• Los economistas entrevistados coinciden que el protagonismo del bolívar prevalecerá, pero al mismo tiempo seguirá consolidándose el uso de divisas

El régimen de Nicolás Maduro se ha planteado la tarea de revivir el bolívar. Para ello se ha propuesto como meta salir de la hiperinflación, mejorar el gasto público, y aplicar el Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF), que añade un 3 % adicional a las compras con divisas.

Si bien, un reciente estudio de la firma Ecoanalítica determinó que se ha reducido levemente el uso de monedas extranjeras en los puntos de venta tras la aplicación del impuesto, no significa que el venezolano esté desdolarizándose.

Para el académico y economista Giorgio Cunto, aunque el Ejecutivo tenga la intención de revertir la dolarización no va a ser una tarea fácil.

Economía desdolarizada o bimonetaria: la encrucijada a la que se enfrenta el desarrollo de Venezuela
Buena parte de la oferta de productos y servicios se expresa en dólares (Cortesía / Bloomberg)

“Esta es una economía que se seguirá manejando de forma bimonetaria. El bolívar no va a desaparecer, pero la presencia de divisas en operaciones cotidianas es innegable, por lo que la desdolarización es algo ingenuo. De hecho, seguirá así por mucho tiempo”, dijo en entrevista para El Diario.

Explicó que durante la pandemia alrededor de 60 % de transacciones comerciales fueron en divisas, “pero ahora con la incorporación del IGTF se crea un mecanismo que deliberadamente está diseñado para incentivar el uso de bolívares. Incluso, cuando técnicamente su uso objetivo de recaudación depende de que la gente use divisas”.

Uso de dólares no es trivial

Cunto destaca que pese a que el uso de dólares puede haber bajado su adopción por parte de los venezolanos, continúa siendo bastante alta.

“Eso se traduce en que las personas ahorran en dólares, piensan en dólares, por lo tanto es un elemento de coordinación de los agentes que ha servido para la estabilización económica de los últimos años”, añadió.

Leer más  Canasta básica en Venezuela subió casi 50 % en un año

Plantea que no es un proceso libre de costos, especialmente cuando se ha tratado de un “proceso de dolarización muy desigual, muy caótico, espontáneo, y eventualmente pasará factura a la competitividad nacional”.

Para el especialista, la dolarización “como elemento de estabilización tiene un rol no trivial”. 

“A fin de cuentas, cuando vemos la disponibilidad de divisas en efectivo sigue teniendo una presencia mucho más alta que la totalidad de bolívares en circulación basados en el tipo de cambio”.

La estrategia: remonetizar

Destaca que el esfuerzo del Ejecutivo está en la intención de remonetizar el bolívar, “es decir, hacer más abundante los bolívares para que sea más fácil su empleo. Esto evidentemente es una espada de Damocles, o una amenaza permanente de peligro”. 

Resalta que las monedas son reflejo de confianza en una economía. “Puedo apostar que si hacemos una encuesta rápida, nadie en su sano juicio está siquiera teniendo en mente ahorrar en moneda nacional”.

Aclara que la confianza en la moneda es un tema de expectativas, pero a su vez es lo que le da su fuerza vital. 

“Las monedas no tienen valor solamente porque se decrete que lo tiene. La confianza siempre va a venir de la economía que la soporta”.

Pensando en dólares

El profesor universitario detalla que el bolívar seguirá siendo una moneda importante en las operaciones fiscales del Ejecutivo, pero a nivel de los agentes económicos es secundaria.  “Eso significa que se utiliza para aquellos pagos que son obligatorios por el sector público y para aquellas operaciones en las que usar divisas puede ser inconveniente o enfrenta fricciones”, agregó. 

Leer más  Viruela del mono: ¿cuáles son los países en los que se han detectado casos?

Más allá de la conveniencia, el economista dice que para el ideario del ciudadano sus transacciones son en dólares. “A fin de cuentas, en la generación de expectativas y orientaciones pensamos en dólares y ahorramos en dólares”.

Distorsiones cambiarias

Para Cunto, prácticamente cualquier elemento de distorsión puede hacer que el tipo de cambio suba, “y si aunado a ello el Banco Central no tiene suficiente disposición de divisas la tasa subirá”.

“Recordemos que Venezuela sigue teniendo presión inflacionaria local muy alta. También está la diferencia entre la variación del tipo de cambio con la inflación, haciendo que los dólares en esta economía rindan menos”.

Insiste que los motivos de este fenómeno son diversos, tienen que ver con el hecho de que existen precios de equilibrio, que reflejan tanto costos como demanda de los consumidores. “El costo de vida en Venezuela está subiendo y sigue subiendo ya sea en bolívares o dólares”.

Gastar en bolívares

El economista jefe de la consultora Ecoanalítica, Luis Bárcenas, manifestó que sigue pesando el hecho de que un número de personas prefiere seguir pagando en bolívares.

“En virtud del escenario de pesimismo y poca credibilidad del bolívar como activo, y los pocos incentivos para ahorrar en bolívares motiva a un sector a anticiparse a cualquier pérdida de valor del mismo tratando de fijar un tipo de cambio más alto”.

Asegura que la práctica busca contrarrestar cualquier pérdida futura que se pueda obtener en caso que el tipo de cambio oficial salga de ese letargo que tiene.

“El origen de todo radica en que aún con la marcada dolarización que vive Venezuela, aunado a la ralentización de precios con la baja de la inflación que atravesamos actualmente, todavía el bolívar forma parte del ideario venezolano en materia transaccional”.

Destacó que el uso del bolívar no se va a detener de la noche a la mañana porque aún es la moneda de curso legal.

Leer más  Cinco plataformas para conseguir trabajo de forma remota

“Todavía las personas continúan pagando en bolívares, hay empresas que reciben y pagan en bolívares, y en un entorno donde no se confía en ese bolívar; al recibirlos pues inmediatamente los conviertes en otro activo que no pierda valor”.

Búsqueda de protección financiera

Bárcenas añade que los temores que en un momento dado el tipo de cambio sobrerreaccione, producto de decisiones oficiales, o de la misma incertidumbre, hace que cada vez que recibas bolívares busques una protección previa.

“La forma de hacerlo es, si estás cobrando un bien en dólares, exiges que te lo paguen a un tipo de cambio más alto. Porque el comerciante piensa que si hoy recibe esos bolívares a 4,30 pero mañana, por el temor y la inestabilidad sobre la moneda nacional, el tipo de cambio pueda ser Bs 5 o Bs 6; debido a esta suerte de equilibrio inestable, donde se depende mucho de la acción oficial”.

“De materializarse esos temores te podrías haber protegido cobrando ese tipo de cambio superior antes”.

Precios pueden remontar

Destacó que cualquier mínima inestabilidad puede hacer que los precios remonten de forma progresiva.

“Hace falta muy poco para que la estabilidad cambiaria se pierda y los precios probablemente reaccionen, más allá del peso de la dolarización actual en Venezuela y que dos tercios de las transacciones se paguen directamente en dólares”.

Noticias relacionadas