros. De despertar a lo más bonito, porque cada momento es una cima pero cada segundo pasa. Entonces, mejor no perdernos nada”, finalizó Melamed.

Entrevista a Maickel Melamed luego de a ver subido a la cima del tepuy Roraima El Diario by José Daniel Ramos
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

“La vuelta a casa” representa la mayor aventura de Melamed y de quienes lo acompañaron. Con su esfuerzo buscan motivar a miles de personas para que, a pesar de las dificultades e imperfecciones, entiendan que siempre se puede mejorar y lograr grandes cosas. Es allí donde, a pesar de la adversidad, Melamed se ha levantado para convertirse en un ejemplo para los demás.

Leer más  Manolo Dávila, voz e ícono del deporte venezolano
Noticias relacionadas