• El profesor de historia y abogado criminalista conversó con El Diario sobre su vida y su trabajo en las redes sociales

Juan Borrelli, un hombre con una gran carrera en la educación y las ciencias penales, nació en Venezuela en el seno de una familia de inmigrantes italianos que llegaron al país en el año 1952. Es profesor de historia, ciencias sociales y además ejerce la carrera de derecho penal.

Desde hace 44 años trabaja como profesor y ha impartido clases en varias universidades, pero destaca que en donde más lo conocen es en la Universidad Central de Venezuela  (UCV) y en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). 

Pasión por la historia y el derecho

“Yo antes de ser abogado fui profesor, mis primeros estudios fueron en el Pedagógico de Caracas, en la especialidad de historia y ciencias sociales, ahí trabajé la psicología, filosofía, geografía y sociología”, detalló Borrelli en entrevista exclusiva para El Diario.

Destacó que siempre le apasionó el Derecho Penal porque considera que hay que tener mucha sensibilidad social para entenderlo. Agregó que además es profesor de psiquiatría criminal.

“Quise estudiar Derecho porque quería completar mi bagaje cultural, la historia y el derecho van muy de la mano y sobre todo con la sociología y la antropología”, precisó.

Actualmente no está ejerciendo su labor como profesor debido a que impartir las clases a distancia (por la pandemia del covid-19) no es una metodología que le convenza. 

“Para mí es muy complicado incorporarme a clases por Zoom, porque esa metodología no me convence. Voy a trabajar el año que viene en posgrados en otras universidades en las que he recibido ofertas pero serán presenciales”, explicó Borrelli.

Retomar la historia y la cultura de Venezuela 

Borrelli, quien cuenta con 36.000 seguidores en Twitter, relató que desde que se inició en las redes sociales fue bajo el formato que actualmente sigue utilizando, el de publicar fotografías para poder identificar lugares y personajes históricos.

“Lo que más me motivó, fue tratar de retomar el pasado, estudiarlo para poder vislumbrar el futuro y entender el presente”.

Comentó que en las redes sociales se encontró con una experiencia interesante. Explicó que en estas plataformas cuando se trata de personajes de la actuación, de la animación y programas de televisión, hay una participación masiva, pero cuando se trata de la publicación de imágenes históricas para identificar lugares y personajes, se reduce un poco la participación, esto lo motivó a incluir muchas más imágenes que tienen que ver con los sitios del ayer y personajes que ayudaron a construir la historia de Venezuela y así tratar que las personas se familiaricen más con ese ámbito.

Precisó que también aborda temas universales y asuntos científicos que resultan interesantes.

“Hay algo que es muy importante recalcar, es que mis seguidores son sumamente disciplinados, dirigentes, son muy inteligentes y tienen una capacidad increíble para identificar estos lugares históricos, eso hace que se vea una magnífica y perfecta interacción con los participantes”, recalcó.

Sostuvo que la participación es extraordinaria y cada día es mayor. Agregó que los seguidores de su cuenta están muy pendientes de las publicaciones e inclusive interactúan y corrigen errores de otros participantes. “Eso me hace sentir muy bien y me produce una gran satisfacción”, mencionó.

Señaló que no ha sido fácil porque se trata de rescatar la historia del país, los valores y costumbres. Indicó que también se abre una brecha inevitable de discusión política, sin embargo, trata de evadir la diatriba política porque la cuenta busca enriquecer la cultura en términos generales.

Yo creo que estoy aportando un granito de arena para tratar de rescatar nuestro legado, nuestra cultura, lo que hemos venido perdiendo y eso me preocupa”.

Interacción con los usuarios y publicaciones

Borrelli detalló que se ve en la obligación de atender a sus seguidores a medida de que el tiempo se lo permite, fundamentalmente puede hacerlo en horas de la tarde cuando culmina su labor profesional. 

“Al finalizar mi trabajo, busco las redes para interactuar con mis seguidores, pero eso varía. Hay días que estoy desocupado en las mañanas o mediodía, no obstante siempre hay una imagen para saludar a los seguidores. Se les da los buenos días a Venezuela, se publica una imagen emblemática y los participantes devuelven el saludo y la identifican, es una experiencia gratificante”, comentó.

Precisó que es muy cuidadoso a la hora de publicar una imagen y siempre suministra las fuentes de donde la toma, fundamentalmente de Internet pero también tiene una gran cantidad de libros que contienen esas imágenes.

Borrelli indicó que de algunas fotografías lamentablemente no puede conseguir la fuente original porque le llega por WhatsApp o correo, aunque siempre investiga y trata de respetar el derecho de autor. “Citar siempre la fuente es muy muy importante”, añadió.

“Eso incentiva también a que se continúe investigando, porque muchos participantes al ver la fuente se dirigen directamente a la misma y nutren mucho la interacción en las redes sociales”, puntualizó.

El académico indicó que casi todos los días sus seguidores le hacen llegar una fotografía que por lo general, salvo que ya la haya publicado, la coloca y menciona quien se la envió e invita cordialmente a esa persona a que participe en el debate, lo que ha resultado muy positivo porque cada día envían más gráficas.

Me llega material inédito, hay publicaciones que no están en otro sitio, solamente me la han hecho llegar a mí y le he dado un buen uso, lo que también agradezco a mis seguidores”.

Precisó que la pandemia le ha frenado en la búsqueda de más contenido en los diferentes archivos nacionales y de los medios de comunicación y que tiene una gran cantidad de material que debe revisar.

Valores fundamentales

Desde su mirada pedagógica, Borrelli destacó que se ha encargado de incitar dos valores fundamentales: la educación y la familia, debido a que todo no se puede hacer en la escuela por lo que se necesita el apoyo de los padres.

“Es fundamental el apoyo que le proporcionan los padres al maestro y más en esta situación de pandemia el profesor no puede hacer todo”, insistió.

Explicó que los niños y jóvenes necesitan de la moral, de los principios que se inculcan en el hogar y por eso insiste que la clave de todo es un hogar bien integrado donde se proliferen los valores y la educación.

Tendencia en Twitter y agradecimiento a sus seguidores

Borrelli señaló que ha sido muy gratificante el éxito en las redes sociales, en especial en Twitter en donde sus publicaciones se han vuelto tendencia en reiteradas oportunidades en esa plataforma, sin embargo, recalcó que su cuenta no tendría éxito alguno si no fuera por sus seguidores, quienes son muy constantes. 

Aunque no se considera un influencer, sostuvo que si siente que ha tenido algún tipo de llegada debido a que está cumpliendo con su trabajo, le complace interactuar con sus seguidores porque de una u otra forma está fomentando valores históricos.

“Espero que eso se traduzca en que el participante se vea motivado a estudiar e investigar más sobre Venezuela porque hemos perdido una gran cantidad de valores y necesitamos recuperarlos”, recalcó.

Reitera que se siente agradecido de sus seguidores y destaca que son muy importantes porque le han apoyado en todo el momento y eso ha hecho que su trabajo pueda continuar.

Aunque no ha tenido experiencias desagradables, comentó que se han presentado algunos problemas con seguidores que tienen una tendencia a tener un comportamiento indecoroso y que a veces ofenden, sin embargo, indicó que son muy pocos y han podido ser controlados. 

Homenaje a su padre

“Mi padre era un gran artista plástico, pintor, músico, era un hombre muy creativo, formado en Italia en las Bellas Artes, destacó por pintar mucho el Ávila y tuvo un relativo éxito en la década de los setenta y ochenta porque murió muy joven, a los 65 años”, relató Borrelli.

Mario Borrelli

Nació en Santa Agata, Cosenza, Italia. A los 14 años, en Verona, estudió dibujo con Aldo Rezzini. En 1945-46 pintó una tela de 30 metros cuadrados de La Gloria de San Francisco de Paula, santo de Cosenza, para el techo de una iglesia.

En 1947 ingresó al club de arte Villa Margot en Roma, al cual pertenecen todos los pintores contemporáneos italianos.

Viajó a Barranquilla, Colombia, y después de haber pasado un tiempo en Curazao, llegó a Venezuela en 1952 y vivió de su arte.

Comentó que le produce satisfacción el hecho de que sus seguidores también publican obras de su padre, y aportan varias pinturas que nunca había visto de él.

“1952. A la derecha mi padre Mario Borrelli, recién llegado a esta tierra de gracia. Así lucía la plaza Altamira. Muy gratos recuerdos”. – Juan Borrelli.

Campaña para prevención de delitos

Entre otros de sus proyectos está el crear una sección semanal en donde ofrecerá una serie de tips y elementos para que se pueda prevenir el delito en una sociedad con un alto índice delictivo como la que se tiene en Venezuela, campaña que pretende incorporar a partir de enero de 2021.

“Tomando en cuenta que soy criminólogo y estoy ligado a las ciencias penales desde hace 30 años, creo que la prevención es fundamental, que la sociedad y el usuario tenga una sección para que se familiarice con esto”, planteó.

Detalló que en Venezuela y en el mundo los delitos que más se comenten en la sociedad son los ligados a la propiedad (el robo, el hurto y la estafa), y a las personas como el homicidio y los que tienen que ver con violencia de género. 

“También en esta sección vamos a hacer hincapié en que existe una gran cantidad de ofrecimientos en las redes sociales para tratar de robar los datos de quien interactúa para cometer delitos”, destacó.

Insiste en la necesidad de alertar al usuario que antes de abrir un mensaje y correo debe asegurarse de dónde proviene la fuente, si es un número desconocido, etc.

Mencionó que esta campaña será significativa para tratar de que se reduzca a un mínimo la comisión de delitos contra la persona, la propiedad y la integridad de los venezolanos.

Reencuentros en redes

Borrelli relató que se encontró en las redes otro aspecto gratificante. “Al tener 44 años dando clases, tengo una gran interacción con alumnos y exalumnos que me reconocen, me siguen e interactúan y siempre tenemos muy buena comunicación’, indicó.

Agregó además que personas que tenía 20 o 30 años que no sabía de ellos, las ha contactado por esta vía, sobre todo en Twitter e Instagram.

“Las redes sociales si se utilizan bien son mágicas, son absolutamente necesarias y más en el proceso de globalización que nos hemos envuelto y que no podemos escapar. Pero hay que tener cuidado y darle un buen uso a las redes”, puntualizó.

Recomienda que quien actúe en estas plataformas debe hacerlo con un criterio educativo, tratando de aportar y contrarrestar lo malo, señaló que siempre se puede hacer algo que ayude a la sociedad.

Pasado contrastado con el presente

Borrelli señaló que la situación que que hoy se vive en Venezuela es muy difícil, desde el punto de vista político, económico y social, y aunque su cuenta no es de diatriba política, precisó que no puede olvidar que somos venezolanos y que sienten en carne propia una gran cantidad de desacierto en la conducción de Venezuela y una gran cantidad de situaciones que dejan mucho que desear.

“Vemos como se ha deteriorado la economía, la educación, somos víctima de una hiperinflación desmedida que nos ha afectado mucho y todo esto ligado al virus chino, hace que estemos en una situación muy lamentable”, comentó.

Puntualizó que se debe aportar el granito de arena para tratar que Venezuela vuelva a la normalidad política, económica y social que tanto brilló en la década de los setenta, ochenta y noventa y que se tiene mucha esperanza de que eso ocurra. 

“Vamos a seguir trabajando por un país mejor, una Venezuela para los venezolanos donde todos podamos vivir, expresarnos y aprender cada día, la clave está en la educación, en la familia y en esa necesidad que debemos sentir de rescatar Venezuela, nuestra democracia que hoy en día está muy maltrecha”, sentenció.

Noticias relacionadas