• El reconocido analista político y económico Tomás Socías López ofreció, en exclusiva para El Diario, su visión sobre Venezuela, un país inmerso en una profunda crisis de poder y gobernabilidad, pero que refleja innumerables fuentes de oportunidades

La pandemia mantiene al mundo en alerta y a los gobiernos en permanente debate sobre si seguir con el aislamiento preventivo o reactivar paulatinamente la economía. En Venezuela, a pesar de las medidas de confinamiento para prevenir contagios, la crisis social sigue en marcha y los ciudadanos tratan de sobrevivir en el impetuoso océano denominado socialismo del siglo XXI.

En ese contexto, el presidente del Grupo Estrategias, Tomás Socías López, detalló en exclusiva para El Diario sus apreciaciones sobre el panorama político y económico del país.

Sobre Tomás Socías López

Es consejero permanente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio). Ha sido directivo nacional por más de 25 años de los máximos organismos empresariales en Venezuela como la Federación de Cámaras y Asociaciones Empresariales (Fedecámaras), el Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), el Consejo Nacional de la Industria (Conindustria), y Federación Venezolana de Panaderos (Fevipan).

Fue fundador y dirigió la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea) por más de 20 años y también estuvo a cargo de la Cámara Venezolana de la Industria Farmacéutica (Cifave).

El analista considera que las sanciones de la comunidad internacional causan un grave daño a las finanzas de la administración de Nicolás Maduro, pero “de por sí, no son efectivas. No han sido efectivas en la historia de las naciones”. Esta artillería de sanciones desde que llegó Donald Trump a la Casa Blanca en 2017 ha hecho que “el gobierno venezolano” esté cercado económica y políticamente. 

Socías considera que el régimen ha logrado sobrevivir “porque siempre hay otros aliados y el gobierno tiene cerca de 11 países amigos y tres potencias que lo ayudan”. Alega que siempre buscarán ayuda de sus gobiernos como los de Rusia, China, Irán, Bielorrusia, Turquía, países del Caribe y otros. “Ellos pueden triangular productos y servicios para sobrellevar las sanciones, a su vez entregando el petróleo que no vale su precio”. 

Tomás Socías

Considera que esto le funciona a la administración de Maduro como un intercambio para obtener alimentos, medicinas, tecnología, obras públicas. Además de productos y servicios como, por ejemplo, el nuevo convenio con Irán en materia de abastos que espera abrir próximamente en Venezuela, como es el caso de Megasis. 

Indicó que medidas como el apoyo de Irán para recuperar 20 aviones de Conviasa y reactivar las refinerías más importantes del país se diseñan para generar ingresos al régimen.

Desde el pasado 27 de junio, Petróleos de Venezuela (Pdvsa) informó a varias estaciones de servicios de gasolina que el contrato de servicios les quedó rescindido y pasaban a ser ahora administradas por la estatal de hidrocarburos debido a la nueva política de “precios en dólares”. 

Es dolarizar combinado con subsidios la gasolina. Solo esta medida le brindaría cerca de un millardo de dólares de ahorro mensual al régimen según mis estimaciones preliminares y también ajustar los servicios públicos cuyo proceso ya empezó y que continuará con los peajes públicos, telecomunicaciones, aviación, puertos, aduanas y muchos más”, dice Socías.

Advierte que esta movida le permitiría al régimen de Maduro “recuperar parcialmente la economía en medio de las dificultades que continuarán, y siempre complementado por el petróleo y sus derivados, que les puede permitir sobrevivir meses y años”.

Para hacer más efectivas las sanciones, Socías detalla que se puede impedir la entrada o salida de buques desde y hacia el país. Sin embargo, considera que no es fácil coordinar esas acciones con los más de 60 países que dicen no reconocer al régimen de Maduro para “así dejar totalmente aislada a Venezuela, lo cual se ve difícil de lograr”. Aunque esas acciones, asegura el analista, conllevarían a un gran sufrimiento de la población venezolana y un empobrecimiento que no asegura la salida de Maduro.

Escenario electoral en EE UU y su influencia en Venezuela

El interés de los ciudadanos venezolanos ante las elecciones presidenciales en Estados Unidos, previstas para el 3 de diciembre, radica en la política de ese país hacia Venezuela que podrían ejecutar los candidatos Donald Trump y Joe Biden. 

Socías afirma que, de ganar Biden, indudablemente Maduro ganaría “una batalla internacional”. “La política de los demócratas a dialogar los lleva siempre a hacer que los países que deseen enfrentar como comunistas y dictatoriales o que consideren contrarios a Estados Unidos, se incorporen al mundo occidental”, detalla. 

El analista detalla que “con el triunfo de los demócratas se flexibilizarían las sanciones a Venezuela y Estados Unidos con Biden trataría de incorporar a Venezuela a las relaciones internacionales y occidentales. Pensando, disminuiría su radicalidad”.

Sin embargo, dentro de la propuesta de Biden se encuentra el apoyar el gobierno interino de Juan Guaidó, el aumento de las sanciones hacia Venezuela y que se incremente la ayuda humanitaria también hacia los países que acogen a migrantes venezolanos.

“El mejor momento para dolarizar”

Socías explica que el empresario venezolano ha aprendido a sortear muchas dificultades, pero solo necesita más oxígeno, menos controles, que el Estado no intervenga tanto “y que lo dejen trabajar”. 

La economía venezolana se ha menguado en menos de 25 millardos de dólares anuales, según estudios y análisis Grupo Estrategias, estos análisis son empleados por organismos como Venamcham o la Cámara Venezolana Americana (CVA).

Socías considera que este es el mejor momento para dolarizar la economía venezolana y lo ideal sería cuando vaya descendiendo la pandemia. Recomienda no implementar una dolarización por decreto, porque una acción de este tipo quebraría al Estado y a muchas empresas pequeñas. 

En cuanto al tipo de implementación, considera que debería ser algo paulatino “con los días, poco a poco y por sectores hasta llegar a los sueldos de los empleados, pero con el crecimiento de la actividad privada que generaría más empleo y quitaría la gran carga al Estado del pasivo laboral”. De hecho, siguiendo ese mecanismo, en cuestión de meses “estaríamos justamente dolarizados”, agrega.

La disyuntiva de elegir entre economía y salud a propósito del covid-19 no debe existir, según Socías. “De nada nos sirve salir ilesos y con vida de la pandemia, si quebramos o nos quedamos sin ingresos”. 

El experto considera que el régimen “está cometiendo un grave error en hacer creer que es el gran protector del venezolano sobre la salud. La pandemia tiene muchas facetas y hay que manejarla con frialdad y no ideológicamente. Economía y cuidar la salud del pueblo venezolano pueden ir juntas”. 

Obstáculos de la producción venezolana

Socías explica que en relación a la producción de bienes y servicios, debe ser conversado con los sectores económicos del país para que paulatinamente se sustituyan por productos nacionales.

Esto se ha desestimado por los controles de precios, cambio, el encaje legal tan alto, la permisología y una mentalidad de “enfrentamiento empresarial” del Ejecutivo, que ha desestimulado la producción de bienes nacionales, creando temor en las empresas por las supervisiones subjetivas y amenazadoras. 

Tomás Socías

Añade que son “hechos que han puesto en peligro la seguridad jurídica de las empresas y a la agricultura”.

En el componente energético, el analista considera que es falso que la industria petrolera haya llegado a su fin en Venezuela y dice, en cambio, que se necesita una amplia reestructuración bien gerenciada y combinar otra vez la tecnología privada con servicios y compartiendo con los países que tiene aliados el Ejecutivo en la producción, comercialización, extracción y venta. Agrega “cambiando la confianza por gerencia de eficiencia o entrega a países y sectores privados los servicios importantes”. 

Socías asegura que Venezuela no solo se puede recuperar, si no que le quedan muchos años, donde la industria petrolera será su palanca segura de desarrollo. “Claro, combinada con la elevación de la producción nacional y la agricultura y otros ingresos que empiezan por la exportación, hasta ahora no materializadas”.

El deterioro del sector industrial ha aumentado por la política de controles y restricciones que aplica el régimen. Comenta Socías que “las industrias poseen mucho más de 70% de capacidad ociosa, pero los más factibles de activarse para la exportación serían alimentos como ya hacemos con camarones, chocolates y otros; agricultura entre otros con frutas, mangos; repuestos automotrices como baterías. Podrían convertirse en grandes exportadores, los derivados de la industria petrolera y sus servicios, podemos llegar a más de 50 productos en alimentos”.

Buques iraníes

En mayo de 2020 arribaron a Venezuela tres buques con gasolina iraní de los cuales dos de ellos con bandera griega fueron “emplazados” por Estados Unidos a no cumplir la entrega, al argumentar que sirven para financiar a la Guardia Revolucionaria de Irán. Se espera que lleguen cuatro buques más al país.

Vendrán más buques que ya tienen contratados. Ajustarán la gasolina a precios internacionales combinada con un subsidio al transporte al principio. Irán les suministrará buques de gasolina, repuestos y tecnología, hasta que con el apoyo de Irán empiecen a refinar nuevamente, aunque sea en pequeñas cantidades. Cuando muchos dijeron que eso no era posible y está siendo un hecho” alega Socías.

Considera que impedir la llegada de los buques iraníes con gasolina es difícil, pero que continuará una política de “administración de la escasez de gasolina” y aumento o ajuste paulatino de su precio a un valor más “real” en concordancia con el mercado mundial, a pesar de las sanciones que impone la administración Trump a Maduro y sus colaboradores.

El libro de Bolton y su apartado para Venezuela

El 23 de junio se publicó el libro La habitación donde ocurrió: memorias de la Casa Blanca de John Bolton, exasesor de Seguridad Nacional de Trump. El texto, reproducido por The Washington Post asegura, además, que “en una llamada de mayo de 2019, por ejemplo, el presidente ruso Vladimir Putin comparó al líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, con la candidata demócrata Hillary Clinton”, lo que Bolton consideró “una exhibición brillante de propaganda de estilo soviético”.

Las declaraciones del mandatario ruso, según el exasesor de la Casa Blanca, persuadieron bastante a Trump sobre su apoyo al presidente interino de Venezuela.

En este aspecto, Socías confiesa que, tanto él, como el gobierno estadounidense, el mismo presidente, el Departamento de Estado y la Casa Blanca “nos hemos equivocado en la realidad de Venezuela y las estrategias”.

“Después de escuchar un amplio análisis de por qué el presidente Maduro seguía en el poder y continuaría, no es posible, según toda la información, una solución militar en Venezuela. No se ven quiebres en las fuerzas armadas, ni explosión social y las consecuencias de una intervención militar no se pueden medir. La solución tiene que pasar por un consenso y el voto, aunque parezca increíble y poco probable”, dijo Socías al ser consultado por uno de los asesores de Trump.

Socías señaló que “en mi información del Ejecutivo y los entretelones del gobierno de Estados Unidos, que es mi trabajo diario, buscar información y no opinión, ni opinar para mis informes periódicos confidenciales a presidentes de empresas, líderes del país y embajadores, la información que poseo es que hay mucha desilusión en el gobierno de Estados Unidos de cómo Guaidó ha despertado ilusiones que han decepcionado más al pueblo opositor”. 

A pesar de la fuerza con la que ha sido atacado el régimen de Nicolás Maduro, este se tambalea, aunque sigue en pie a pesar de que esto cueste a Venezuela una involución sin precedentes en la historia de América Latina y el mismo país en materia de política, economía y sociedad. 

Noticias relacionadas