• La llegada del Covid-19 al país representa una situación inédita. Muchas empresas comienzan a replantearse el trabajo remoto para mantener equilibrio entre la prudencia y la productividad. El Diario conversó con un consultor en comunicación estratégica para saber cómo afrontar la pandemia desde el aspecto laboral 

2020 ha puesto a prueba la infraestructura de trabajo de más de 140 países debido a la pandemia del coronavirus de Wuhan (Covid-19) que ha obligado a los gobiernos en todo el mundo a activar cuarentenas preventivas para evitar mayores contagios.

Venezuela no es la excepción, el pasado 13 de marzo se registraron dos primeros casos de Covid-19 en el país provenientes de Europa. Este sábado se dio a conocer la información de 8 nuevos casos, de los cuales 3 provienen de España, 2 de Estados Unidos, 1 de Colombia y 2 se registraron en los estados Apure y Cojedes.

Hasta el momento existen 10 casos confirmados de coronavirus en Venezuela.

Como medida de prevención, el régimen de Nicolás Maduro prohibió todos los eventos públicos masivos, además ordenó el cierre de cines y museos. Los restaurantes, entretanto, solo podrán expender alimentos a domicilio. Asimismo, se espera que el gobierno refuerce las medidas de cuarentena en las regiones del país.

Las cuarentenas afectan la economía global, principalmente de aquellas empresas que ofrecen servicios al público. Sin embargo, existen organizaciones que están tratando de mantener su flujo de trabajo, bien sea porque prestan un servicio esencial (como farmacias y supermercados) o porque necesitan al personal laborando en sus instalaciones.

Miguel Sogby, consultor en Comunicación Estratégica, comentó en exclusiva para El Diario que “nadie estaba preparado para una situación como esta”, en referencia a la presencia del coronavirus en Venezuela. 

Por ello, explicó que se trata de algo “inédito e inusual” que requiere que las empresas, pese a su poca o nula preparación en medidas de contingencias relacionadas con cuarentenas — sean fábricas, restaurantes, colegios o iglesias — “deben sumarse y contribuir con la contención de la pandemia y así reducir la incertidumbre”. 

Sogby agregó que la posibilidad de paralizar la actividad laboral en el país “sería un desastre”, por lo que comenta que lo correcto es buscar adecuar las organizaciones ante la contingencia en vista de que las cadenas de producción de las empresas suelen estar interrelacionadas.

¿El teletrabajo es posible en Venezuela?

A propósito de la modalidad del trabajo remoto o desde casa (teletrabajo), Sogby argumentó que tradicionalmente se ha sobreestimado “en gran medida” ese tema. Explica que, aunque existen muchos oficios y negocios que necesitan de su personal en el lugar (por ejemplo, las fábricas), existen otras áreas como consultoría, periodismo, publicidad o gerencias que pueden realizar sus actividades a distancia.

Empresas deben promover el trabajo remoto

No obstante, recuerda que la mala conectividad a Internet aunado a las constantes fallas eléctricas que se reportan en Venezuela pueden dificultar el teletrabajo. 

Teletrabajo en el mundo

En China millones de profesionales llevan semanas teletrabajando, mayormente en la provincia de Hubei donde se originó la pandemia del Covid-19.

Globalmente empresas como Google anunciaron que sus empleados en Norteamérica trabajarán desde sus hogares. Apple, Microsoft y Twitter plantearon la misma modalidad.

En España varias empresas han enviado a su personal a trabajar desde casa de forma total o parcial. Muestra de ello son Telefónica, Orange o Vodafone.

Medidas sanitarias para evitar posibles contagios.
“A las empresas les toca fomentar la higiene, la distancia entre una persona y otra, ser estrictos en todo lo que se refiere con personas con síntomas las cuales deben tomar las previsiones y aislarse del trabajo. Pero no se debería parar toda la cadena productiva porque es un tema muy delicado en sectores como el de alimento y farmacia”, puntualizó el consultor.

Pensar en un plan de contingencia

Para las empresas, Sogby recomendó elaborar un plan que incluya un protocolo de actuación frente a la cuarentena así como esquema de comunicación interna donde se fomente las medidas sanitarias requeridas para lograr la contención, tratando de evitar la paralización de la actividad productiva. 

Además, agregó que el plan debe incluir una vocería clara: una persona dentro de la empresa que se encargue de comunicarse, por lo menos, dos veces a la semana con su comunidad de trabajadores y otras audiencias como clientes y proveedores para ponerlas al tanto de la evolución de la situación y de las medidas que se están tomando. 

Según el consultor, un aspecto muy importante del plan es que se deben utilizar los medios de comunicación adecuados. Dentro de la organización es más fácil comunicarse por correo electrónico o a través de Whatsapp; y, fuera de ella, las redes sociales facilitan el hecho de que tanto la comunidad como los proveedores puedan recibir información rápidamente sobre la actuación en un tiempo determinado.

“La comunicación estratégica y la comunicación organizacional son claves en una situación como esta, y va a ser necesaria una planificación que no debería ser compleja”, puntualizó Sogby.

Señaló que lo importante es que la empresa debe actuar rápido para planificarse frente a la contingencia en la prevención, contención y promoción de las medidas sanitarias, además, generar comunicación constante para reducir la incertidumbre y evitar la desinformación. Expresa que, ante una pandemia como el Covid-19 es fundamental «atajar» rápidamente cualquier información que sea inadecuada o falsa.

Las empresas deben informar sobre las medidas sanitarias de prevención.

Sogby indicó que las principales economías del mundo están buscando cómo evitar que la tragedia sea doble. Mencionó que por un lado existe una crisis sanitaria y por el otro la «inevitable tragedia económica, entonces se está buscando flexibilizar medidas, incentivos económicos, incentivos fiscales, incentivos financieros bancarios (préstamos), todo lo que sea necesario para evitar que las empresas se paralicen».

Asimismo, recordó que países desarrollados están dando incentivos a las empresas, aunque este no es el caso de Venezuela. Dijo que hasta los momentos la relación de cooperación entre el Estado y el empresariado «es muy mala». Además, mencionó que por la crisis económica nacional los bancos prácticamente no tienen créditos o tarjetas de crédito para las empresas «cuando en estos momentos sería sumamente necesario».

“La empresa, como institución fundamental de la sociedad moderna, está en el deber de participar con su comunidad en la contención y la incertidumbre sobre el coronavirus que ya afectó al país”, concluyó Sogby.

La comunicación interna y externa de las organizaciones juegan un papel fundamental en el desarrollo de las actividades en medio de una situación de emergencia cuando ya el Estado venezolano activó una cuarentena por la expansión del Covid-19.


Noticias relacionadas