• Los migrantes se negaban a vivir en el albergue de hombres de Brooklyn debido a que indicaron que no cuentan con calefacción para resguardarse de la ola de frío que atraviesa la ciudad | Foto: EFE

La Policía de Nueva York desalojó el campamento de migrantes que se mantuvo durante tres días protestando frente al hotel Watson, en el bajo Manhattan, que albergó a varios venezolanos durante un breve periodo.

Ola de migrantes en Nueva York. Al menos 43.000 migrantes han llegado a la ciudad en los últimos meses, según las autoridades.

Los efectivos terminaron el procedimiento el 2 de febrero luego de que empezaran a desalojar el hotel para ser reasignados a un refugio lejos del hotel. Los migrantes exigían garantías en las condiciones de su nuevo albergue debido a la ola de frío que atraviesa la ciudad.

Los migrantes eran, en su mayoría, hombres que llegaron solos a Estados Unidos, y tuvieron que recoger sus pertenencias y abandonar la acera que bordea al hotel Watson. Gran parte eran venezolanos, pero también había ciudadanos colombianos y ecuatorianos.

Leer más  Acceso a la Justicia pidió indemnizar a militares LGBTIQ+ expulsados de la FANB
Policía de Nueva York desalojó campamento de migrantes venezolanos frente al hotel Watson
Agentes de policía revisan los documentos de una persona hoy frente a la entrada del hotel Watson en Nueva York, totalmente despejada de los inmigrantes venezolanos. Foto: EFE / Ruth E. Hernández

Migrantes que vivían en el hotel exigen un refugio con mejores condiciones

Previamente, la policía los había obligado a levantar las carpas donde dormían. Los efectivos llegaron a desalojar completamente el hotel y la protesta de migrantes el lunes 30 de enero, luego de que se les exigiera retirarse entre el sábado 28 y el martes 31 de enero.

blank
Este hotel es un sitio transitorio, estamos tratando de ayudarles, tenemos que trasladarlos para acomodar en este lugar a familias con niños que siguen llegando”, dijo Eric Salgado, de la Oficina de Asuntos del Inmigrante.

Tras el procedimiento, los migrantes tomaron un autobús previsto por las autoridades de la ciudad hasta el albergue temporal en un terminal de cruceros de Brooklyn, que tiene una capacidad para 1.000 personas.

blank
Allí no hay calefacción y está haciendo frío, los colchones se hunden, las camas están muy pegadas y no sabes a quién tienes al lado; no hay dónde guardar las pertenencias y tienes que cruzar la calle para bañarte y hacer fila”, denunció otro migrante.
Policía de Nueva York desalojó campamento de migrantes venezolanos frente al hotel Watson
La Administración del alcalde de Nueva York, Eric Adams, intenta este martes llegar a un acuerdo con un grupo de inmigrantes llegados recientemente a la ciudad que desde hace tres días duermen en la calle, en protesta por haber sido sacados del hotel que les servía de refugio para ser enviados a un albergue provisional para hombres, en una terminal para cruceros. Foto: EFE / Ruth E. Hernández

Un millardo para atender los servicios de la ola migratoria en Nueva York

Según las denuncias de los migrantes, en el albergue los han amenazado con cuchillos, han visto a gente drogarse y algunos temen por su vida. Parte de los hombres fueron al albergue en Brooklyn, pero regresaron. “No exigimos un cuarto de hotel, sino un lugar digno para vivir”, dijo otro de los migrantes.

Leer más  INEA suspendió zarpe de embarcaciones en Anzoátegui: ¿hasta cuándo se cumplirá la medida?

Según reseña EFE, los migrantes protestaban debido a que ese albergue al que fueron reubicados no cuenta con calefacción, las camas están muy pegadas, no contaban con suficientes baños, no tenía un sitio adecuado para asearse y está lejos de la ciudad.

Las autoridades buscan atender la situación migratoria en la ciudad, por lo que la gobernadora Kathy Hochul propuso un nuevo presupuesto para el estado de 227 millardos de dólares, que incluye un millardo para costear los servicios de los migrantes que llegaron desde mayo de 2022.

Leer más  Día Mundial del Sueño: cinco recomendaciones para descansar mejor

La ola de migrantes se debe, en parte, a los autobuses que envía el gobernador republicano Greg Abbott desde Texas hacia otros estados gobernados como Filadelfia y Washington. Abbott también ha enviado migrantes a la casa de la vicepresidenta Kamala Harris.

Noticias relacionadas