• La ciudad destinará 10 millones de dólares para iniciar el proyecto. Foto: EFE

Este martes 21 de septiembre fue aprobada por el Consejo de la capital de Estados Unidos, Washington D.C., la creación de una oficina para ayudar a los migrantes que son enviados en buses por gobernadores de otros estados.

Las autoridades dieron luz verde al proyecto que propone una agencia dedicada a proveer de ropa, albergue, ayudas económicas y atender las necesidades médicas urgentes de los miles de migrantes que han llegado a la ciudad desde Texas y Arizona.

Un comunicado de la Alcaldía de Washington informó que la ciudad destinará 10 millones de dólares para iniciar el proyecto. Posteriormente, buscará un reembolso por parte del gobierno federal de los fondos que se destinen para la nueva oficina, reseñó EFE. 

La creación de la agencia se aprobó por votación unánime. Esto luego de que la alcaldesa Muriel Bowser lo solicitara para abordar las necesidades de los inmigrantes.

“Con la Oficina de Servicios para Migrantes, nos mantenemos fieles a nuestros valores de la ciudad de Washington al crear un marco que asista a personas y familias. Al mismo tiempo garantizamos que nuestros sistemas de servicios para personas sin hogar continúen apoyando a nuestros residentes”, dijo la demócrata Bowser.

Asistencia a los migrantes

En los últimos seis meses han llegado aproximadamente unos 8.000 migrantes a la capital estadounidense, según la concejala Brianna Nadeau. La funcionaria considera que esta decisión puede contribuir a la ciudad y prestar una mejor asistencia a los migrantes.

El gobernador de Texas envió otro grupo de migrantes venezolanos hasta la residencia de Kamala Harris

“Esta legislación garantizará que cada inmigrante sea recibido por un profesional bilingüe y culturalmente competente. Que tenga un descanso; que tenga comida y ropa, y que esté seguro y sea bienvenido”, afirmó Nadeau.

Este proyecto se ha acelerado debido a la postura de al menos tres gobernadores republicanos, quienes están enviando migrantes fuera de sus estados a ciudades como Chicago y Nueva York, y recientemente Martha’s Vineyard en Massachusetts. 

Estos traslados preocupan a los funcionarios en Washington. Ya que algunos se hicieron sin previo aviso, lo que les dificulta atender las necesidades de miles de personas.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, envió dos autobuses de migrantes a la residencia oficial de la vicepresidenta Kamala Harris en la ciudad de Washington. 

Decenas de migrantes se quedaron fuera de la residencia cerrada porque los encargados no estaban preparados para recibirlos en ese lugar.

Tatiana Laborde, directora de SAMU First Response, uno de los grupos que ayudan a los inmigrantes en Washington, aseguró que los ciudadanos extranjeros no entendían dónde los habían dejado, ni qué debían hacer. 

Ciudades santuario

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien ha enviado migrantes a Martha’s Vineyard, en Massachusetts, manifestó que su estado no es una ciudad santuario y no tiene cómo mantenerlos en su territorio. 

No somos un estado santuario, y sí, ayudaremos a facilitar ese transporte para que puedan ir a pastos más verdes. Todas las comunidades de Estados Unidos deberían compartir la carga. No debería recaer todo en un puñado de estados rojos”, dijo DeSantis la semana pasada.

El término ciudad santuario se aplica a las jurisdicciones con políticas diseñadas para limitar la cooperación o la participación en las acciones federales de aplicación de la Ley de Inmigración.

El gobernador de Arizona, Doug Ducey, ha enviado a más de 1.800 migrantes a la ciudad de Washington en los últimos seis meses. Aseguró que no dejará de hacerlo.

Noticias relacionadas